EL MUNDO EN QUE VIVIÓ JESÚS

 

Para comprender a una persona es necesario conocer el contexto histórico, cultural, económico, social, religioso y político en que vivió. Como nosotros, Jesús fue hijo de su tiempo, nació de madre judía, de la casa de David y en el pueblo del Israel del primer siglo de nuestra era.

 

Jesús era judío no sólo por nacimiento. Su forma de comprender a Dios y a la vida estará marcada para siempre por la cultura semítica.

 

Por medio de san Lucas sabemos que pasó por el rito de la presentación y circuncisión y que vivió la ceremonia del Bar Mizváh a la edad de 12 o 13 años, en la cual, como todos los judíos, fue al Templo de Jerusalén y comenzó a vivir la Ley y a ser “hijo del mandamiento”

 

El mismo evangelio nos dice que frecuentaba la sinagoga de Nazaret, donde se leían y comentaban los textos sagrados y que participó en las fiestas judías.

 

Fréderic Manns escribe: “Si bien es cierto que Jesús ponía por encima de todo la adoración al Padre en espíritu y en verdad, que puso los mandamientos de la Ley por debajo de los mandamientos de amor, caridad y justicia, que rechazó las exigencias de un cierto legalismo exagerado, es un hecho confirmado por los evangelistas que, hasta su último día, Jesús jamás dejó de practicar los ritos del judaísmo: pronunció las bendiciones judías, celebró la Pascua según el rito de la liturgia familiar y rezó los Salmos hasta el final. Jesús dijo: No he venido a abolir el judaísmo, sino a llenarlo, fecundarlo, llevarlo a su plenitud”.

 

La ceremonia del Bar Mitzvah por la que paso Jesús. Aqui; la persona adquiere los derechos y responsabilidades de un adulto. Desde ese momento es responsable por el seguimiento de los mandamientos de la Toráh y de ponerse los Tefilin todos los días. La costumbre es que después de haber recibido la instrucción religiosa y haber comenzado a colocarse los tefilín en las oraciones matutinas, el joven es llamado a la Toráh el Shabat posterior a la fecha de su cumpleaños. El joven leerá la parashá, es decir, los rollos sagrados de ese día, o por lo menos pronunciará las bendiciones de la lectura de la Toráh. A continuación, el padre, parado junto a su hijo, declarará con orgullo y emoción: Bendito sea quien me ha liberado de la responsabilidad por este hijo.

 

Por otra parte, las escenas evangélicas nos sitúan en las regiones de Galilea y Judea, tocando de forma marginal Samaria.

 

Desgraciadamente los textos aportan muy poca información sobre cómo vivía la gente en la Palestina del siglo I; y es que a los evangelistas no les interesaba hacer una crónica de la historia de la región o de sus costumbres, su finalidad es sencillamente proclamar que Jesús es el Señor. San Juan lo dice muy claramente en la primera conclusión de su evangelio: “Jesús realizó en presencia de los discípulos otras muchas señales que no están escritas en este libro. Estas han sido escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida” (Jn 20:30-31).

 

Por lo mismo, es necesario acudir al testimonio de la historia y la arqueología para completar el retrato de la vida en la Galilea del siglo I.

 

Lo que pretendemos en esta parte de nuestro estudio es que los datos obtenidos por la historia y la arqueología, consideradas como ciencias, nos ayuden conocer de una manera más precisa y verdadera tanto a los protagonistas como a las circunstancias del relato evangélico. Si bien es cierto que durante muchos años la arqueología tuvo una función etiológica, es decir, de corroboración de los relatos bíblicos por medio de una correlación entre su existencia, su destrucción y el contenido de los relatos, me parece que la contribución que puede aportar la arqueología es mucho mayor, ya que, como ciencia, tiene el método y la capacidad para reconstruir una buena parte de la vida en la Palestina del siglo I. Veamos, pues, los diferentes ámbitos del mundo en que Jesús y sus discípulos vivieron.

I. EL ÁMBITO SOCIAL

 

1.-Una sociedad tribal

 

En general, los sociólogos afirman que la sociedad en tiempos de Jesús estaba estructurada en forma tribal o de clanes.

