JUAN Y CARLOS WESLEY

 

¿Qué cristiano no conoce estos nombres?

 

Aunque la mayoría de los lectores de este libro no fueran metodistas, pienso que una gran parte ha oído hablar de ellos. Durante un vuelo en avión, hablaba con un metodista, y le dije: "Bueno, no soy metodista, pero quiero amar y servir a Dios cómo Juan Wesley lo hizo; él es uno de mis personajes ejemplares".

 

Durante las primeras décadas del siglo XVIII, Inglaterra estaba muy abatida espiritualmente. De hecho, estaba en uno de sus estadios más bajos. Pecado del tipo más feo abundaba en cada nivel de la sociedad, y parecía que no había esperanza que la Iglesia pudiera despertar y parar su deslizamiento hacia la iniquidad. Sin embargo, igual como Dios proveyó a Ana en los días de Israel, así hubo una "señora elegida" en Epworth, Inglaterra, llamada Susana Wesley, quien se preocupó por sus hijos. Sin saberlo ella, Dios le guió a criar a un profeta y a un salmista, los que juntos despertarían a la nación, y además, al mundo entero.

 

Eso sucedió hace trescientos años y todavía sus voces claman en el cristianismo del siglo XXI. ¿Qué predicador no ha usado un dicho o un ejemplo de la vida de Juan Wesley? ¿Qué asamblea de cristianos no ha cantado uno de los himnos de Carlos? El impacto de las vidas de estos dos hombres es inmedible. Es claro que Dios en su previo conocimiento iba guiando y velando sobre el entrenamiento de ellos. En este estudio se quiere indagar sobre la vida hogareña de Samuel y Susana Wesley, padres de Juan y Carlos.

 

Meditando sobre la herencia de estos dos hombres, mi corazón se afierra a una de las promesas de Dios, tocante a nuestros hijos. Se encuentra la misma en Isaías 59:21, y fue escrita en el contexto del adversario, el que ataca la piedad. Es una promesa a los que dejaran atrás al pecado.

 

El Espíritu mío que está sobre ti, y mis palabras que puse en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de tus hijos, ni de la boca de los hijos de tus hijos, dijo Jehová, desde ahora y para siempre."

 

¡Qué hermoso modo de pelear contra los enemigos de nuestro Dios! Tres generaciones de gente que no pondrían a un lado las verdades de Dios. ¡Qué nosotros también nos aferremos al poder de esta estrategia! Queda claro que el diablo lo entiende, y que pelea con todas sus fuerzas para detenerlo.

 

Estudiando las genealogías de las dos ascendencias, de Juan y Carlos, encontramos un carácter noble en las dos. Ambos linajes tuvieron personas que trabajaron en la obra de Dios, en la Inglaterra de aquellos tiempos. Y cada generación siguiente fue impactada en esto. Las controversias acerca de las prácticas de la "alta" iglesia, la no-conformidad y el estado espantoso de la iglesia en general fueron candentes. En el comedor tuvieron charlas extendidas acerca de los mismos temas. El abuelo de Samuel, cuando murió estaba muy triste a razón de las persecuciones que él y otras personas de su familia habían sufrido. Un tío de Samuel, llamado Juan, fue cazado como un zorro, fue echado a la cárcel varias veces y al fin murió de una enfermedad que las mismas persecuciones le provocaron; a los 34 años de edad. Se dijo que Juan el hijo de Samuel fue imagen de Juan, el tío de su padre, por su fogoso celo y energía.

 

En el linaje del lado de la madre, encontramos el mismo caso. El padre de Susana, el Sr. Annesley, fue muy conocido como predicador puritano. Sirvió en varias iglesias anglicanas hasta que las controversias acerca de la no-conformidad se levantaron. Luego, se retiró de la iglesia-estado y se hizo puritano. Esto le costó mucho y tuvo que luchar constantemente durante sus 30 años siguientes. Muchos consideraron a este hombre igual al apóstol Pablo, y su forma de vida muestra claramente que era un puritano de mucha influencia. Por todo esto los padres de Juan y Carlos heredaron una gran carga acerca del avivamiento. La misma carga fue heredada a los hijos. Y, una vez entendido que Dios quería un avivamiento y una reforma en la iglesia, Juan y Carlos se pusieron a la obra de todo corazón.

