William (Guillermo) Carey 

1761–1834 

 

“Padre de las misiones modernas”

 

William (Guillermo) Carey nació en la aldea de Paulerspury, Northamptonshire, Inglaterra, 17 agosto 1761. No debe caber duda que era un instrumento escogido para llevar a cabo muchas obras en el mundo. Lo que hizo llegó a ser conocido por muchos y conmovió a muchos de manera que ha sido llamado por muchos el “padre de las misiones modernas”.

 

Cuando se mira hacia el pasado es sorprendente encontrar historias de hombres valerosos, intrépidos y decididos a realizar grandes empresas. Historias en las cuales dichos hombres han dejado huellas tan importantes que aún perduran en nuestra época. Leer sobre estos varones y en especial si son siervos de Dios son alicientes que nos deben inspirar a realizar grandes cosas. Podríamos mencionar a muchos, pero en esta oportunidad nos referimos a un hombre por el cual las misiones tomaron nueva vida, considerado como “el padre de las misiones modernas”. Se trata de Guillermo Carey, quien en una oportunidad expreso en uno de sus sermones: “Espera grandes cosas de Dios. Procura grandes cosas para Dios [1] ” Con palabras tan directas, sinceras y desafiantes como estas quien no toma la decisión de servirle al Dios es porque no tiene un claro sentido de pertenencia por la gran comisión.  

 

Acontinuación presentamos una breve descripción de la vida de Guillermo Carey resaltando aspectos como: Su vida personal, familiar, las labores que desempeño, en qué contexto lo hizo y finalmente se realiza un análisis con los errores que cometió y se presenta una comparación de éste con algunos personajes de la Biblia.

 

Vida personal y familiar. Nació el 17 de agosto de 1761 en Paulerspury, Inglaterra. Hijo de tejedor Ingles. Desde muy niño Guillermo tenía una mente muy abierta y creativa, procurando no dejarse limitar por las circunstancias. La tenacidad fue una de sus características predominantes desde la infancia. Era un excelente estudiante y asiduo lector. Tuvo un notorio interés por coleccionar insectos, plantas y flores, que a la postre se convirtieron en un espacio de diversión cuando estuvo en la India. Desde los dieciséis años se convirtió en zapatero y ejerció este oficio durante casi doce años. A la par que trabajaba como zapatero se dedicó a aprender varias lenguas y geografía universal, así como a conocer la Biblia. [2]  

 

El abuelo y el padre del pequeño Guillermo eran, respectivamente, profesor y sacristán (Iglesia Anglicana) de la parroquia. De esa manera el hijo aprendió lo poco que el padre podía enseñarle. Pero no satisfecho con eso, Guillermo continuó sus estudios sin maestro. [3]   Fue así que se capacitó en nuevo testamento y griego.

 

Pero, ¿quién es William Carey? ¿Cómo sucedió esto? Podemos observar como Dios en su providencia dispuso muchas cosas para que todo esto sucediera en el mundo, incluyendo el llamamiento de Carey a la salvación y la labor de dar a conocer el evangelio entre personas de lenguas que nunca oyeron el nombre de Jesús y no sabían nada de las Sagradas Escrituras, la Palabra de Dios.

 

Su hogar, su juventud y los tiempos en los cuales vivió (1761-1775)

 

william guillermo careyLos padres de William Carey pertenecían a la Iglesia de Inglaterra, llamada también la Iglesia Anglicana. Su abuelo paterno, que William nunca conoció, fue el maestro de una escuela en la aldea, mantenida por filántropos. También era empleado por la Iglesia para atender a asuntos administrativos (como registrar los nacimientos y bautismos, mantener las minutas y otras cosas). Luego el padre de William ocupó las mismas posiciones.