 

La tribu es un grupo de familias que se consideran descendientes de un mismo antepasado, por lo mismo, se les denomina según el nombre o sobrenombre de su antepasado. Por eso, en la Biblia habla tanto de Israel como de los hijos de Israel o de la casa de Israel. Si bien el principal vínculo que une a los miembros de una tribu es el parentesco, hay también otros motivos para su constitución: la fusión de grupos familiares, los pueblos débiles que son absorbidos por los vecinos más fuertes, o quizás, muchos grupos débiles que hacen alianza para resistir a los diversos ataques. Con todo, el principio queda a salvo: el recién llegado es incardinado “de nombre y de sangre” a la tribu; es decir, reconoce al antepasado de la tribu como su propio antepasado, se casará dentro de la tribu y fundará una estirpe.

 

Esto es lo que quieren expresar las genealogías. Sobre todo después del destierro, se convierten en el sello concreto que garantiza la pertenencia al pueblo elegido. Hay que recordar que las promesas fueron hechas a Abraham y a su descendencia, por eso, estar ligado a Abraham significaba ocupar un puesto en el destino y en las bendiciones del pueblo de Yahvé.

2.- La familia

 

Los etnógrafos distinguen tres tipos de familias: el matriarcado, el patriarcado y el fratriarcado.

 

En este último, la autoridad la ejerce el hermano mayor y se transmite, al igual que el patrimonio, de hermano a hermano. Podemos ver algunos rastros en la institución del levirato, en la venganza de los hijos de Jacob al ultraje hecho a su hermana Dina (cf. Gn 34) y en el papel desempeñado por Labán en el arreglo del matrimonio de su hermana Rebeca (cf. Gn 24).

 

El matriarcado era una forma de familia mucho más común en la sociedad primitiva. De acuerdo a Riga De Vaux, “su característica no está en que la madre ejerza la autoridad, caso raro, sino en la determinación del parentesco por la madre”. El niño pertenece a la familia y al grupo social de la madre, por lo cual, los derechos a la herencia y a la historia familiar se fijan por la descendencia materna. Con todo, la historia nos muestra que la familia israelita en tiempos de Jesús era patriarcal. El término propio para designarla es casa paterna (bêt ‘ab). Las genealogías siguen siempre la línea paterna, a las mujeres sólo se les nombra excepcionalmente; el pariente más cercano por línea colateral es el tío paterno (Lev 25:49).

 

La familia se compone de aquellos elementos unidos tanto por lazos de sangre como por la comunidad de habitación. La familia es una casa, y fundar una familia se dice construir una casa (cf. Neh, 7, 4). Por ejemplo, la familia de Jacob agrupa tres generaciones (Gen. 46:8-26). Esto explica la confusión de algunos en torno a la familia de Jesús, cuando en el evangelio de Mateo se nos dice: “¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? Y sus hermanas ¿no están todas entre nosotros?” (Mt 13:54-56).

 

La idea de hermano es, pues, mucho más amplia que la idea que tenemos hoy en día en Occidente, ya que no se limita a los hermanos carnales. Se trata de todos los miembros del mismo clan; incluso los siervos y los extranjeros, las viudas y los huérfanos, que viven bajo la protección del jefe de familia pertenecen a ella. Como el término familia en nuestras lenguas modernas, el término bêt (casa) es lo suficientemente elástico para comprender incluso el pueblo entero, por ejemplo, Betlehem (la casa de pan). Israel es considerado como la casa de Jacob o la casa de Israel.

3.- El matrimonio

 

La Escritura indica que Abraham tenía, al principio, una sola mujer, Sara, pero como ésta era estéril, Abraham tomó a su esclava Agar (Gn 16, 1-2). Posteriormente, Abraham tomó también como esposa a Quetura (Gn 25:1), pero esto sucede después de la muerte de Sara (Gn 23:1-2). En todo caso, los patriarcas siguen las costumbres de su ambiente. Según el Código de Hamurabi (hacia el 1700 aC), el marido no puede tomar otra esposa sino en caso de esterilidad de la primera.

 

Mucho más tarde, y en forma teórica, el Talmud fija el número de cuatro esposas para un particular, y de dieciocho para un rey. En realidad, sólo los príncipes podían permitirse el lujo de un harém numeroso. El común de la gente debía contentarse con una o dos mujeres (1Sam 1, 2). No obstante, parece que la monogamia era la forma más frecuente del matrimonio israelita. Los libros de Samuel y de los Reyes, no señalan (entre los particulares) más casos de bigamia que el del padre de Samuel, que se sitúa en los principios de ésta. Del mismo modo, los libros sapienciales, que presentan la sociedad de su época, tampoco hablan de poligamia.

 

Así como la hija no casada está bajo la dependencia del padre, así también la mujer casada está bajo la dependencia de su marido. El decálogo enumera a la mujer entre las posesiones marido, junto con el esclavo y la esclava, el buey y el asno  "No codiciarásla casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo". (Ex 20:17).

