AVIVAMIENTO EN COREA

Publicado en 1943

por Zondervan publishing house

 

MI AMADA MADRE, la Señora Jonathan Goforth, estaría escribiendo este prefacio, pero, el día 31 de Mayo, a las 15:00 horas y en la edad de 78 años, ella dejó su pluma descansar para siempre, la cual el Señor usó tan poderosamente. Tal como el esposo, cuya vida y obra ella compartió y vivió de cerca con una devoción heroica durante aproximadamente 50 años en China, mamá no sufrió ninguna enfermedad grave y fue ahorrada de cualquier sufrimiento. Ella partió repentinamente para la gloria. Su rostro brillaba y sus últimas palabras resuenan con eco con una confianza majestuosa: “¡Miren mi Rey llamándome! ¡Estoy lista para partir!”

Y, aún ahora que ambos ya no se encuentran entre nosotros, sus palabras se mantienen hablando a nuestros corazones de forma audible. “Por mi Espíritu”, el libro que Papá escribió, fue publicado por la Casa Publicadora Zondervan porque están plenamente convencidos que este mensaje de avivamiento real y genuino es para ahora y es necesitado con mucha urgencia.

Este pequeño librito, en el cual Papá narra la historia del avivamiento que sacudió a Corea tal cual él mismo lo presenció y vivió, es, sin sombra de duda, el compañero de su libro “Por mi Espíritu”. Necesito confesar que, al regresar a leer estas historias, su mensaje surcó mi alma y labró dentro de ella. En esta generación es urgente preguntar si realmente creemos que el Espíritu de Dios es Dios: “¿Creemos realmente en la existencia del Espíritu Santo de Dios?”

 Incluso durante estos días de catástrofes sin precedentes, la Iglesia de nuestro Señor Jesucristo está siendo extremadamente negligente como casa de oración. La fe es colocada en los hombres, en los armamentos y en los enfrentamientos en vez de dar al Espíritu Santo su lugar de poder soberano, el cual le pertenece naturalmente. Que Él pueda usar esta narrativa del gran fuego de los avivamientos que barrieron Corea para despertar nuestra iglesia que vive con el espíritu de Laodicea y que ella se despierte para el puro hecho de que cualquier victoria y cualquier salvación que sea eterna vendrá, pero, “no por fuerza (por el hombre) ni por violencia, sino por Mi Espíritu, dice el Señor de los ejércitos”.

 

CUANDO EL ESPÍRITU SANTO BARRIÓ COREA

Por Jonathan Goforth, DD (1859-1936)
(Misionero Pionero en China)


Escribo sobre el Avivamiento en Corea porque él tuvo un gran significado para mi vida. No conseguiré colocar en papel todo sobre los sacrificios y lo que alcanzaron los Cristianos en Corea sin sentirme avergonzado y sin quedarme pensando como hice tan poco por mi Señor y Maestro. Ví, muchas veces, plateas de Cristianos chinos que lloraban de quebrantamiento al oír los relatos y las historias de este avivamiento. Si cualquiera de ustedes se diese cuenta con alguna regularidad de que “fuimos comprados por un precio”, ciertamente que también sucumbirían en humillación y vergüenza oyendo estas historias de los triunfos del Evangelio en Corea. Fue durante el año del Grande Avivamiento, en 1907, que tuve oportunidad de visitar a ocho de los mayores centros misioneros en Corea.

Cuando regresé a China, compartí con los Cristianos Chinos en Mukden todos los hechos que presencié y todos ellos se quedaron profundamente afectados con todo lo que oyeron. Fui para Pei Tai Ho y conté a los misioneros allí presentes como Dios estaba dando gracia a los Cristianos en Corea; ví, entonces, algunas lágrimas escurriendo por los rostros y a otros determinados a orar a Dios hasta que hubieran obtenido igual bendición en China. Después de eso, fui invitado a visitar Chi Kung Shan, otro campo misionero, para traer los relatos de lo que presencié en Corea. Conté las historias el domingo en la noche. Al terminar mi relato, me ocurrió que me había prolongado mucho en el sermón y concluí el culto con una bendición muy rápida.

Pero, nadie se movió de sus asientos. Reinaba un silencio de muerte en la sala. Aquel silencio duró unos seis o siete minutos y, de pronto, el llanto que todos intentaban reprimir se esparció por la sala. Los pecados estaban siendo confesados abiertamente; pedidos de perdón eran hechos unos a los otros por impaciencias y faltas de respeto y muchos otros pecados. Ya era muy tarde cuando terminó el culto. Pero, todos habían sentido que el Espíritu Santo nos había visitado aquella vez, limpiando nuestro medio como refinando el oro por el fuego.

Inmediatamente, tuvimos cuatro días dedicados a la oración y a las conferencias. Fue un tiempo muy bendecido y de los más maravillosos que alguna vez tuve oportunidad de presenciar entre misioneros. Decidimos que oraríamos todos los días a las cuatro de la tarde hasta que la Iglesia de China obtuviera igual Avivamiento. En ese mismo Otoño, comenzamos a ver el poder de Dios en nuestro medio. Dios se manifestó entre el pueblo y el Avivamiento aumentó de proporción y calidad inmediatamente, en el año 1908 en Manchuria y en otros locales.

¿QUÉ HIZO A LOS CREYENTES COREANOS TAN AUDACES PARA PEDIR MÁS DE LO QUE TENÍAN?

La fase inicial del Avivamiento fue detectada en Corea en 1903. Habían pedido al Dr. Hardie, de Gensan, en la Costa, que hiciera unos discursos sobre oración en unas conferencias pequeñas que algunos misioneros se propusieron organizar. Conforme preparaba sus discursos, leyendo y releyendo Juan 14 y otros textos de las Escrituras, el Espíritu comenzó a enseñarle muchas cosas.

Cuando entregó sus discursos sobre oración, los misioneros se quedaron profundamente afectados. Inmediatamente, los Creyentes Coreanos, en general, hicieron conferencias y fueron igualmente afectados. El Dr. Hardie recorrió todos los centros misioneros en Corea entregando fielmente todo lo que había aprendido. Y, durante el año de 1904, cerca de 10.000 Coreanos se entregaron a Dios. El Avivamiento había comenzado y permaneció poderoso y obteniendo grandes resultados hasta 1906.

En Junio de 1907, el Sr. Swallen, de Ping Yang, me relató como cosas aún más grandiosas comenzaron a acontecer en Corea después de eso. Él dijo: “Personalmente, no esperaba ver mayores bendiciones sobre Corea que aquellas que ya habíamos tenido hasta 1906. Cuando comparábamos las asistencias de nuestros cultos con las que acontecían en Japón y en China, las nuestras excedían en mucho a cualquiera de esos países y, por esa razón, habíamos concluido que Dios no tendría mayores bendiciones para nosotros que aquellas que ya habíamos obtenido.

Pero, en Seúl, nuestros ojos fueron abiertos, en Septiembre de 1906, cuando el Dr. Howard Agnew Johnston de Nueva York, nos contó sobre el Avivamiento en Kassia Hills, en la India en 1905/6, cuando habían bautizado cerca de 8.200 recién convertidos en dos años. Nosotros, los de Ping Yang, volvimos hacia casa llenos de vergüenza. Éramos cerca de veinte personas en las Misiones de las Iglesias Metodistas y Presbiterianas en Ping Yang. Concluimos que, como Dios no era un Dios que respetaba a unas personas más que a las otras, Él no iría a derramar menores bendiciones en Ping Yang que sobre Kassia Hills. Por eso, “decidimos orar todos los días al mediodía hasta que una mayor bendición nos fuera dada”.