 

En aquellos tiempos (desde los años de 1660 en adelante) sólo los de la Iglesia Anglicana podrían ser empleados del gobierno, oficiales en el ejército o marina y maestros de escuelas reconocidas por las autoridades (“acreditadas”). Los que no eran de esa iglesia no pudieron graduarse de las universidades, y tuvieron que registrar los edificios donde se reunían y limitar sus actividades públicas a esos edificios. O sea, había tolerancia de la religión de otros que no eran anglicanos (como presbiterianos, congregacionalistas, bautistas, cuáqueros y otros “no conformistas”, “disidentes”, o “independientes”), pero sus libertades o derechos civiles fueron restringidos y muchas veces fueron mirados con sospecho como potenciales enemigos del estado, revolucionarios, “terroristas”.

 

Por supuesto, William no tuvo que preocuparse con eso porque, aunque su familia era pobre, fue criado entre los privilegiados y absorbía el desdén de ellos hacia los “no conformistas”.

 

Con todo, si hubiera vivido unos años antes es muy posible que no hubiera recibido una educación formal. Debido al Señor y su gracia común y también a lo que el Señor hizo en conexión con lo que se llama el “Gran Despertamiento” o “Gran Avivamiento” había unas cuantas cosas buenas sucediendo en el país a pesar del trato de aquellos que no pertenecían a la Iglesia de Inglaterra.

 

Por ejemplo, la educación estaba llegando a los hijos de los pobres y William recibió 7 años de estudios con su propio padre, incluyendo los rudimentos de latín.

 

Además, otras cosas estaban sucediendo en Inglaterra que sirvieron para preparar el camino para lo que el Señor hizo por medio de Carey y sus compañeros y los que apoyaban su visión misionera. Por ejemplo, la expansión colonial había engrandecido el punto de vista internacional y responsabilidad, abriendo comercio y viajes. El capitán Cook estaba haciendo mapas del mar Pacífico y las islas y costas de los países; el mundo industrial (como las grandes empresas que tenían mucho control en la India) comenzó a oír las razones para abrir las puertas cerradas; y el conocimiento de pueblos del mundo que no tenían el evangelio tocó la conciencia de algunos ingleses y los impulsó hacia el camino de la labor misionera.

 

Entre otros factores que influyeron en esos tiempos el Sr. S P Carey también nota que, en las colonias de América del norte, los hijos de los padres puritanos estaban obteniendo nuevas libertades a costo de su sangre; en Inglaterra en parlamento y en la prensa el pueblo estaba ganando unas campañas para tener más libertades; los de las iglesias que no eran de la Iglesia de Inglaterra estaban protestando los estatutos que les negaron una ciudadanía igual a los de la iglesia “oficial”; Francia estaba en medio de una revolución para obtener más justicia; Bretaña estaba dándose cuenta de la vergüenza del comercio de los esclavos; se estaba despertando compasión hacia los locos y prisioneros; el gran avivamiento había demostrado el poder del evangelio predicado; los redimidos estaban alabando al Señor en poesía; el hipercalvinismo estaba cediendo a un evangelio ofrecido a todos; las iglesias estaban aprendiendo a cooperar; la oración colectiva fue estimada y practicada constantemente.

 

Carey vivió en la aldea de Paulerspury hasta terminar su educación a 14 años de edad. Le gustó la ciencia y libros sobre viajes de otros. Tuvo deleite especial en libros sobre “Colón” de manera que algunos de sus conocidos le llamaron “Columbus” (o sea, Colón). A los doce (12) años de edad memorizó 60 páginas de vocabulario en latín (Vocabulium Latiale por Thomas Dyche), el cual muestra su aptitud para los idiomas. Pero, no aprendió nada de griego en esos años.

 

Fue buen estudiante, pero sus intereses se extendieron más allá de los libros. Cerca a la aldea había campos y bosques. William prestó mucha atención a las plantas, aves y animales – un interés que nunca perdió.