 

En el matrimo-nio israelita, el marido es el señor (ba‘al) de su esposa y tiene sobre los hijos, incluso los casados, si viven con él, y sobre sus mujeres, una autoridad total. Es lo que quiere decir la expresión tomar esposa, la raíz es la misma que ba’al y significa hacerse dueño a través del uso del mohar, que es una cantidad de dinero que el novio estaba obligado a entregar al padre de la muchacha  "Aumentad a cargo mío mucha dote y dones, y yo daré cuanto me dijereis; y dadme la joven por mujer". Gén 34:12

 

El importe podía variar según las exigencias del padre (Gn 34:12), o según la situación social de la familia (1Sam 18:23) "Los criados de Saúl hablaron estas palabras a los oídos de David. Y David dijo: ¿Os parece a vosotros que es poco ser yerno del rey, siendo yo un hombre pobre y de ninguna estima?"

 

Tratándose del cumplimiento de un voto, 30 siclos representaban el valor de una mujer. Pero una muchacha de menos de veinte años se estimaba sólo en 10 siclos (Lev 27:4-5). dice: "Y si fuere mujer, la estimarás en treinta siclos. Y si fuere de cinco años hasta veinte, al varón lo estimarás en veinte siclos, y a la mujer en diez siclos". 

 

El mohar podía ser sustituido por una prestación de trabajo, como en el caso de los dos matrimonios de Jacob (Gn 29:15-30), "Y Jacob amó a Raquel, y dijo: Yo te serviré siete años por Raquel tu hija menor. Y Labán respondió: Mejor es que te la dé a ti, y no que la dé a otro hombre; quédate conmigo. Así sirvió Jacob por Raquel siete años; y le parecieron como pocos días, porque la amaba". .. o por un servicio señalado, como en el matrimonio de David con Micol (1Sam 18:25- 27). La mujer, al casarse, deja a sus padres y va a habitar con su marido, queda ligada al clan de éste, al que pertenecerán también sus hijos.

 

La Biblia no da ningún informe acerca de la edad en que se casaban las jóvenes.

 

La práctica de casar primero a la hija mayor no era universal (Gn 29:26). Parece cierto que se casaba a las hijas muy jóvenes, como se ha hecho durante mucho tiempo y sigue haciéndose todavía en Oriente, y lo mismo debía de suceder con los varones. Según las indicaciones del libro de los Reyes, que ordinariamente dan la edad de cada rey de Judá en el momento de su advenimiento al trono, así como la duración de su reinado y la edad del hijo que le sucede, que es normalmente el primogénito, se puede calcular que Yoyakin se casó a los 16 años y Josías a los 14; pero estos cálculos se basan en cifras que no son del todo seguras. Más tarde, los rabinos fijarán la edad mínima del matrimonio: para las mujeres a los 12 años cumplidos y 13 para los varones. Por lo mismo, se comprende que la intervención de los padres (o hermanos) era decisiva para la conclusión del matrimonio.

 

En la mayoría de los casos no se consultaba a la joven y, con frecuencia, tampoco al varón. Recordemos que para elegir mujer para Isaac, Abraham envía a su servidor, que concluye el asunto con Labán, hermano de Rebeca (Gn.24:33-53). Sólo después se pide el consentimiento a Rebeca (v. 57- 58). Como la petición de la mano se hace a los padres (o hermanos) de la mujer, es con ellos con quienes se discuten las condiciones del matrimonio (Gn. 29:15s).

 

No obstante, también había en Israel matrimonios de inclinación, donde los jóvenes podían manifestar sus preferencias (Gn.34:4; "Y habló Siquem a Hamor su padre, diciendo: Tómame por mujer a esta joven". y decidir por sí mismos sin consultar a sus padres y hasta contra su voluntad (Gn.26:34-35). "Y cuando Esaú era de cuarenta años, tomó por mujer a Judit hija de Beeri heteo, y a Basemat hija de Elón heteo; y fueron amargura de espíritu para Isaac y para Rebeca."

 

RITUAL DEL MATRIMONIO

 

Los miembros del linaje sacerdotal

estaban sujetos a restricciones especiales.

 

A).- Según el Levítico (21:7), no podían tomar por esposa a una mujer que se hubiese prostituido o que hubiese sido repudiada por su marido. "Con mujer ramera o infame no se casarán, ni con mujer repudiada de su marido; porque el sacerdote es santo a su Dios." 