“Después de que habíamos orado durante cerca de un mes, uno de los hermanos habló y dijo: ‘Debemos parar con las reuniones de oración, pues nada cambió desde que comenzamos a orar. Estamos gastando tiempo precioso innecesariamente. No creo que el esfuerzo se justifique. Vamos hacia nuestros empleos como habitualmente y cada uno ore en casa conforme le sea posible orar’. La propuesta parecía razonable a todos. Pero, la gran mayoría de las personas continuó reunida en oración, creyendo que Dios no negaría a Ping Yang la misma bendición que había derramado sobre Kassia”.

Decidieron, entonces, dar más tiempo a las reuniones de oración en vez de menos. Con esa actitud, cambiaron el horario de las reuniones para las cuatro de la tarde y ya no eran al mediodía. Las personas, entonces, podían quedarse en oración hasta cuando quisieran, aún hasta la hora de la cena. Hacían poco más que orar. Las reuniones eran para orar. Si, por casualidad, alguna persona tenía algo importante para compartir con los hermanos, era hablado mientras las personas permanecían absortos en oración.

Continuaron orando durante cuatro meses y, como resultado, todos habían olvidado las diferencias entre Presbiterianos y Metodistas. Se dieron cuenta de que eran todos del Señor Jesús y que sólo pertenecían a Él. Era una unión leal de toda la Iglesia. Esa unión entre creyentes fue conseguida a través de la gran obra que se hace sobre las rodillas. Esa Obra permaneció. Ella glorificaba a nuestro Dios.

Durante esa época, el Sr. Swallen, juntamente con el S. Blair, visitaron uno de los campos misioneros. Condujeron el culto de la manera de siempre, sin nada de diferente. Todos comenzaron a llorar y a llorar sobre sus pecados, confesándolos. El Sr. Swallen dijo que nunca había presenciado nada tan extraño y anunció un himno con la esperanza de poner a prueba aquella onda de súbita emotividad dentro de la audiencia.

Intentó varias veces, pero, fue en vano. Se dió cuenta que otra Persona por encima de él estaba controlando toda la situación. Fue entonces que decidió hacerse completamente ‘invisible’ y desapercibido. En la mañana siguiente, él y el Sr. Blair, salieron de la ciudad regocijándose en el Señor por las grandes cosas que habían acontecido en aquella estación misionera. Todos loaron a Dios y comenzaron a creer que el tiempo próspero de Ping Yang estaba bien próximo.

Era la primera semana de 1907. Todos mantenían la expectativa de que Dios, finalmente, los bendeciría significativamente durante la semana de oración general. Pero, llegó el último día de las reuniones generales de oración, el octavo día, y nada de especial había acontecido aún. Ninguna manifestación del poder de Dios había ocurrido. Sólo el Sábado en la noche cerca de 1.500 personas estaban reunidas dentro de la Iglesia Presbiteriana Céntrica. ¿Sería posible que Dios negaría la bendición y no derramaría el Espíritu sobre ellos? Todos se quedaron alarmados.

Finalmente, el Presbítero Keel, el hombre que lideraba la Iglesia, se levantó y dijo: “Yo soy un Acán. Dios no bendice a la Iglesia por mi causa. Cerca de un año atrás un amigo mío, al morir, me llamó a su casa y me dijo: ‘Hermano, estoy muriendo. Quiero que cuide de mis asuntos y negocios. Mi esposa no consigue hacerlo’. Yo le respondí: ‘Descanse, hermano. Yo haré eso’. Dirigí todos los asuntos de la señora viuda, pero, al mismo tiempo, saqué 100 dólares para mí. Yo soy el responsable y soy yo quien está impidiendo a Dios bendecirlos con su presencia. Mañana mismo entregaré los 100 dólares de regreso a la viuda”.

Fue en aquel momento que todos se dieron cuenta de que la barrera había sido quebrada entre ellos y Dios y que Dios, el Santo, estaría llegando. La convicción de pecado se propagó por la congregación entera muy rápidamente. El culto había comenzado a las 7:00 hrs. de aquel Domingo en la noche y se prolongó hasta las 02:00 de la madrugada del Lunes. Pero, aún después de eso, muchos estaban en la fila esperando una oportunidad de confesar todos sus pecados. Día tras día, las personas comenzaron a reunirse y todos podían comprobar que el Purificador estaba allí presente y no dejaba pasar ninguna iniquidad en blanco.

Él, una vez más, limpiaba su templo. Que cualquier hombre diga lo que quiera, pero, estas confesiones eran plenamente controladas por el Espíritu Santo y no eran manipuladas por ningún poder de persuasión humana. Sólo Dios o el diablo podrían mover a las personas de aquella forma. Sin embargo, ninguna mente iluminada podría siquiera pensar que aquella obra no estaba siendo personalmente dirigida y orientada por el Espíritu Santo al llevar a los dirigentes máximos de una Iglesia a que confesaran públicamente sus propios pecados. Y lo mismo podremos afirmar de casi todas las confesiones de pecado por toda Corea durante aquel año, salvo algunas excepciones. Aquel pecado principal del líder máximo perturbaba e impedía a Dios operar mientras permanecía encubierto.

¿ESTE AVIVAMIENTO ERA UN AVIVAMIENTO “PRÁCTICO”?


Permítanme suministrar algunos ejemplos prácticos.

Un cierto médico se jactaba, con frecuencia, que tenía uno de los cocineros más honestos de Corea. (En el Este, los cocineros viven de la fama que tienen). Pero, cuando Dios tomó al cocinero en cuestión, él confesó abiertamente: “Siempre le robé al Doctor. ¡Mi casa fue construida con mucho de aquello que le robaba!” El cocinero vendió su casa para pagar lo que le había robado al médico.

Un cierto profesor tenía la tarea de comprar un pedazo de tierra para la misión. Él consiguió el terreno y dijo que le había costado $500. El misionero le pagó el dinero, a pesar de haber reclamado en cuanto al elevado precio. Durante el avivamiento, ese profesor confesó que el terreno le había costado sólo $80. Vendió todo lo que poseía para poder pagar los restantes $420 que había robado a la misión.

El Sr. Mackenzie, un Corresponsal de la Guerra, había tenido un chico que le había robado quarto dólares. El chico, bajo convicción intensa, caminó cerca de 12 kms. a pie hasta alcanzar a un misionero con el que enviaría ese dinero de regreso al Sr. Mackenzie. ¿Será que nos quedaremos admirados que el Sr. Mackenzie también se haya hecho un Creyente muy fuerte adoptando el mismo tipo de Cristianismo práctico que se había instalado en Corea?

Un cierto hombre tenía una esposa y un hijo en We Ju. Un día los abandonó y acabó enriqueciéndose en otra ciudad. Allá, en esa ciudad, se casó y tuvo dos hijas. Cuando se arrepentió, arregló la manera de sostener a sus dos hijas, volvió hacia su esposa original y se reconcilió con ella. ¡Si este tipo de Avivamiento ocurriera en los países llamados evangélicos, ciertamente que causaría algunos trastornos difíciles de resolver!

Un diácono, el cual era tenido como un hombre perfecto, se puso muy inquieto cuando el Avivamiento comenzó. Acabó por confesar que había robado algún dinero de los fondos que eran dados para fines de caridad. Todas las personas se quedaron con la boca abierta con aquella confesión, pues no esperaban nada de aquello de su parte. Pero, aún así, contribuyeron todos para que el diácono consiguiera alcanzar paz de conciencia y de espíritu. Pero, él se quedó con menos paz aún hasta haber confesado abiertamente, que también había quebrantado el 7º mandamiento.