 

Tenía un tío llamado Peter que había pasado unos años en Canadá y después de regresar a Inglaterra trabajó como jardinero. Varios opinan que mediante el contacto con ese tío y las conversaciones con él que los horizontes de la educación de Carey fueron grandemente expandidos. Su interés en las plantas y en el mundo fuera de Inglaterra se debía en parte a su contacto con ese tío.

 

Aunque los padres de Carey no fueron cristianos evangélicos, con todo Dios proveyó un ambiente serio en cuanto a la educación se refiere. Pero Carey no aprendió las verdades netamente evangélicas y de piedad, no tenía fe salvadora y en el principio de su tiempo fuera del hogar, sin las restricciones del mismo, juraba y mentía.

 

Aunque Carey carecía de unas cosas importantes en su crianza, nos da ganas de llorar al ver tantos niños hoy día que no tienen casi nada semejante a lo de Carey, sino que se están criando mayormente con el televisor y las locuras que se presentan. Aun peor, muchas veces están puestas en las escuelas públicas que, frecuentemente, son dominadas por los enemigos de Jesucristo y su pueblo fiel. Amor a las cosas creadas que nos rodean, amor a los libros y la educación son cada vez más desconocidos en el mundo moderno de los Estados Unidos, Puerto Rico y muchos otros sitios. ¡Cuán importante es la crianza de los niños!

 

Los años de aprendizaje, conversión, matrimonio y desarrollo en la fe (1775-1784)

 

A los catorce años de edad, como los padres de Carey no pensaron en darle más educación o no pudieron hacerlo, Carey quiso trabajar en jardinería, pero una enfermedad de su piel, que no le permitió trabajar en el sol, hizo necesario un cambio de planes. ¡Quién hubiera pensado que este joven que tuvo que cambiar la carrera deseada porque no pudo aguantar el sol de su país serviría al Señor por años y años el clima de la India! Todo ayuda a bien.

 

Se presentó una oportunidad de aprender como hacer zapatos en una aldea de Buckinghamshire (Piddington). Su padre pensó que había futuro en ese campo para su hijo y buscó la manera de proveer para que su hijo William pudiera aprender.

 

El dueño de ese negocio era un hombre severo, especialmente si estaba ebrio, pero Carey perseveró en su empleo como aprendiz. Dios hizo muchas cosas allí en su providencia. El otro aprendiz, John Warr, tres años mayor que Carey, había sido criado por padres en una iglesia no conformista. Al principio de su contacto como compañeros de cuarto y de trabajo Warr discutía asuntos religiosos con Carey y Carey se molestó y le menospreció, aunque confesó luego que lo que Warr dijo le inquietó. Pasado un tiempito el Señor obró en la vida de Warr para salvarle de veras y como creyente él buscó la salvación de su amo y de Carey, suplicando y persuadiendo y prestando libros, de tal manera que Carey comenzó a oír el evangelio. Al principio la forma de su religión fue una determinación, como dijo, de dejar de mentir, jurar y cometer otros pecados. A veces trató de orar cuando estaba solo. Asistió las reuniones de oración en la iglesia de Warr, pero en su religiosidad asistió 3 veces cada domingo la Iglesia anglicana de la parroquia. No obstante, no había visto todavía su verdadera pecaminosidad y la gracia de Dios en Cristo Jesús.

 

Finalmente, mediante un suceso en el cual Carey trató de robar un chelín, mintiendo, y fue descubierto, Dios le humilló al piso y tuvo misericordia de él, perdonándole y aun preservándole en su empleo, salvándole de vergüenza pública. De allí en adelante vio su falta de justicia propia, recibió la justicia de Cristo y vivió como un hijo de Dios, redimido, transformado y dedicado.

 

Junto con sus inquietudes y aun antes de convertirse había otra experiencia que vale la pena mencionar. Carey iba mirando un comentario sobre el Nuevo Testamento que pertenecía a su amo. (Parece que los libros del amo eran mejor que la vida de su dueño.) Carey encontró unas letras que no entendió. Las copió y las llevó a un amigo que había recibido una educación mejor que Carey. El amigo le informó que fueron letras griegas, y luego estudió con él y le buscó un libro de gramática y un libro de vocabulario griego. Carey los dominaron.