 

B).- Ezequiel (44:22) añade a las viudas, a menos que hayan sido viudas de un sacerdote.  "Ni viuda ni repudiada tomará por mujer, sino que tomará virgen del linaje de la casa de Israel, o viuda que fuere viuda de sacerdote."

 

C).- El Sumo Sacerdote sólo podía tomar como esposa a una virgen de Israel.

 

En Israel, el matrimonio es un asunto civil

que no estaba expresado por ningún rito religioso.

 

A).- La ceremonia principal era la entrada de la novia en casa del esposo.

 

B).- El novio, con la cabeza adornada con una diadema (Cant 3,11; Is 61,10), y acompañado por sus amigos con panderetas y música (1Mac 9,39), se dirigía a casa de la novia, quien le esperaba ricamente vestida y adornada con alhajas (Sal 45, 14-15; Is 61, 10), pero cubierta con un velo (Cant 4, 1.3), y no se descubría hasta la cámara nupcial (Gn 24, 65).

 

C).- La mujer, acompañada de sus amigas (Sal 45:15), es conducida cerca del esposo (Sal 45:16). Luego se celebra el gran festín, que por regla general se daba en casa del novio (cf. Mt 22, 2).

 

D).- La fiesta duraba normalmente siete días (Gn 29:27; Jue 14:12), y podía prolongarse hasta dos semanas. Es comprensible, entonces, que en el relato de las bodas de Caná, se hubiera acabado el vino. Sin embargo, el matrimonio se con-sumaba ya la primera noche (Gn 29:23).

 

E).- De esta noche nupcial se conservaba el lienzo manchado de sangre que probaba la virginidad de la novia y que servía de prueba en caso de calumnia del marido (Dt 22, 13-21).

 

F).- Sabemos que en tiempos de Jesús, el marido podía repudiar a su mujer. El motivo reconocido por el libro del Deuteronomio es que el esposo “ha hallado una tara que imputarle” (24:1). La forma del repudio era sencilla: el marido hacia una declaración contraria a la que había concertado para el matrimonio: “Ella no es ya mi esposa y yo no soy ya su marido” (Os 2:4). Sin embargo, debía redactar un acta de repudio (Dt 24:13) que liberaba a la mujer del compromiso y le permitía volverse a casar (Dt 24:2).

 

G).- No sabemos si los maridos israelitas hacían frecuentemente uso de este derecho, que parece haber sido bastante amplio. Los escritos sapienciales elogian la fidelidad conyugal (Prov 5:15-19), y el profeta Malaquías enseña que el matrimonio hace de los cónyuges un solo ser, y que el marido debe guardar la fe jurada a su compañera: “Odio el repudio, dice Jehová, Dios de Israel” (Mal. 2: 14-16). Pero habrá que aguardar a que Jesús proclame la indisolubilidad del matrimonio con el mismo argumento que empleaba Malaquías: “lo que Dios ha unido, el hombre no debe separarlo” (Mt 5:31-32). Por su parte, la mujer no puede divorciarse sino tras una decisión del juez que reconozca la culpabilidad del marido.

II. EL MUNDO ECONÓMICO Y LABORAL

 

1 Agricultura e industria

 

La región de Galilea llama a atención por su verdor y fertilidad. Flavio Josefo dice que “es totalmente fértil, tiene abundantes pas-tos y está lleno de árboles de todo tipo, de forma que incluso una per-sona a quien no le gustara la agricultura se sentiría atraído por estas ventajas” Esta impresión favorable sobre la exuberancia y fecundidad del paisaje galileo se extendía también a la ribera occidental del lago de Galilea:

 

“A lo largo del lago de Genesaret se extiende una campiña del mismo nombre, admirable por su belleza natural. Gracias a su fertilidad, la tierra no rechaza ninguna plantación, los agricultores producen allí de todo, y la feliz condición de la atmósfera conviene a las especies, hasta las más diversas […] Se diría que la naturaleza ha puesto su empeño en este esfuerzo de juntar en un solo lugar las especies incompatibles, y de provocar las estaciones en una bella emulación, donde cada una hace valer sus derechos sobre este territorio. De hecho, la región no sólo produce, contra lo que cabría esperar, los frutos más diversos, sino que les hace que se conserven […] Es que, además de su aire templado, está regada por una fuente muy fertilizante. La gente del país le da el nombre de Cafarnaúm”9.