Una mujer, la cual parecía estar pasando por las agonías del infierno durante algunos días, finalmente confesó, en una reunión, que había cometido adulterio. El misionero que conducía el culto se quedó bastante alarmado y con miedo de lo que podría suceder, pues el esposo de ella estaba allí y sabía que, por la ley Coreana, él podría matarla de forma legal por adulterio. Sin embargo, el esposo, bañado en lágrimas, fue y se arrodilló al lado de la esposa y la perdonó con mucho amor. Como el Señor Jesús se glorificó al decir, también, a aquella mujer adúltera Coreana, ¡“Ve y ya no peques”!

Tales acontecimientos extraordinarios no podrían obtener otro efecto sino conmover a las multitudes. Por esa razón, las iglesias se llenaban. Muchos vinieron hacia las iglesias con intención de mofarse de lo que pasaba. Pero, temían cuando entraban en el lugar santo y comenzaban a orar espontáneamente. Un líder de un bando entró en la iglesia por mera curiosidad. Él fue convencido de sus pecados y convertido. Saliendo de allí, fue a entregarse al Juez. El Juez, admirado, dijo: “¡Usted no tiene acusador! ¡Usted es quien se está acusando! No tenemos ley en Corea para condenar a quién se acusa a sí mismo”. Lo mandó mientras en libertad.

Un oficial Japonés estaba acuartelado en Ping Yang por el tiempo del Avivamiento. Él era un convencido de las ideas agnósticas del mundo occidental y, por esa razón, todos los asuntos espirituales eran motivo de desprecio. Pero, las maravillosas transformaciones que estaban aconteciendo en el mundo a su alrededor, no sólo entre Coreanos, sino entre los propios Japoneses que ni entendían el idioma en el cual los mensajes eran dados, lo intrigaban tanto que resolvió ir a los cultos para enterarse mejor de lo que pasaba. El resultado fue que Jesús expulsó de él todas sus ideas agnósticas. Se hizo un fiel seguidor del Señor.

Como el Sr. Swallen había dicho: “Valió la pena haber pasado aquellos meses en oración intensa, pues, cuando Dios vino, ¡Él alcanzaba más en mediodía que todos los misioneros en conjunto alcanzarían en medio año! En menos de dos meses, más de dos mil paganos fueron convertidos”. Esto es lo que siempre acontece cuando es dado a Dios el primer lugar de nuestras vidas. Pero, la iglesia, la cual profesa a Cristo, no abandona sus actividades frenéticas para instalarse a los pies del Creador, escuchando fielmente en oración todo que Él tiene para decir.

El Avivamiento que comenzó en 1903, el cual creció de día en día, estaba, en esta fase, creciendo a un ritmo más acelerado a partir de Ping Yang, para toda Corea. A mediados de 1907 ya había cerca de 30.000 convertidos solamente en el Centro Misionero de Ping Yang. En la ciudad existían cerca de cuatro o cinco iglesias. La Iglesia Presbiteriana Céntrica tenía lugar para cerca de 2.000 personas y todos se sentaban muy juntitos. El pueblo se sentaba en el suelo, en alfombras pequeñas.

Decían que, si la iglesia céntrica tuviera 2.000 personas dentro de ella, estarían tan apretados que, si alguien se levantara para estirar las piernas, no conseguiría poder sentarse después porque el espacio dejado libre quedaría automáticamente ocupado. Pero, habían 3.000 miembros en esa iglesia y no cabían todos en un solo culto. Combinaron que las mujeres asistirían al culto primero y, después, los hombres entrarían al culto de ellos. Estaba claro que el Avivamiento aún se mantenía vivo en 1910, pues sólo en Octubre de ese año fueron bautizadas 4.000 personas en una semana. Al mismo tiempo, algunos miles de personas enviaron sus nombres diciendo que habían decidido hacerse creyentes.

Al sur de Ping Yang, pasamos por Songdo, la antigua capital de Corea. En 1907, el Avivamiento había añadido cerca de 500 nuevos miembros a la iglesia local. Pero, en un solo mes y a través de cultos especiales, cerca de 2.500 personas habían sido convertidas.

Cuando decidimos visitar Seúl en 1907, todas las Iglesias estaban llenas hasta al máximo de sus capacidades. Sólo un misionero había dicho haber bautizado cerca de 500 personas en una excursión de seis semanas que había hecho. Sus estaciones misioneras eran cinco, pero, en un año, se habían multiplicado en veinticinco. Durante el año de 1910, cerca de 13.000 personas llenaron tarjetas pidiendo hacerse Cristianos y, ese año, la Iglesia Metodista recibió 3.000 personas a través del Bautismo.

Del lado occidental de la capital, en el puerto de Chemulpo, la Iglesia Metodista tenía, en 1907, cerca de 800 miembros. Del otro lado del puerto había una isla con cerca de 17.000 habitantes. Las iglesias locales bautizaron 4.247 personas y más de la mitad de ellos se habían convertido en sólo un año. Los Cristianos oraban intensamente para que toda la isla perteneciera a Jesús.

En Tai Ku, la capital de una de las provincias del sur, el Sr. Adams nos contó cómo él se propuso hacer una campaña de conferencias durante 10 días, buscando un avivamiento. El Espíritu Santo descendió sobre ellos el séptimo día y todos fueron avivados. Como resultado, su iglesia se hizo demasiado pequeña y muchas iglesias comenzaron a surgir por todos lados. En 1905, aceptaron como miembros 1976 recién convertidos; en 1906, 3.867 y, en 1907, 6.144. Él dijo: “Existen iglesias esparcidas por la región que ni conozco y, las cuales, nunca visité. Muchas de ellas nunca fueron visitadas por ningún evangelista siquiera”.

Nos contó como una iglesia se había formado espontáneamente sin intervención misionera. Un cierto hombre de aquel distrito había oído el evangelio en la ciudad y llevó con él un Nuevo Testamento. Cuando llegó a su aldea, lo leía para sus vecinos hasta que más de 50 personas se convirtieron a través de la lectura. Sintieron, entonces, que deberían formar una iglesia local. Pero, no sabían como hacerlo. A partir del Nuevo Testamento comprendieron que el inicio para esa iglesia tendría que ser a través del Bautismo. Pero, no tenían ninguna noción de cómo eso debería ser hecho.

¡Después de consultas y discusiones decidieron que todos fueran a su casa, tomaran un baño y volvieran para reunirse como iglesia! No tengo ninguna duda de que a Dios le gustó la idea también. Otro centro misionero al norte de Ping Yang, Shan Chun, fue visitado en 1907. A la verdad, nadie esperaba mucho de un centro misionero tan joven, pues los misioneros estaban allí establecidos sólo hacía 8 años. Pero, cuando llegamos allá, ya había 15.348 convertidos. Y, ninguno era contado como miembro a menos que contribuyera para el soporte de la iglesia local.

Habían terminado la construcción de una iglesia que alojaría 1.500 personas. Un año antes, cabían cerca de 800 personas en su iglesia y, como tenían 870 miembros, entendieron que deberían construir un nuevo templo. (Durante un solo año, cinco nuevas iglesias tuvieron que ser hechas en separado a partir de la Iglesia Céntrica). ¡Cuando la Iglesia acabó de ser construida, aumentó el número de miembros para 1.445. Y, ya no había ninguna familia pagana en las inmediaciones de la iglesia! Todos se habían hecho Cristianos. Esto se hace aún más notable porque, en el mundo occidental, cuanto mayor la proximidad, mayor es el alejamiento de la gracia. ¿Cómo podemos explicar que la iglesia coreana no tenía una familia que convertir a su alrededor? Sólo puede ser explicado a través de la operación del Espíritu Santo cuando es genuino su movimiento. Y todo acontece para la gloria de Dios. Más aún: se debe al hecho de que, todos los miembros vivían una vida de santidad tal, que todo el mundo a su alrededor era instantáneamente convencido de sus pecados, muchas veces hasta sin palabras. Eran prontamente convencidos del pecado, de la justicia y del juicio.