 

Pasado algún tiempo después de su nuevo nacimiento, Carey tomó la decisión de continuar con las iglesias no conformistas. Sucedió que oyó un sermón el 10 de febrero de 1779 que le persuadió que debe aceptar el reproche de las iglesias no conformistas (y él sabía muy bien lo que era). Aunque identificado con los no conformistas, Carey pasó por unos caminos difíciles antes de llegar a tener convicciones firmes y fuertes sobre las enseñanzas bíblicas y su fe.

 

En septiembre de ese año 1779 su amo murió y él fue recogido por un pariente de su amo en otra aldea cercana donde estaba la iglesia no conformista que asistía. Allí en ese pueblo Carey conoció a Thomas Scott (luego conocido por sus comentarios). Scott fue una influencia positiva en la vida de Carey. Pero Carey también conoció a otros que eran seguidores de las enseñanzas de William Law, autor de un libro famoso, A Serious Call to a Devout and Holy Life (Una llamada seria a una vida piadosa y santa). Los seguidores de Law eran místicos en el sentido peor de la palabra y Carey se confundió hasta que vio que solamente las Escrituras son la guia segura para todo lo que debemos pensar y hacer. Dios usó a Scott y a otros en esa etapa de la vida de Carey para salvarle de la confusión y darle una seguridad bíblica, como el libro del bautista Robert Hall, Help for Zion’s Travellers (Ayuda para los viajeros a Zión).

 

Al acercarse al fin de su tiempo de aprendizaje, en junio de 1781, a 20 años de edad, Carey se casó con una creyente, Dorothy, hija de un líder de la capilla no conformista, cuñada del dueño de la zapatería. Era buena mujer, aunque, como muchas mujeres de aquel entonces, ella nunca había aprendido como leer y escribir (Carey le enseñó luego). Carey estaba feliz en su hogar, trabajando, estudiando latín y griego (en el “Colegio Carey” como Scott llamó a su casa), cuidando a su hortaliza, adorando con los hermanos de la aldea. Nació una hija, llamada Ann.

 

El año siguiente Carey y su hija se enfermaron con una fiebre. La niña murió y Carey padeció como año y medio con esa fiebre, sufriendo, pero sin dejar de cumplir sus responsabilidades. Esa enfermedad le dejó calvo a 22 años de edad. Además su cuñado, el dueño de la zapatería murió y tocó a Carey ayudar con el cuidado de la viuda y sus 4 hijos. Los tiempos eran difíciles. Sufrió pobreza.

 

A pesar de la carga pesada y sus luchas doctrinales y espirituales, Carey siempre fue activa en el servicio del Señor. Adoraba regularmente en la iglesia no conformista de la aldea. De hecho, un mes antes de casarse, hizo pacto con otros para establecer formalmente la iglesia disidente de la aldea. Participó activamente en algunas conferencias celebradas por la noche en el día de reposo.

 

En 1782 pudo asistir a una reunión de una asociación de iglesias bautistas, celebrada en el pueblo de Olney. Fue desconocido, y no tenía comida, pero oyó a 3 sermones excelentes, uno de ellos predicado por Andrew Fuller, un hombre que luego figuró grandemente en la vida de Carey. Fue un momento inolvidable.

 

En junio de ese año, junto con otro hermano, comenzó a ayudar con la predicación, una semana sí, la otra no, en una iglesia bautista que no tenía pastor. Además, la gente no conformista de la aldea donde se crió oyeron de él y pidieron que predicara para ellos también. Aceptó ir una vez al mes. Así pudo visitar a sus padres y hermanas, a los cuales quiso ver convertidos y sirviendo en una iglesia de creyentes en vez de estar en la iglesia anglicana. Sus hermanas se acordaron de su celo y como “quiso derrumbar todos los altares de Baal a una vez”.