 

EL PADRE DE JUAN Y CARLOS

 

Samuel Wesley fue predicador en el pueblecito de Epworth, en la iglesia anglicana. Anteriormente había vivido en diferentes lugares; pero, en Epworth fue dónde Juan y Carlos se criaron. Samuel fue un hombre de disciplina y celo, regularmente estuvo bien firme en sus propias opiniones. Esta situación le provocó persecuciones y problemas que bien pudieron ser evitados, si se hubiere ocupado en la humildad. Con todo, las persecuciones que sufrió la familia prepararon a los hijos para las mismas, pues las sufrieron en el futuro. Y, el ejemplo paciente de su padre en los sufrimientos fortaleció a los hijos también.

 

Un rasgo que él y su esposa tenían en común fue la tenacidad en cuanto a no echar por tierra sus convicciones; y parece ser que los hijos heredaron lo mismo. Los dos valoraron el orden en su forma de vida; y así mismo fueron conocidos los hijos, por sus vidas ordenadas. Estudiando el hogar de los Wesley, se nota que la tenacidad de los padres a veces les causó problemas, pues cualquier pareja dogmática que viva junta tendrá diferencias entre sí. Pero, a pesar de esto, no desistiendo en nada, la madre se dio a la tarea de criar a sus hijos y a manejar la casa de Samuel.

 

Samuel fue autor y pastor, y a consecuencia de las frecuentes visitas que hacía, estuvo muy ocupado. Pues fue compasivo, se dio a conocer por sus numerosas visitas a las cárceles. Pagó los costos de su educación universitaria, viviendo felizmente en la pobreza a razón de esto.

 

También, fue poeta, escribió poesía y prosa en el transcurso de su vida. Ninguna de sus obras perduró, pero algunos de sus hijos recibieron el mismo don; y Carlos sobresalió en éste, escribiendo miles de canciones. Sin duda el talento de Carlos fue inspirado al ver a su papá trabajando hora tras hora en sus propias obras. Oh, ¡la sabiduría de Dios, es inescrutable!

Parece ser que Samuel tuvo sueños y visiones que quería llevar a cabo, pero no pudo realizarlos. Concibió el plan de mandar misioneros a China, India y a todos los territorios británicos, ofreciendo que él y su familia se irían para guiar la obra.

 

Quizás debe considerarse a Samuel como un profeta en cierto sentido. En sus últimos días profetizó acerca del surgimiento de un avivamiento, diciéndoles a sus hijos: —Ustedes lo verán, pero yo no.

 

Para concluir, debo añadir lo siguiente: Samuel no era un padre de primera clase. Sin embargo, su hogar fue conocido por doquier como uno de los más piadosos de su tiempo. Sin duda que él ayudó a tal reputación.

 

LA MADRE DE JUAN Y CARLOS

 

Susana se crió en un ambiente piadoso. Su papá, por ser muy usado por Dios, les trajo muchas bendiciones a sus hijos. Según los registros, el hogar Annesley tuvo 22 hijos. Los tiempos fueron serios, y Susana maduró temprano, escuchando conversaciones sobre asuntos espirituales. Fue una apasionada estudiante, y aprendió el griego, latín y francés cuando aún era joven. Sus libros de estudio fueron la Biblia, teología y los escritos de la iglesia primitiva. A razón de los tempestuosos tiempos en que creció, luchaba en sí misma con profundos asuntos espirituales, mientras que muchas de sus compañeras jugaban con muñecas.