En 1916, oí un discurso del Sr. Foote, un misionero de la costa de Corea, en el cual, él decía que había pasado un domingo en aquel centro misionero. Él había estado en el culto del Domingo dentro de la Iglesia que había sido reconstruida para albergar más gente y estaban presentes cerca de 2.500 personas y, la otra iglesia antigua, tenía 500 personas dentro de ella. La ciudad tenía una población de 3.000 personas. Concluimos, por eso, que no había nadie en casa y todos estaban en la iglesia asistiendo a los cultos. En nuestros países, supuestamente Cristianos, las personas no aprecian la asamblea de los santos. Sé que, en breve, el Maestro tendrá que decir algunas cosas mirando el mundo Cristiano de frente en sus ojos.

Para que podamos tener una percepción correcta de como el Avivamiento se esparció por el resto del país a partir de ese centro, pregunté al Sr. Blair como hacerme de un mapa de toda su región misionera. Él tenía escasos minutos para hacer el dibujo, pues el convoy estaba por llegar. Hizo un mapa de la región de Noag Chien. La región iba hasta el mar, al occidente del Río Yalu. En el centro del mapa él colocó una iglesia con cerca de 350 miembros; al nordeste, a 8 kms. otra con 400 miembros; al occidente, a menos de 5 kms. otra con 750; y continuó colocando en el mapa más centros misioneros que se sustentaban a sí mismos. En total, eran catorce sólo en esa región. El Sr. Whittemore, el hombre a mi lado, me decía: “La obra en esa región no es tan vasta como lo es en la región donde me encuentro trabajando. Existen más de 5.000 Cristianos en la región, conectados a 35 centros misioneros que se sostienen a ellos mismos”. Oí hablar de un lugar que tenía 400 Cristianos, el cual, al año siguiente, ya tenía 3.000.

La media era de un creyente cada 45 minutos cada día desde que la obra había comenzado en 1884. Tenemos relatos de que, villas enteras se habían hecho cristianas.

Alguien puede decir: “¡Pero, tener miembros no quiere decir nada, pues, Jesús, una vez, estaba decepcionado cuando una multitud lo seguía!” Es verdad. Ese punto de vista merece crédito. Pero, finalmente, ¿qué formula debemos usar para saber cuántas personas se convierten? Vamos a investigar el Libro de los Hechos. Podemos verificar que las almas salvas eran contadas de la misma manera que se hacía en la Iglesia de Corea. Vamos a hacer algunas comparaciones entre la Iglesia Coreana y los creyentes de Pentecostés.

La Iglesia Primitiva honró a Dios, el Espíritu Santo, dejando todos los quehaceres para dedicarse exclusivamente a la oración, hasta que el Espíritu de Jesús hubiera descendido sobre ellos. Conté ya como nuestros misioneros pasaron meses orando e intercediendo para que el Espíritu viniera sobre ellos. Esos misioneros habían oído del Dr. Howard Agnew Johnston la forma como el Espíritu bendijo a los creyentes en la India, en Kassia. Por esa ocasión, un leñador de Kang Kai, también oyó al Dr. Johnston y fue para su tierra en el bosque en Yalu. En Kang Kai, había una iglesia con aproximadamente 250 miembros. Él relató aquello que había oído y les dijo que el don del Espíritu era la única manera que la obra de Jesús en la Cruz fuera debidamente terminada dentro de cada creyente y que Él había sido prometido a todos los creyentes.

Era un don tan fácil de ser obtenido como cualquier otro don venido de Dios. Ellos honraron a Dios pidiendo el Espíritu Santo todos los días a las 5:00 – no a las 5:00 de la tarde, sino de todas las mañanas – durante el Otoño y el Invierno de 1906-1907. Honraron a Dios con seis meses de oración sin cesar. Y fue, entonces, que Dios descendió sobre ellos, inundándolos con ríos de agua viva. Desde entonces, los números crecían masivamente. ¿Será que todos nosotros, realmente, creemos en Dios, el Espíritu Santo? Seamos honestos. ¿Será que creemos en Él de tal manera que nos levantaríamos de madrugada, durante seis meses en el frío del Invierno, para hallarlo?

Un celo lleno de fuego para hacer conocer todos los méritos del Salvador era lo mucho que marcaba a la Iglesia Primitiva. Lo mismo afirmamos de la Iglesia Coreana. Una vez, fue dicho que los paganos ya no aguantaban la persecución que los creyentes hacían a sus almas. Ellos destacaban todas las virtudes del Salvador. Algunos paganos declararon que venderían todo lo que tenían para ir a vivir a alguna ciudad donde no hubieran Cristianos y hallar el descanso.

Los misioneros de Ping Yang honraron a Dios, el Espíritu Santo, en la Escuela. Tenían una escuela con 318 estudiantes. El primer día de clases en 1907, dos misioneros estaban desde la madrugada en la puerta del Rector orando para que Dios tomara el control de toda la escuela durante todo el año. Sabían que, si Dios no se apoderaba y tomaba el control de toda la escuela, ella formaría sólo estudiantes que serían una amenaza para Corea. En los países evangélicos no damos la debida importancia al Espíritu Santo ni le imploramos que controle nuestras escuelas y universidades. A la verdad, en muchas de ellas, son enseñadas cosas ateístas.


No nos importa (en el mundo Occidental) hacernos personas educadas y sin futuro. Los hombres en lugares de liderazgo roban los dineros del gobierno y, a algunos, les son dadas las oportunidades de pasar desapercibidos y encubrir esos pecados. Esos son los hombres formados y educados en nuestros establecimientos de enseñanza. El temor de Dios no está colocado delante de sus ojos – ni cerca de sus horizontes siquiera. Muchos de los que se forman en el mundo evangélico son malos porque nunca nos dispusimos a orar intensamente para que Dios controle por completo nuestras escuelas, universidades y sistemas de enseñanza.

Poco antes de las 9:00 de la mañana de aquel Lunes, el Espíritu Santo convencía a todos los estudiantes de la escuela de sus pecados. Se oían llantos en agonía intensa por todos lados. Poco tiempo después, la oficina del Rector tenía una enorme fila de estudiantes bajo convicción de pecado. Las clases no pudieron iniciarse ese día, ni al día siguiente y, el viernes, aún no había condiciones para que comenzaran las clases. El viernes en la noche, los alumnos que pertenecían a la Iglesia Presbiteriana habían conseguido paz de espíritu, pero, los de la Iglesia Metodista parecían no conseguirla. En aquella noche, sin embargo, todo quedó aclarado.

Los alumnos que pertenecían a la Metodista fueron a conversar con su pastor para que él los liberara de la promesa que le habían hecho. Nos pareció que el pastor Coreano tenía celos de que el Avivamiento no hubiese comenzado en la Iglesia Metodista. Él obligó a sus miembros a oponerse al movimiento de arrepentimiento y afirmó que toda confesión de pecado pública era inspirada por el diablo. Pero, el viernes en la noche, la agonía de aquellos estudiantes Metodistas se hizo insoportable. Fue, entonces, que resolvieron ir a hablar con el pastor para ser liberados y perdonados de la promesa que le habían hecho.