 

El grupo de no conformistas con los cuales Carey servía no requirieron que una persona como Carey se bautizara como creyente. En el año 1983 Carey oyó un sermón sobre el bautismo de los creyentes que le inquietó. Estudió el Nuevo Testamento cuidadosamente y llegó a la conclusión que el bautismo no es para los bebés sino una ordenanza dada por Dios para los concientes de su fe. Habló con el bautista calvinista John Ryland padre de Northampton sobre el asunto. El padre tenía 60 años de edad en aquel tiempo y refirió el caso a su hijo John Ryland, el cual bautizó a Carey en el rio Nen, el domingo 5 de octubre a las 6 de la mañana.

 

Más o menos en ese tiempo leyó las jornadas de Capitán Cook (conocido por el motín en su barco Bounty). La lectura de los apuntes de Cook despertó en su ser un fuerte deseó de llevar el evangelio a los paganos. Cook presentó las condiciones de las gentes del mar Pacífico, pero opinó que la religión no les llegaría porque “no serviría el propósito de la ambición pública ni la avaricia privada; y sin tales incentivos, puedo decir que nunca será intentado”. Carey pensó de manera diferente. A la vez que deseaba la salvación de los paganos de otros países, predicó el evangelio en su propio país y buscó la salvación de sus parientes.

 

El Señor llenó su vida con muchas experiencias formativas en los diez años de su vida después de su educación. Aprendió su oficio; tuvo su inicio en griego; descubrió sus pecados y su Salvador; aceptó el reproche de pertenecer a iglesias no conformistas; llegó a convicciones propias y bíblicas sobre su fe cristiana y sus doctrinas; conoció lo bueno de estar casado y tener un hogar; experimentó el gozo de ser padre y también la angustia de perder un hijo y la prueba de la pobreza. Trabajó en enseñar, dio testimonio cristiano, se unió a una iglesia, predicó su primer sermón, obedeció la ordenanza del bautismo, sintió profundamente la condición perdida de los paganos y llevó a sus hermanas al Señor y a su servicio hasta el fin de sus vidas.

 

Pastor en Inglaterra y misionero escogido (1785-1793)

 

Carey trabajaba en su oficio y estudiaba y predicaba. Llegó el día cuando los santos de la aldea de Earls Barton, los de la iglesia en la cual Carey predicaba cada 2 semanas, quisieron llamarle como su pastor. A la vez, consultaron con un pastor bautista llamado John Sutcliff de Olney (un pueblo en el cual John Newton había vivido y pastoreado por un tiempo). Sutcliff visitó al sitio, predicó a ellos y habló con Carey. Como Carey era miembro de una iglesia floja en algunos sentidos, Sutcliff le aconsejó que se uniera con una iglesia sólida para continuar su ministerio como parte de una iglesia bautista sana en la fe.

 

Carey oyó el consejo y se unió a la iglesia bautista en Olney con Sutcliff como su pastor, sin embargo, la primera vez que predicó delante de esa iglesia, en un edificio que podía acomodar a 700 personas, la predicación fue tan pobre que la iglesia no pudo ver los dones de un pastor. Pero, con el apoyo de ellos siguió predicando en Earls Barton y también en un pueblo llamado Moulton.

 

Carey se había mudado a Moulton en marzo de 1785 para abrir una escuela y seguir su oficio. Allí había una pobre iglesia bautista bien cerca de su casa. El edificio de ellos estaba muy deteriorado y también el ánimo y condición de los miembros. Carey predicó y ayudó a ellos en sus domingos libres y en otros tiempos. Había unas conversiones, se animaron de nuevo los pocos creyentes de manera que ellos también quisieron que fuera su pastor.

 

En el verano de 1786 Carey predicó otra vez en Olney y esa vez la iglesia estaba satisfecha y le comisionó a predicar a “dondequiera que Dios en su providencia le llamaría”, así reconociendo sus dones para predicar.