 

Sin duda que Susana fue una muchacha distinguida" devota, pensativa y llena de virtudes cristianas. Muchos historiadores la llaman "la madre del metodismo" a razón de sus definidos métodos en cuanto a la crianza de niños. "La balanza" describe bien su carácter, una mezcla de benignidad, disciplina, sobriedad y gozo. Consagró una hora cada mañana y tarde para estar a solas con Dios, orando y meditando.

 

Como madre, le dio 18 hijos a su marido, Samuel. De esos, ocho murieron infantes. Es difícil imaginarse la agonía de enterrar a ocho preciosos pequeñitos.

 

LOS MÉTODOS DE SUSANA

 

Hay muchas biografías acerca del hogar de los Wesley. Estos, en su mayoría, pintan la vida hogareña de Samuel y Susana como casi perfecta. Pero, las biografías pueden ser incompletas, especialmente si se refieren a una persona tan conocido como Juan Wesley. Aunque el respeto humano tiene tendencias hacia esto, "la sabiduría es justificada por sus hijos."(Mt. 11:19)

 

La prueba del hogar Wesley son los beneficios que el mundo recibió por medio de Juan y Carlos. Resulta patente que hubo algo en su niñez que les ayudó. Todos los registros demuestran que Susana era la figura prominente en la crianza de los hijos en el hogar de los Wesley. Su educación, dones de organizar y firme personalidad, junto con el hecho que Samuel era un hombre muy ocupado en otras cosas, pusieron a Susana al frente de las cosas hogareñas. Vemos una mujer que derramó su vida en la crianza de sus hijos, con un firme propósito. Estudiemos cómo este propósito se manifestó en métodos prácticos sobre la crianza de niños.

 

* UNA VIDA ORDENADA Y PROGRAMADA.

 

Susana razonó sobre el provecho que tiene una vida disciplinada. Por esto, poco tiempo después de nacer, cada hijo empezó un bien sistematizado programa de crianza. Había un tiempo para dormir, un tiempo para comer, un tiempo para despertar, etc. Se esforzaba para desarrollar tales hábitos en la vida y memoria de cada hijo. Se aplicó esto aun hasta para los tiempos de descanso de un bebecito. Ella dedicó tal esfuerzo en esto que el bebé se dormía a la hora deseada: sin llorar o pelear. Igualmente, se aplicó este principio al tiempo para alimentar al bebé.

 

Tales disciplinas fueron empleadas para poder tener más orden hasta en el tiempo ocupado en los quehaceres del hogar. Ella pensaba que era necesario que cada hijo estuviera en su lugar. Todo fue puntual: las oraciones, el desayuno, la escuela, tiempos de quietud, el descansar, el culto familiar, etc.; todo según el reloj. Claro, había tiempos cuando las providencias trastornaban todo, pero siempre volvió a su familia al orden. La estabilidad y seguridad que este principio produce en la vida y desarrollo de un niño son tremendas. Susana prosiguió estas metas sin desviarse, porque vio la sabiduría escondida y los efectos que aprovecharían de esto sus hijos.

 

* GUIÓ LOS APETITOS DE LOS HIJOS.

 

Susana sabía que si un hijo no aprendía a controlar sus apetitos, los mismos lo controlarían a él, posiblemente para el resto de su vida. A razón de esto, hizo estrictas reglas en cuanto al comer. Asimismo, entrenó a sus hijos a comer comidas que no les gustaban y a tomar bebidas de sabor feo. El tomar medicina tenía dos razones— ayudar a la salud del niño, y a enseñarles a soportar lo indeseable. No permitió comer entre los tiempos establecidos para las comidas, pues consideraba esto como mal hábito. Sí, comieron dulces, pero tales cosas como esas, consideradas lujo, fueron vigiladas cuidadosamente.

* EL HOGAR SE MANTUVO QUIETO.