Con eso, el pastor se lanzó a los pies de los misioneros y confesó que el diablo le había llenado todo el corazón con celos y envidia porque el Avivamiento había comenzado en los Presbiterianos. Uno de los misioneros me relató que causaba gran temor a todos los que oían aquellas confesiones de los estudiantes. Hasta los misioneros se quedaban en temor, pues, parecía que las agonías del infierno habían sido derramadas sobre ellos. Todos los tipos de pecados imaginables eran manifiestos y expuestos en la luz. Nadie conseguía escapar a aquella luz intensa. El Lunes siguiente, todos los estudiantes habían obtenido su paz con Dios, con los compañeros y con sus profesores. El año lectivo comenzaba bajo el reino del Espíritu Santo.

Fue por ese tiempo que cerca de 100 predicadores y cooperadores de la Misión Metodista llegaron y permanecieron cerca de un mes en la ciudad. Todos los misioneros unidos en fervorosa oración entregaron esta obra en las poderosas manos del Señor, pues, se dieron cuenta que no era obra hecha por la fuerza, por la violencia, sino que era genuinamente a través del Espíritu Santo. Glorificaron a Dios reconociendo la verdad y la realidad de su presencia inmediatamente desde la primera reunión. En pocos días, las cosas torcidas se enderezaron. El Divino tomó posesión de las circunstancias, controlándolas. Ellos aprendieron y estudiaron muy bien la lección y salieron a hacer lo mismo.

Pocos días después, 550 mujeres escogidas por la Iglesia Presbiteriana, se reunieron en la ciudad para aprender la Palabra de Dios durante 12 días consecutivos. Si, en el mundo evangélico, oyéramos hablar que 500 hermanas estaban reunidas todos los días para estudiar la Biblia durante 12 días, inmediatamente diríamos que había algo que pasaba en medio de ellas. Antes de la guerra, muchas madres en Israel estaban más celosas de fiestas donde se leían las cartas que por la Palabra de Dios. Las mujeres Coreanas habían abandonado prácticas de hechicería, de cartas y todas las obras del diablo. Esas 550 mujeres pagaron sus gastos de estadía con su propio dinero. Dos de ellas caminaron durante 5 días para poder participar de esas clases sobre la Palabra.

Una llevó a su bebé en sus brazos en esa larga caminata de cinco días. Los misioneros y los líderes que habían sido tocados por el Avivamiento en Ping Yang sabían, ahora, que era el hombre y no Dios el principal responsable por la ausencia del poder del Evangelio. Sabían que el Espíritu Santo siempre estuvo a la espera de que los instrumentos humanos se capacitaran para glorificar al Señor Jesús como merece y de la forma que Él quiere que sea hecho. Por esa razón, pidieron que Él controlara todo desde el primer día y su bendición fue enorme en la convicción de todos los pecados, de la justicia y del Juicio sobre todos los que continuasen pecando.

Muchas de las mujeres abandonaron las cosas que perturbaban su comunión con Dios inmediatamente en la primera noche. Pero, otras, conforme nos relató el Sr. Baird, anduvieron durante unos cuantos días con una espina en el pie o con un abceso que no era abierto para ser limpio. Pero, por fin, vinieron a limpiarse y consiguieron la misma victoria en el Señor Jesús a través de la rendición de sus defensas y de su entrega personal y total. El mejor de los profesores, Jesús, les enseñó personalmente a partir de aquel día. Doce días después se fueron para su casa. Su transformación no podía pasar desapercibida, pues eran evidentemente mujeres llenas del Espíritu.

Sus esposos sabían de eso, los hijos veían eso, sus nueras no tenían como no reconocer todo lo que estaba pasando con ellas. Sabemos que, en el mundo Cristiano Occidental, las suegras consiguen ser auténticos terrores para sus nueras. Muchas nueras buscan alivio en el suicidio. Y muchas de las nueras que frecuentaron aquellas clases de la Palabra, se quedaron igualmente transformadas. Se hicieron esposas y nueras diligentes y fieles y dejaron de provocar y de ser mezquinas. Todos los vecinos de ellas, los cuales eran paganos, se dieron cuenta claramente de la gran diferencia y del cambio de vida práctica en ellas y, así, el Señor fue glorificado por ellos también.

Apenas las mujeres se fueron de allí, llegaron 75 estudiantes de Teología Presbiterianos para aprender durante 3 meses. Ya tenían un curso de 5 años, estudiando 3 meses cada año. La Escuela de Teología de Ping Yang es la mayor del mundo, la cual tiene 200 estudiantes. Los profesores, por el currículum de ellos, decidieron que ellos tendrían una reunión de oración y una clase de estudio de las Escrituras todas las noches en la esperanza de hacer de ellos estudiantes llenos de Dios y de su plenitud antes que los tres meses hubieran pasado.

Pero, porque el Espíritu Santo estaba operando inmediatamente desde el primer día, haciendo milagros en sus vidas desde el inicio, sus ojos fueron abiertos y los profesores vieron la gran deshonra que hacían a Dios al decir que deberían hacer lo mejor durante las clases y, en el final, verían lo que faltaba a los estudiantes para enderezarse. Los profesores confesaron ese pecado y entregaron a los estudiantes a los cuidados intensivos de Dios inmediatamente desde el inicio y su fe fue honrada. El Espíritu hizo grandes milagros en ellos. Sólo Aquel que puede guiar a toda la verdad, los guió durante los 3 meses y, a través de ellos, el Señor fue glorificado, pues solamente ese año cerca de 50.000 personas fueron convertidas y entregadas a los cuidados de las iglesias.

Estos hechos comprueban que la Iglesia Coreana honraba a su Señor cuando se entregaban a los cuidados de la prometida plenitud del Espíritu Santo, tal cual la Iglesia Primitiva haría. ¿Cómo nos pueden ayudar las Iglesias que nos enviaron para estos campos misioneros? Que pasen la misma prueba de vida de oración tal cual la Iglesia Coreana hizo. La oración era una vida en los tiempos de la Iglesia Primitiva. La Iglesia Coreana colocaba gran énfasis en su vida de oración. Aquella semana que los estudiantes Metodistas resistían a las convicciones del Espíritu Santo en la escuela de Ping Yang, había estudiantes Presbiterianos “con tal peso y dolores de parto en sus espíritus por sus compañeros que ni parecían las mismas personas en apariencia. Pero, continuaron en oración y ayunos y, finalmente, la victoria les sonrió”. Durante ese tiempo las escuelas abajo tuvieron que concluir las clases debido al espíritu de oración que se esparció por los estudiantes.

Las lágrimas caían de los ojos de los niños encima de sus libros. Los misioneros acabaron por ver que los Coreanos se entregaban mucho a la oración. Para ellos, era común pasar noches enteras orando. Para muchos, era la cosa más obvia levantarse de madrugada para pasar el tiempo orando y aliviándose de los pesos de los dolores de parto. El Sr. Swallen nos dijo, una vez, que él organizó una reunión de oración en una cierta mañana a las 5:00 de la madrugada. Cuando él llegó a las 5:00, había sólo 3 personas arrodilladas orando. Se arrodilló, pensando que las personas aún no habían llegado. Después de un tiempo, le comunicaron que él se había atrasado, pues, la reunión había terminado poco antes de él llegar. Pero, algunos de ellos aún permanecían en oración. Muchas de las personas tuvieron que caminar mucho para llegar allí y atravesaron la región montañosa para estar presentes en aquella reunión de oración.

Unos años después de que el Presbítero Keel fue nombrado pastor principal de la Iglesia Céntrica de Ping Yang, él comenzó a notar que el amor de muchos estaba enfriándose. Decidió, en conjunto con uno de sus cooperadores más fieles, que se encontrarían todos los días a las 4:30 de la madrugada para orar. Un mes después de haber comenzado a reunirse para la oración, el pueblo se fue dando cuenta que ellos iban a orarsiempre y comenzaron a venir todos los días a las 4:30 de la mañana, también. El tiempo parecía maduro para ser anunciada una reunión de oración para todos a las 4:30 de la madrugada. A las 2:00 de la mañana siguiente, estaban allí presentes cerca de 400 personas esperando que las puertas se abrieran.