 

Con dos iglesias pidiendo su ayuda Carey consultó con Sutcliff. Decidió entonces aceptar la invitación de la iglesia de Moulton donde vivía. Fue ordenado al ministerio 1 agosto 1787. Había como 20 ministros presentes y John Sutcliff de Olney, Andrew Fuller de Kettering y John Ryland hijo de Northampton participaron de una manera especial.

 

Antes de su ordenación la iglesia de Moulton tuvo que hacer arreglos para reparar su lugar de reunión. Después de la ordenación Dios siguió derramando bendiciones sobre la predicación de Carey y la iglesia tuvo que reedificar y engrandecer su edificio, sin embargo eran tan pobres que no pudieron pagar a Carey suficiente para cuidar a su familia.

 

Durante ese tiempo Carey ganó dinero enseñando muchachos de la aldea y haciendo zapatos. Hizo un arreglo con Thomas Gotch, un diácono próspero de la iglesia en Kettering, quien compró cada dos semanas los zapatos hechos por él. Pero, después de un tiempo Fuller descubrió el celo y perseverancia de Carey en estudios lingüísticos y comentó sobre eso a Gotch, el cual dijo a Carey que olvidara de hacer zapatos y le pagaría para dedicarse a esos estudios.

 

Carey creció como predicador. Creció también en sus inquietudes sobre el deber que las iglesia tienen de proclamar del evangelio en toda parte del mundo. Leyó sobre las vidas de John Eliot (trabajó casi 60 años entre los indios de América del norte y tradujo la Biblia a uno de sus lenguas, el primer hombre que logró poner la Biblia en una lengua pagana). Leyó también la vida de David Brainerd. Estos hombres sirvieron de héroes y modelos. Y, por supuesto, habló de estas cosas a otros ministros, especialmente a sus 3 amigos.

 

Un día Carey estaba hablando con Thomas Potts un joven diácono de la iglesia bautista en Birmingham. Potts había viajado a América y hecho negocios con los indios en el área que hoy día es la ciudad de New Orleans. Al contar Potts a Carey de algunas de sus experiencias allí como cristiano entraron en una conversación sobre misiones y Carey expuso sus pensamientos. Potts le preguntó si no había pensado en escribir un librito sobre el asunto y Carey dijo que sí, pero que no tenía el dinero para publicarlo. Potts le dijo que le daría una cantidad suficiente para comenzar el proyecto. Ese librito no fue publicado hasta como 3 o 4 años después (en 1792), pero tuvo una influencia grande. Aun antes de la publicación Fuller lo había leído y probablemente Sutcliff y Ryland, porque ellos, junto con Potts le habían animado trabajar en ese asunto. Se llama “Una investigación sobre la obligación de los cristianos de usar medios para la conversión de los paganos”.

 

En mayo de 1789, tras una lucha interna y consultas con varios consejeros, William Carey aceptó la invitación de la iglesia bautista de Harvey Lane en la ciudad de Leicester. Esa iglesia tenía un edificio que pudo acomodar entre 200 y 300 personas, pero había pasado por divisiones y problemas en cantidad. Al principio todo fue bien. Aun engrandecieron el edificio para acomodar a los oyentes, pero problemas no sanados salieron otra vez y afectó la obra tanto que Carey propuso que la iglesia se deshiciera en septiembre de 1790 y comenzará de nuevo solamente con aquellos realmente comprometidos mediante un pacto solemne. Fue hecho, y algunos de los que se quedaron fuera en el proceso se convirtieron en enemigos, pero desde ese día el Señor comenzó a bendecir a la iglesia y Carey fue ordenado pastor de esa iglesia en la primavera de 1791. Otra vez sus tres amigos participaron en el servicio de ordenación y un gran predicador Samuel Pearce predicó un tremendo mensaje por la noche, “Gloriando en la cruz de Cristo”.