 

Las tierras de labranza se dedicaban al cultivo del trigo y la cebada, sin embargo, una buena parte de la cosecha pertenecía al Emperador, bien sea porque había sido destinada para pagar los impuestos, o porque el propio Emperador poseía allí fincas a título personal. Se cultivaba el lino, que se utilizaba tanto para producir hilo como aceite de las semillas. La Misnâh habla de la tela de lino como típica de Galilea. También se sembraba la mostaza, sobre todo con vistas a la producción de aceite. Una gran cantidad de tierras con las condiciones adecuadas estaban destinadas a las planta-ciones de viñas.

 

En cuanto a la ganadería, podemos decir que, “sobre todo en las montañas, había buenos pastos para el ganado, tanto lanar y cabrío, como, en menor medida, el vacuno. Aunque sabemos que el ganado porcino se explotaba formando grandes piaras que se movían al otro lado del lago (Lc 8, 32; 15, 15-16), pero no debía de ser frecuente en Galilea, dada la aversión de los judíos a estos animales por razones religiosas”.

 

El aceite de oliva no sólo se fabricaba en Galilea para usos domésticos, sino que también se exportaba. En ese tiempo se utilizaba para las tareas culinarias, el alumbrado, la fabricación de cosméticos y, en el ámbito religioso, para las unciones y las ofrendas del Templo. De acuerdo a González Echegaray, “se vendía el ánfora a pie de al-macén, que venía a equivaler a un denario de plata, es decir, el sueldo diario de un jornalero (Mt 20, 2)”11.

2 La pesca

 

En tiempos de Jesús, tanto la pesca como su conserva tenían lugar en las riberas del lago de Genesaret, que posee hasta 30 especies diferentes de peces. Entre éstos, tiene particular importancia la tilapia, también llamado pez de san Pedro.

 

Los sistemas de pesca en el lago durante la antigüedad apenas han cambiado. Se han encontrado en las excavaciones una gran cantidad de anzuelos, que se utilizaban para la pesca desde la orilla (Mt 17:27). Pero la pesca más generalizada era mediante red: “Bordeando el mar de Galilea vio a Simón y Andrés, el hermano de Simón, largando las redes en el mar, pues eran pescadores (Marc 1:16).

3 El sistema económico de Galilea

 

Sabemos que las ciudades y los pueblos estaban comunicados por una red de caminos “que facilitaba el comercio interno de una región tan rica e industriosa, así como las vías de expansión hacia el exterior, vitales en la exportación de productos, que constituía una de las bases económicas de la sociedad galilea en el siglo I. Quizá la vía de comunicación entonces más importante era la carretera que unía Antioquía, la capital de la provincia de Siria, con la ciudad clave de Ptolemais […] Resulta, pues, que Galilea era un punto clave en el sis-tema de caminos y rutas comerciales del Próximo Oriente, y de ello se beneficiaba para la exportación de sus propios productos, tanto hacia el Mediterráneo, como a Egipto, Siria y Mesopotamia”.

 

M. Rostovtzeff, en su Historia social y económica del imperio romano, se inclina a pensar que la economía palestina estaba basada en la explotación agrícola intensa y que la sociedad tenía un carácter eminentemente rural con grandes latifundios a cargo de una aristocra-cia rica y de numerosa población a su servicio. De acuerdo a Flavio Josefo, la recaudación fiscal se elevaba a 200 talentos al año. Algu-nos autores modernos creen que la floreciente economía de Galilea en el primer tercio del siglo I entró en crisis a mediados de ese siglo, debido en gran medida al problema de la superpoblación y a una inmi-gración constante.

 

Con todo lo dicho, podemos pensar que la economía tenía co-mo fuente principal los recursos naturales (la agricultura, la ganadería y la pesca) y el comercio. No obstante, también debemos pensar en esa otra fuente de ingresos que provenía de los botines de guerra y de los impuestos. De acuerdo a Martínez Fresneda, éstos últimos son de dos clases: “el tributum soli, que recae sobre la propiedad y que es, más o menos, el 10% de la producción; y el tributum capitis sobre las personas adultas en edades comprendidas entre doce o catorce años y sesenta o sesenta y cinco años, y al parecer, un denario por persona al año. Por lo general se aplica a los varones […] También existen los impuestos indirectos, como los de aduanas, el impuesto por vender las mercancías en los mercados y tiendas; el impuesto de manumisión de esclavos, etc. (cf. Mc 2, 14; Lc 19, 2). El impuesto del templo era de dos dracmas”.

Ahora bien, para que se pudiera realizar la actividad comercial y para el pago del impuesto era necesaria una estructura monetaria.