Cuando la reunión comenzó, había cerca de 600 personas. A finales de la semana, aquella simple reunión de oración ya tenía cerca de 700 participantes todos los días de mañana. El Espíritu Santo los inundó con amor divino y dejaron de ser fríos. ¡Bendecida la Iglesia que tiene un pastor que consigue ver cuando las ovejas comienzan a tambalear y a enfriar! ¡Oh hermanos, cómo nuestras Iglesias andan caídas y lejos de Dios! ¿No saben que, donde dos o tres se juntan en Su nombre Él allí estará? Pero, ¡imaginemos el pueblo evangélico Occidental salir de la cama a las 4:30 de la madrugada para orar al Señor de la Gloria!

La reunión de oración más participada en el mundo, actualmente, es en Seul, en Corea. La media de participación es de 1.100. Un Miércoles en la noche, fui a una reunión de oración en una Iglesia Presbiteriana en Toronto, la cual prosperaba mucho en términos occidentales. Era una ocasión especial, pues un misionero Coreano iba a dar la palabra. Durante un tiempo, me senté solo en mi silla y, después de un cierto tiempo, un cierto hombre de edad se sentó a mi lado para hacerme compañía. La reunión estaba pronta a comenzar. Pero, había muchos lugares vacíos. El señor de mi lado dijo: “Yo no consigo entender porqué razón las personas no vienen a las reuniones de oración. Yo respondí: “Es porque las personas no creen en sus oraciones”. Él me miró mejor, quedándose sin saber que pensar de mí porque no me conocía.

Añadí: “¿Usted cree que, si el pueblo creyera en lo que Jesús afirma cuando dice que, “donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estaré”, ellos se quedarían en casa? El Maestro no puede dejar pasar en claro nuestra actitud para con la oración. En Corea, cualquier hombre que no realice el culto familiar es excluido de la Iglesia. Pero, existen Cristianos en Canadá que, de tan ocupados que están, ni se dan tiempo para orar antes de comer, para agradecer y para que Dios bendiga la comida que comen. El Sr. Foote me dijo que, una vez, hizo un viaje por toda Corea para visitar a todas las Iglesias. Ciertas personas le preguntaron si él no iría a visitar los Cristianos que había después de un cierto valle.

Él dijo que no sabía que había creyentes por allí. Fue a la villa y encontró muchas personas a la espera de alguien que los bautizara y otros para ser admitidos como predicadores del evangelio. Él preguntó si ellos tenían culto doméstico en sus casas. Respondieron todos que tenían dos cultos domésticos por día. Preguntó cuantas familias Cristianas había por allí. Respondieron que eran 24. ¡Sólo había 24 familias en la villa entera! ¡Todos eran creyentes! ¿Se imagina? ¡Un altar en cada hogar!

Un misionero en Manchuria, en China, envió a dos evangelistas para Ping Yang para que vean todo lo que pasaba en el avivamiento. Cuando ellos volvieron, les preguntó si los misioneros locales habían abierto muchas iglesias en las calles. Ellos respondieron que no había ninguna iglesia. Dijeron: “¡No necesitan de iglesias porque cada creyente es un templo de Dios en las calles!” Los Obreros Cristianos eran conocidos por pasar sus veranos en ciertas áreas para evangelizar. Los mercantes, conforme viajaban de tierra en tierra, contaban historias maravillosas.

Un mercante de sombreros convertido en uno de los avivamientos en la costa occidental fue instalando comunidades pequeñas de Cristianos por donde pasaba. Él hizo cerca de una docena de Iglesias pequeñas por todos lados. ¡Sólo en una de ellas había 70 miembros! Un estudiante tuvo un mes vacacional y las pasó en un cierto distrito para evangelizar. Él consiguió 100 almas para el Señor. Otro estudiante resolvió en su corazón hablar por lo menos con seis personas por día sobre sus almas. Al final de nueve meses, él había hablado a 3.000 personas. Los Cristianos medianos del Occidente ni durante una vida entera hablarían con tantas personas sobre Cristo.

Un cierto año, los Metodistas del sur tenían tal escasez de fondos que ni las escuelas podían ser construidas en Songdo, donde había cerca de 150 estudiantes listos para comenzar a estudiar. Yun Chi Ho, un ex-ministro de educación, se ofreció para dar clases a esos estudiantes. Los chicos, bajo su liderazgo, levantaron un edificio de madera y cubrieron el techo con paja y comenzaron sus clases. Ya hablé de como el Presbítero Keel avivó a los creyentes tibios a través de las oraciones de madrugada. Una carta dirigida por el pastor, por esa ocasión, afirmaba que niños de 8 y 9 años de edad, después de las clases, salían hacia las calles y, con lágrimas en los ojos, tomaban a las personas en las calles implorando que entregaran sus vidas al Salvador. Él dijo: “Durante los últimos 3 días, cerca de 400 personas vinieron a entregarse a Cristo”. Eso fue conseguido a través de la obra de los niños después de que salían de las clases. Las personas que los oían se sentían desgarradas en sus corazones a causa de sus pecados.

Después de que las aldeas en las islas de Corea fueran evangelizadas, los misioneros comenzaron a mirar hacia los campos de cultivo en el Continente. En una asamblea en la Iglesia Presbiteriana en Seul, unos años atrás, se decidió que enviarían misioneros para Shantung, en China. Cuando pidieron voluntarios para esa misión, todos se levantaron para ser enviados. Cuatro de ellos acabaron por ser escogidos. Todos se quedaron con envidia de aquellos que habían sido escogidos. Nunca tal cosa había acontecido en una asamblea en nuestros países Occidentales y Cristianos.

La gracia, la cual habían recibido de gracia, es altamente apreciada en Corea. Por esa razón, daban gratuita y voluntariamente. Lo más importante era la visible bendición de Dios sobre quien salía en misiones. La unción era bien clara. En 1917, el Pastor Keel se encontraba en la Costa dando clases de la Biblia al pueblo y el poder de Dios se manifestaba de tal manera que todas las personas se derretían apenas la palabra se exponía y confesaban todos sus pecados abiertamente. La más triste de todas las tristezas es que sepamos que tenemos el poderoso Espíritu Santo a nuestra disposición para implantar y sembrar a Cristo en los propios corazones de las personas de Canadá y de Estados Unidos tal cual se hace en Corea. Pero, no encuentra canales adecuados y disponibles para hacerlo como debe.

LLORABAN CUANDO YA NO TENÍAN NADA PARA DAR


Un corazón abierto era una de las características de la Iglesia Primitiva. Los Coreanos también sufrían del mismo bien. En cierto lugar, un misionero me confidenció que no se atrevía siquiera a hablar de dinero, pues el pueblo daba más de lo que era necesario. Me gustaría conocer a algún pastor Occidental que consiguiera decir lo mismo de su congregación. El año que visité ese Centro Misionero, ellos sustentaban 139 misioneros, hombres y mujeres, profesores de la Biblia y predicadores. Sólo ese año, los Obreros aumentaron en más de 57 .

Aquel misionero decía: “Cuando nos dimos cuenta que la iglesia era demasiado pequeña para las necesidades del pueblo, resolvimos construir una iglesia con capacidad para 1.500 personas. El pueblo allí presente dio todo el dinero que poseía. Algunos hombres dieron sus relojes para que sean vendidos, las mujeres entregaron todo tipo de joyas que poseían. Otros entregaron tierras. Ellos dieron todo lo que poseían y aún comenzaron a llorar porque ya no tenían para dar. ¡La Iglesia fue construida sin contraer ninguna deuda!”