 

Los hijos no deben controlar el ambiente de un hogar. Hay tantos quehaceres que cumplir diariamente, y para el provecho de todos, el hogar tiene que estar calmado y quieto. Susana creyó y puso en práctica esto, entendiendo los beneficios que cada hijo ganaría si la misma cualidad se llegara a poner en práctica en ellos. Hay un refrán que dice; "Siempre hablando, nunca aprendiendo." A la edad de un año, los hijos de los Wesley habían aprendido a llorar quietamente. Lo mismo fue enseñado usando medidas positivas y negativas. Así, la casa no tuvo mucha bulla de un niño llorón; algunas personas dieron testimonio que era un hogar donde no se sabía si había niños en casa, a razón del ambiente calmado. De igual modo, los niños fueron enseñados a estar quietos durante las oraciones familiares, y así dar una señal de bendición al final de éstas, en vez de estar hablando.

 

* HAY QUE CONQUISTAR LA VOLUNTAD DEL NIÑO.

 

Éstas eran las palabras de Susana y están colmadas de poderosa sabiduría. Dijo ella también: "Me esfuerzo por capturar la voluntad de un hijo desde su temprana edad y trato de cuidarla hasta que el niño la entregue a Dios. Este es el único, fuerte y razonable cimiento de una educación, sin la cual, ni precepto ni ejemplo tendrá efectos."

 

La voluntad del hombre es el centro de su vida religiosa. Si no la rinde a sus padres, le será mucho más difícil rendirla a Dios, y, todo entrenamiento en cuanto a la vida doméstica y a la vida espiritual será frustrado. Entonces, este principio es de suma importancia; hay que adquirirlo lo antes posible. Una relación amorosa, junto a la apropiada aplicación de la vara y la persistencia, te dará los deseados resultados en tu propio hogar.

 

UNA ESCUELA BIEN ORDENADA EN EL HOGAR

 

Así describió Susana su método sobre el educar a los hijos. Durante veinte años invirtió seis horas diarias a esta tarea santa. En sus últimos años, escribió a su hijo Juan sobre la intención de enseñar en el hogar, en términos bien definidos: "Hay muy pocas personas que dedicarían los mejores veinte años de su vida para salvar las almas de sus hijos." Por medio de estas palabras y por la manera en que dirigió la escuela, podemos saber que formuló más que una mera educación académica.

 

Por medio de su influencia, cada hijo recibió una pasión de aprender y de vivir en la justicia. El tiempo de la escuela empezó y terminó cada día con cantos, y cada hijo aprendió a leer con la Biblia como único libro de texto. A las cinco de la tarde, Susana dividió a la familia en pares, un hijo que podía leer con otro que no podía. Luego, se leyó el Salmo del día y un capítulo del Nuevo Testamento. Además, Susana escribió tres libros para ocuparlos en su escuela: A Manual of Natural Theory (Un manual de teoría natural), An Exposition of the Apostles' Creed (Una explicación del credo apostólico) y An Exposition of the Ten Commandments (Una explicación de los diez mandamientos).

 

Cada tarde escogió a uno de sus hijos e invirtió tiempo charlando con él sobre temas espirituales. Hermanos: ESTO es el supremo secreto del porqué del fruto de Juan y Carlos. ¡Qué ejemplo de una madre dedicada! Se negó a sí misma de una vida social “normal” para invertirla en la crianza de sus hijos. Diez de los 18 hijos sobrevivieron hasta ser adultos, y todos ellos se entregaron al Señor. Y, al momento de sus muertes, todos estaban “en el Señor”. Hay mucho que aprovechar en todo esto.

Es verdad que Susana tenía unas empleadas para ayudarla en la casa, pero recordemos que ellos vivieron antes de la invención de las comodidades modernas.