 

En tiempos de Jesús se utilizaba la moneda romana. Lucas nos habla de una mujer que pierde una moneda llamada dracma (Lc 15:8-10), hecha de plata y que, según Martínez Fresneda, equivalía a tres cuartas partes de un denario. Era la moneda más usada en todo el imperio romano. Había otras monedas de cobre de menor valor, por ejemplo el as. “un dipondio vale dos ases; el sextersio cuatro ases o un cuarto de denario. Un denario vale de 16 a 24 ases […] Los evangelios refieren el talento (Mt 25:15) y la mina (Lc 19:13), que no son nombres de una moneda, sino valores económicos globales que descansan en mo-neda corriente, como en este caso se apoyan sobre la dracma”. Los evangelios nos dicen que con dos ases se podían comprar cinco pajari-llos (Lc 12:6) y que doscientos denarios eran suficientes para alimen-tar a cinco mil hombres (Mc 6:37). Si sacamos cuentas, una ración de alimento costaría menos de un as. En la historia del Buen Samaritano se nos dice que el alimento y el hospedaje de aquel hombre por varios días (no sabemos cuántos) costó dos denarios. Finalmente, sabemos que un obrero recibía como pago por su trabajo la suma de un denario al día (Mt 20:2). La familia de Jesús, dedicada a la carpintería o al trabajo con piedra, entraba dentro del grupo de los artesanos, que según algunos, tenía un ingreso de tres a cinco denarios diarios.

SI TE HA GUSTADO ESTA PÁGINA

DEJANOS TU COMENTARIO

Y GRACIAS POR VISITARLA

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    ma. guadalupe lama (domingo, 08 marzo 2015 16:12)

    me parecio muy interesante esta informacion, puesto que yo estudio la biblia y todo lo que amplie mis conocimientos y que sea bien fundamentado me parece muy interesante

  • #2

    juan elisban gallegos acco (miércoles, 30 septiembre 2015 06:48)

    Es para mi muy importante, ya que con ello estaría ampliando mi conocimiento. y me agrada mucho.

Reserva directo en Acapulco Cancun, Huatulco, Ixtapa Zihuatanejo, Puebla, Puerto vallarta, Veracruz, los Cabos

Aquí y te informamos como 

O HAS AQUI TU DONACION DIRECTA

Estado del tiempo en México

Alerta sismica en linea

La ultima advertencia 2016

Las profecias por ocurrir

DIOS NO ESTA MUERTO 2

Pelicula - ¡HIJO DE DIOS!

Mundo cristiano - Noticias

Del 18 de Noviembre de 2016

Del 25 de Noviembre de 2016

Testimonios-VIDA DURA T.V

CUARTO DE GUERRA

Amado Hno., Pastor o lider ¿deseas promover tu evento en nuestra página? podemos insertar tu poster o link en la pagina principal, solo contáctanos y nosotros te decimos como. Escríbenos en el siguiente formulario tus dudas.

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Entren por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella. Mat.7:13

SUBAMOS AL MONTE

Debido a la situación que por largo tiempo hemos estamos padeciendo en nuestra nacion de Mexico y en nuestro estado de guerrero. Hacemos un llamado a cerrar filas y a unirnos en oración.

BENDICIONES

DE UNCION DE LO ALTO

Hola, unción de lo alto les desea hermosas y abundantes bendiciones y que el Dios de toda gracia les conceda las peticiones de sus corazones, les animamos a que sigamos adelante con nuevos propósitos y proyectos en Cristo para la honra y gloria de su santo nombre, a no escatimar esfuerzos sabiendo que la obra de nuestras manos no es en vano, por lo que ponemos en sus manos estos pequeños panes y peces y que el Señor lo multiplique en su corazon, y como dice su palabra, no nos cansemos de sembrar que a su tiempo segaremos, bendiciones a todos nuestros Hnos, amigos y siervos en Cristo, asi, como a toda la familia en la fé les deseamos los pastores  Martha  y Daniel. Iglesia Mundo de fe Renacimiento en Acapulco Gro.

Autores de esta página

CONTACTANOS VIA E-MAIL

Si deseas escribirnos en forma personal llena este formulario ya que en la sección de comentarios o del libro de visitas, A los e-mail el sistema no los registra, sino únicamente las direcciones de paginas webs, es por esto que no podemos contestar algunas peticiones que nos hacen  

         

QUE DIOS TE BENDIGA

Por favor inserta el código:

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.