Un cierto misionero en un centro muy pobre mencionó que era muy difícil e inconveniente que las personas se reunieran en las casas. Después, alguien dijo que alguien quería vender una porción de tierra por 30 dólares. El pastor dijo al pueblo: “Id y comprad el terreno”. El Pueblo respondió: “Pero, pastor, no tenemos como comprar, pues somos muy pobres. Usted no nos entendió cuando dijimos que había alguien con ese terreno. Lo que queríamos es que el Señor nos diese el dinero para que lo compremos”. El pastor dijo: “No. Será muy bueno para ustedes conseguir eso. Ustedes necesitan comprar su propia Iglesia”. Pero, todos los hombres veían sólo su pobreza extrema.

Fue entonces que las mujeres se levantaron y dijeron: “¡Si los hombres no compran el terreno, nosotras lo compraremos!” Ellas reunieron todas las joyas que tenían y las vendieron. Pero, la venta había rendido sólo 10 dólares. Entonces, una de las mujeres vendió una cafetera de bronce que tenía, otra vendió dos y otra vendió unos palillos de bronce que usaba para comer. En Corea, todos los utensilios de cocina son hechos en bronce. Después de vendido, consiguieron los restantes 20 dólares. Ahora que tenían los 30 dólares en la mano, las mujeres compraron el terreno para la Iglesia. Como es más bendecido dar que recibir, las mujeres aún fueron bendecidas con una visión de la necesidad de las personas perdidas en las otras villas vecinas. Decidieron juntar todos los meses 6 dólares para enviar a un evangelista para trabajar en la obra del Señor en medio de aquel pueblo.

En otro local, el misionero estaba presente el día de la consagración de la Iglesia. Fue descubierto que aún debían 50 dólares a finales de la construcción. Un miembro de la Iglesia se levantó y dijo: “Pastor, la próxima semana traeré los 50 dólares para que paguemos esa deuda”. El misionero conocía al hombre y sabía que él era extremadamente pobre y le dijo: “¡No pienses en hacer ese esfuerzo solo! Todos iremos a unirnos para que podamos pagar esa deuda”. Estas iglesias son de aquellas que no tienen vergüenza de decir que tienen una deuda. El Domingo siguiente, el hombre pobre apareció con los 50 dólares, conforme había prometido.

El misionero estaba perplejo y le preguntó cómo él lo había conseguido. El hombre respondió: “¡Pastor, no se preocupe, el dinero es limpio!” Unas semanas después, el misionero viajaba por el área en trabajo y llegó a la casa del hombre. Preguntó a la esposa donde él estaba. Ella respondió: “¡En el campo labrando!" El misionero se dirigió al campo y vio algo extraordinario. ¡Él vio el viejo hombre tomando el arado y el hijo tirando para labrar! Le preguntó que había hecho con su mula. Él respondió: “No es bueno que una Iglesia del Señor Jesús esté debiendo 50 dólares a alguien. Por eso, vendí mi mula para que podamos pagar esa deuda”


Otra prueba que la Iglesia de Corea tiene el mismo Espíritu que la Iglesia Primitiva, es su celo por la Palabra de Dios. Por el tiempo del Avivamiento no conseguían imprimir Biblias suficientemente rápido para cubrir la necesidad. En un año sólo, cerca de 6.000 Biblias fueron vendidas en Ping Yang. Todos aprenden la Biblia, hasta las mujeres más iletradas. Todos los creyentes que viajan llevan la Biblia consigo. Durante el viaje, visitaban tabernas, locales de alojamiento, hoteles y muchos eran salvos de sus pecados. En nuestro país, el pueblo Cristiano no hace el mismo uso de su Biblia. Una vez, viajando en un convoy, leía mi Biblia.

Noté como un hombre me miraba de una manera extraña, lleno de curiosidad. Él no consiguió resistir por mucho tiempo aquella curiosidad y vino hacia mí y me dijo: “Perdóneme, pero yo nunca vi una única persona en un viaje leyendo La Biblia o un himnario a menos que sea un padre o un Hermano Plymouth. ¿Qué es usted?” Respondí que no era ninguno de los dos. “¿Qué es el señor entonces?” “Soy un misionero en China”. Pues, ¿porqué razón es una cosa tan extraña para alguien estar leyendo la Biblia, el mejor de los libros? ¡Yo ya vi pastores y líderes de las Iglesias jugando cartas durante viajes idénticos en barcos y convoys!

Los Coreanos tienen un proverbio que dice que los más viejos tienen el derecho de criticar a los más jóvenes y que, si después de la crítica aún restan argumentos en los más jóvenes, los más jóvenes tienen, por su parte, derecho de criticar a los más viejos porque no hicieron bien su trabajo. En los países Cristianos, esos derechos están adulterados. Los jóvenes critican todo aquello que les apetece. Los Coreanos admiten y creen que la crítica más antigua está en la Biblia.

Por esa razón, ellos creen que la Biblia debe criticarlos en primer lugar y, después de eso, nada sobra de la vida de ellos para tener cómo criticar el Libro de Dios. Yo creo en ese tipo de criticismo. Nunca es que seamos demasiado criticados por la Biblia dentro de aquel espíritu Coreano. ¡Si los hombres fueran más humildes en nuestros seminarios, muchos de los libros de Teología serían quemados en vez de estudiados, tal y cual hicieron aquellos que quemaron sus libros de sabiduría y de magia cuando Pablo entró en Éfeso! Si eso aconteciera, ciertamente que habría un grande avivamiento en todo el mundo.

Cuando los pastores y evangelistas Coreanos fueron lanzados en las prisiones por los soldados Japoneses, nunca perdían su tiempo, antes lo usaban para leer sus Biblias y se se equipaban aún mejor. Uno de ellos leyó toda la Biblia 7 veces durante su estancia en la prisión y exclamó: “¡Nunca imaginé que mi Salvador fuera tan maravilloso así!” Otro pensaba que los Japoneses irían a quitarle la Biblia para destruirla. Por esa razón, él memorizó el libro de Romanos y estaba memorizando el libro de Juan cuando fue liberado. Si una persecución genuina se levantara en el mundo Cristiano, creo que la Biblia sería más apreciada que lo que es actualmente.


En la villa donde el Sr. Foote descubrió que todas las familias eran creyentes, él bautizó 25 personas. Él preguntó al primer voluntario si conocía alguna parte de las Escrituras. Él respondió que sí y comenzó a recitar. Él habló de memoria más de 100 versículos, unos atrás de los otros. El Sr. Foote lo paró y preguntó al candidato siguiente, temiendo que aquel primer candidato hiciera que los otros se sintieran mal. Para su sorpresa, ¡él descubrió que todos los candidatos sabían más de 100 versículos! Y eran paganos que vinieron a Cristo.

Una de las razones porque la Iglesia Coreana es tan fuerte y tan eficiente, se debe a los estudios Bíblicos a los cuáles son fieles. En un año sólo, fueron dados 1.400 estudios bíblicos a 90.000 estudiantes de todas las edades en Ping Yang. Ellos mismos pagaban los gastos para frecuentar esas clases de estudios bíblicos. Sólo en un centro, cerca de 1.800 personas asistieron a los estudios bíblicos. En otro lugar, no había comodidades y habitaciones suficientes para todos los que asistieron. Fue pedido a los paganos que dispusieran hospedaje a los visitantes. Nos fue relatado que, todas aquellas familias paganas que recibieron a esos creyentes como huéspedes, fueron convertidas.