 

MOLDEAR UN CARÁCTER PIADOSO

 

Edificar el carácter (la fuerza moral y ética), fue una de las razones de la enseñanza en el hogar. Cada hijo necesita fe que produzca obras prácticas. Observando este hogar, se hace patente que Susana planeaba y llevaba a cabo muchas actividades que edificarían tal virtud en la vida de sus hijos. ¿Cuáles fueron las herramientas que ocupaba para realizar esto? Bueno, la respuesta es fácil. Pues vivían en un pueblecito con cultivos alrededor, había muchos quehaceres. Cuidar los animales, ordeñar las vacas, sembrar las huertas y otros trabajos semejantes proveían buenas oportunidades para enseñar a los hijos sobre el carácter. La constante pobreza del hogar igualmente proveyó muchas ocasiones para entrenarles. En cuanto a la moralidad, a los niños se les enseñó que la mentira es un vicio, y debemos cuidar nuestros compromisos. Susana enseñó a sus hijos que no recibirían castigo con la vara si confesaban sus errores a tiempo.

 

Se ha estudiado la vida ordenada del hogar anteriormente. Sin embargo, vale la pena mirarla otra vez en cuanto al carácter. La repetición de buenas acciones crea buenos hábitos. Así, tener tales acciones programadas en buen orden, diariamente, es de tremenda ayuda. Según el libro de Eclesiastés (capítulo 3), todo tiene su tiempo. En una vida hogareña bien ordenada, hay tiempo para que cada hijo lea la Biblia, limpie su cuarto, ordeñe la vaca, etc. Así, un niño crecerá cumpliendo tales quehaceres, sin pensar que lo mismo es anormal. ¿Ves el valor de esto?

 

UN AMBIENTE DE AMOR EN EL HOGAR

 

Todo lo escrito anteriormente puede parecer como algo grave y difícil, si lo miramos como un solo evento. Pero hay que considerar al lubricante que hace que toda esta maquinaría corra bien: el amor. Este amor es el amor "ágape", el amor sacrificado, y en el hogar de los Wesley el mismo prevaleció como el primer espíritu. Susana fue una madre muy afectuosa. No era como un sargento del ejército, que demanda la obediencia sin amor. Muchas personas de su tiempo testificaron que su hogar era el más cariñoso de todos. De hecho, los niños de Susana, al ver los sacrificios de ella, casi la hacían un ídolo. La disciplina mezclada con el amor, creó un vínculo entre la madre y los hijos que fue muy hermoso ver. El carácter benévolo y amable, mezclado con las muchas horas que les invirtió, hizo que los corazones de los hijos estuvieran llenos de honor y respeto para ella.

 

Susana permitió tiempos para que los hijos pudieran jugar, sonreír y hacer bulla, como es normal para los niños. Y esto es de igual importancia en los demás puntos de un hogar, porque no se puede tener sólo la estricta disciplina, sin el amor. Tienen que fluir del uno al otro, y volverse otra vez. Esto se llama "balance". De igual modo, no se puede tener sólo amor, sin la disciplina. Los resultados de esto son bien graves también.

 

EL FRUTO DE SUSANA WESLEY

 

Según muchos historiadores, "Susana Wesley es la madre de la iglesia metodista." Empezando la búsqueda de materiales para este estudio, se encuentra una y otra vez tales palabras. Y, tengo que decir que reaccioné un poco al leerlas, pensando que los biógrafos no decían la verdad. Pero después de invertir muchas horas estudiando a esta mujer extraordinaria, me he arrepentido. Hay abundante verdad en las mismas palabras.

 

¿Por qué? Porque si se estudia el movimiento metodista, se aclara que ella tuvo varias características que hicieron que el mismo movimiento tuviera una fuerza potente en Inglaterra y Norteamérica. A continuación se dan algunas de esas características:

 

* Una vida personal santificada

* Un vida personal con devocionales

* Un odio al pecado y a la injusticia

* Una vida ordenada

* Un avivamiento en las disciplina cristianas (la oración, el ayuno, etc.)

 

Bien se puede aumentar la lista con varios puntos más, pero estos bastan para este objetivo, que es el mismo objetivo al que hacen referencia los historiadores acerca de Susana. Observando la lista, vemos el objetivo: los puntos anotados son los mismos, los que Susana ocupaba en la enseñanza de sus hijos. Los primeros metodistas recibieron este nombre de parte de sus críticos, al pensar que había muchos métodos en la forma de vida de Juan, Carlos y sus compañeros. Así fue como los llamaron metodistas, burlándose de ellos. Pero Juan y Carlos simplemente pusieron en obra los principios que recibieron de su mamá, acerca del hogar, y se las enseñaron a sus feligreses.

 

Juan sobresalió en la organización y administración de las sociedades metodistas. ¿De dónde le provino esto? Aunque Carlos también predicaba, él sobresalió escribiendo himnos. ¿De dónde le provino tal habilidad?

 

Entonces, leyendo todo esto, ¿qué piensas tú? ¿Fue Susana una madre que pasó sus días enseñando a sus hijos algo que no valdría la pena? Por supuesto, la respuesta es "no". Ella fue guiada por Dios a criar una familia piadosa, en un tiempo de mucha impiedad. Dios la usó para que formara dos vasijas escogidas, preparadas para el uso del Maestro. Ella se entregó en las manos de Dios y sacrificó veinte años en el entrenar, castigar, leer, orar y amar.

 

 

Los resultados todavía se muestran por todos lados, y en muchos lugares la voz de ella y de sus hijos se escucha; aún hoy en día.

 

 

Fuente: Cristianismo primitivo

SI TE HA GUSTADO ESTA PÁGINA

DEJANOS TU COMENTARIO

Y GRACIAS POR VISITARLA

Escribir comentario

Comentarios: 0

Reserva directo en Acapulco Cancun, Huatulco, Ixtapa Zihuatanejo, Puebla, Puerto vallarta, Veracruz, los Cabos

Aquí y te informamos como 

O HAS AQUI TU DONACION DIRECTA

Estado del tiempo en México

Alerta sismica en linea

La ultima advertencia 2016

Las profecias por ocurrir

DIOS NO ESTA MUERTO 2

Pelicula - ¡HIJO DE DIOS!

Mundo cristiano - Noticias

Del 18 de Noviembre de 2016

Del 25 de Noviembre de 2016

Testimonios-VIDA DURA T.V

CUARTO DE GUERRA

Amado Hno., Pastor o lider ¿deseas promover tu evento en nuestra página? podemos insertar tu poster o link en la pagina principal, solo contáctanos y nosotros te decimos como. Escríbenos en el siguiente formulario tus dudas.

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Entren por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella. Mat.7:13

SUBAMOS AL MONTE

Debido a la situación que por largo tiempo hemos estamos padeciendo en nuestra nacion de Mexico y en nuestro estado de guerrero. Hacemos un llamado a cerrar filas y a unirnos en oración.

BENDICIONES

DE UNCION DE LO ALTO

Hola, unción de lo alto les desea hermosas y abundantes bendiciones y que el Dios de toda gracia les conceda las peticiones de sus corazones, les animamos a que sigamos adelante con nuevos propósitos y proyectos en Cristo para la honra y gloria de su santo nombre, a no escatimar esfuerzos sabiendo que la obra de nuestras manos no es en vano, por lo que ponemos en sus manos estos pequeños panes y peces y que el Señor lo multiplique en su corazon, y como dice su palabra, no nos cansemos de sembrar que a su tiempo segaremos, bendiciones a todos nuestros Hnos, amigos y siervos en Cristo, asi, como a toda la familia en la fé les deseamos los pastores  Martha  y Daniel. Iglesia Mundo de fe Renacimiento en Acapulco Gro.

Autores de esta página

CONTACTANOS VIA E-MAIL

Si deseas escribirnos en forma personal llena este formulario ya que en la sección de comentarios o del libro de visitas, A los e-mail el sistema no los registra, sino únicamente las direcciones de paginas webs, es por esto que no podemos contestar algunas peticiones que nos hacen  

         

QUE DIOS TE BENDIGA

Por favor inserta el código:

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.