Ninguna persona era demasiado vieja para asistir a la escuela dominical y aprender la Biblia. En un día lluvioso fuimos a investigar si había gente en las clases dominicales antes de los cultos. ¡En algunos de ellos, ya no cabía gente siquiera!

La Iglesia Primitiva se alegraba con el hecho de que eran hallados dignos de sufrir por el nombre de Jesús. El mismo espíritu y actitud hallamos entre los creyentes de Corea. No era de extrañar que los Japoneses se llenaran de celos y furia al punto de perseguir a los creyentes Coreanos. Había quejas absurdas contra los Cristianos en Shun Chun. ¡Decían que ellos estaban en conspiración contra el General Terauchi, el Gobernador! Nunca hubo ninguna idea de conspiración, pero, aún así, muchos líderes Cristianos fueron lanzados en las prisiones. Era conocido de todos cómo ellos eran brutalmente torturados por la policía en las celdas para ser obligados a decir aquello que los Japoneses deseaban que confesaran. Eran colgados por los dedos pulgares y quemados con hierros calientes. Un hombre se desmayó 7 veces bajo tortura. Pero, todos permanecieron fieles y los tribunales acabaron por liberarlos, todos como inocentes.

Había un hombre que predicaba en su villa. Él fue condenado por sus líderes a quedarse sin casa y sin nada. Él no recurrió a los tribunales para reclamar sus derechos, pero, a través de la gracia de Dios, permaneció dulce y fiel como siempre. Él, humildemente, soportó todos los insultos y continuó predicando a Cristo con un corazón puro y libre de amargura. ¡El final de la historia fue que su tribu entera fue convertida a Cristo! Le fue devuelto todo lo que le habían quitado. No fue preciso recurrir a los tribunales.

Había un hombre que, mientras visitaba la ciudad, fue convertido y confesó al Señor Jesús a través del Bautismo. Después, salió para contar a todos la maravillosa Historia de Jesús. Su tribu lo recibió mal y se quedaron enfurecidos contra él. Lo maltrataron casi hasta a la muerte. Al ser traído al hospital, comprobaron que su vida estaba presa por un hilo. Después de algunas semanas, el médico lo mandó hacia casa, pero, le avisó que podría tener una hemorragia en cualquier momento. Ese creyente compró muchos libros sobre la salvación y, durante tres años, recorrió todo su distrito distribuyendo literatura y anunciando el Evangelio de Quien tanto amaba. Cierto día tuvo la anunciada hemorragia y falleció y fue para casa a vivir cerca de su Salvador y Señor. Pero, en el distrito donde lo quisieron matar, él dejó 11 Iglesias plantadas.

Ciertamente que el Espíritu Santo siempre estuvo glorificando al Señor Jesús en Corea, tal y cual hacía en los primeros tiempos en Palestina, durante el primer siglo. Esto es un verdadero desafío al mundo llamado Evangélico. Necesitan despertarse para la realidad que les fue prometida y, de la cual, ni hacen caso. Deben hacer como sus hermanos de Asia hicieron. Ellos consiguieron dejar comprobado que no es a través de la fuerza, ni de la violencia que el Reino de Dios es manifiesto al mundo. En toda humildad se entregaban a Jesús e, inmediatamente, se rendían a una vida de plenitud que se hacía evidente a través de sus vidas y vivencias personales. Dios espera con intensidad para visitarnos de la misma manera y con la misma plenitud de salvación. Pero, que quede claro que necesitamos pagar el precio real para que no acontezca que nos quedemos con la fama de que estamos vivos y, aun así, que seamos condenados porque despreciamos a Aquel que nos da tan grande salvación de gracia.

Publicado en los Estados Unidos de América en Inglés.
José Mateus (zemateus@msn.com)

SI TE HA GUSTADO ESTA PÁGINA

DEJANOS TU COMENTARIO

Y GRACIAS POR VISITARLA

Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    daniel (viernes, 29 noviembre 2013 13:41)

    gloria al nombre del señor y el gloriosos Espíritu Santo que el señor nos ayude a levantarnos del sueño aquí en las iglesias de latinoamericana donde con un poco de búsqueda ya hemos pensado que hemos hecho mucho , es hora de la humillacion y entrega al señor

  • #2

    pedro (lunes, 09 diciembre 2013 13:39)

    DIOS LES BENDIGA y toda la gloria para dios

  • #3

    Miriam (sábado, 08 marzo 2014 15:10)

    Gracias, por compartirnos las cosas maravillosas que. Nuestro Señor Jesus atraves de su santo Espíritu hizo, y seguirá haciendo, oro al Señor mi Dios por un Avivamiento en U.S.A

  • #4

    Luis Arriola (lunes, 22 junio 2015 04:56)

    maravilloso,es lo que durante toda mi vida supe que tenia que hacer pero no hice.Ahora pido a Dios desde aqui,Jose C. Paz Bs.As, Argentina desde mi casa empiezo una vida de oracion.de clamor de buscar esa visitacion del ESPIRITU SANTO.

  • #5

    Alberto (domingo, 23 agosto 2015 07:39)

    He aprendido queantes de cada avivamiento, Dios nos manda a orar intensamente y a humillarnos
    confesar nuestros pecados. 2 Crónicas 7:14. Gracias por este artículo.

Reserva directo en Acapulco Cancun, Huatulco, Ixtapa Zihuatanejo, Puebla, Puerto vallarta, Veracruz, los Cabos

Aquí y te informamos como 

O HAS AQUI TU DONACION DIRECTA

Estado del tiempo en México

Alerta sismica en linea

La ultima advertencia 2016

Las profecias por ocurrir

DIOS NO ESTA MUERTO 2

Pelicula - ¡HIJO DE DIOS!

Mundo cristiano - Noticias

Del 18 de Noviembre de 2016

Del 25 de Noviembre de 2016

Testimonios-VIDA DURA T.V

CUARTO DE GUERRA

Amado Hno., Pastor o lider ¿deseas promover tu evento en nuestra página? podemos insertar tu poster o link en la pagina principal, solo contáctanos y nosotros te decimos como. Escríbenos en el siguiente formulario tus dudas.

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Entren por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella. Mat.7:13

SUBAMOS AL MONTE

Debido a la situación que por largo tiempo hemos estamos padeciendo en nuestra nacion de Mexico y en nuestro estado de guerrero. Hacemos un llamado a cerrar filas y a unirnos en oración.

BENDICIONES

DE UNCION DE LO ALTO

Hola, unción de lo alto les desea hermosas y abundantes bendiciones y que el Dios de toda gracia les conceda las peticiones de sus corazones, les animamos a que sigamos adelante con nuevos propósitos y proyectos en Cristo para la honra y gloria de su santo nombre, a no escatimar esfuerzos sabiendo que la obra de nuestras manos no es en vano, por lo que ponemos en sus manos estos pequeños panes y peces y que el Señor lo multiplique en su corazon, y como dice su palabra, no nos cansemos de sembrar que a su tiempo segaremos, bendiciones a todos nuestros Hnos, amigos y siervos en Cristo, asi, como a toda la familia en la fé les deseamos los pastores  Martha  y Daniel. Iglesia Mundo de fe Renacimiento en Acapulco Gro.

Autores de esta página

CONTACTANOS VIA E-MAIL

Si deseas escribirnos en forma personal llena este formulario ya que en la sección de comentarios o del libro de visitas, A los e-mail el sistema no los registra, sino únicamente las direcciones de paginas webs, es por esto que no podemos contestar algunas peticiones que nos hacen  

         

QUE DIOS TE BENDIGA

Por favor inserta el código:

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.