 

Aunque Carey recibía más como pastor en Leicester que en el lugar donde estaba, sin embargo no fue suficiente para cuidar a su familia y siguió manteniendo una escuela y haciendo zapatos también. Pero, estaba disciplinado y perseverante y nunca dejó de estudiar sistemáticamente por su propia cuenta: libros clásicos, ciencia, historia, la Biblia en Hebreo y Griego. Tenía amigos como el viejo Robert Hall que le aconsejaron y criticaron. Por ejemplo, Hall le dijo una que hacía falta de mas “ventanas” en sus sermones.

 

Carey predicó 7 veces cada 2 semanas en la iglesia Harvey Lane, pero no estaba contento de trabajar solamente en Leicester, sino salió y predicó en 5 aldeas cercanas poniendo el fundamento para el establecimiento de nuevas iglesias. En una aldea había muchas conversiones y más de 100 personas se reunirían para la predicación. En su primera carta de la India a esa iglesia él expresó su interés en esas aldeas y en lo que estaba pasando allí.

 

Todo esto nos muestra el corazón de Carey y como era el hombre escogido para servir al Señor en la India. Era de carácter probado y experiencia en el ministerio. Tenía compasión y había visto la bendición del Señor sobre sus labores en la predicación del evangelio a los pobres y otros. No vivía con sueños y nada más. Trabajaba arduamente como evangelista y pastor mientras que siguió estudiando y proveyendo para su familia haciendo trabajos extra.

 

Junto con todo eso, Carey quería ver al evangelio llegar a los paganos. Dios estaba obrando en otros también que buscaban su gloria esperando a avivamientos. Influenciado por los escritos de Jonathan Edwards, desde 1784 varias iglesias en la asociación bautista de Northamptonshire habían orado por avivamiento mundial. Algunos tenían sus corazones dispuestos hacia las misiones, pero nadie pensó que ellos pudieron hacer algo. Solo Carey tenía esa visión y esperanza y habló a sus amigos que le respetaban y le amaban, aunque no vieron ninguna posibilidad de hacer algo. Sin embargo, en 1791 le animaron que terminara y publicara su “Investigación… sobre el uso de medios” para que las iglesias pudieron estudiar el asunto y tomar una decisión sabia.

 

Finalmente en 1792 Carey vio a sus hermanos tomar unos pasos hacia la obediencia de la gran comisión. En mayo de ese año en la reunión de la asociación Carey predicó su sermón famoso sobre Isaías 54:2-3 con el bosquejo simple de dos puntos: Espera grandes cosas y ensaya grandes cosas (en inglés: Expect great things; attempt great things). Los pastores fueron conmovidos pero con todo estaban a punto de cerrar la reunión sin tomar ninguna decisión, cuando Carey suplicó a Fuller y Fuller persuadió al moderador que consideraran el asunto de formar una sociedad para misiones. Aprobaron que un plan fuera presentado en la próxima reunión en octubre. Carey estaba seguro que la sociedad sería formado y quiso ser el primer donante prometiendo dar lo que recibiera de la venta de su “Investigación…” a la sociedad.

 

Así sucedió. En octubre de 1792 nació la “Sociedad de bautistas particulares para la propagación del evangelio entre los paganos” (inglés: Particular Baptist Society for the Propagation of the Gospel among the Heathen). Los “miembros” hicieron promesas de contribuciones y lo que recibieron ese día y las notas de las promesas de 13 hombres fueron colocadas en una caja de tabaco vacía que pertenecía a Fuller. La caja fue decorada con un dibujo de la conversión de Saulo de Tarso en la tapa.

 

Habían hecho un comienzo. Ahora, ¿a quién enviar? Conocieron a un hombre, John Thomas, un médico, que había servido como “misionero” en Bengali en la India. Quiso volver y llevar con él un compañero. En enero de 1793 Thomas visitó a la Sociedad Bautista y después de oírle Carey que antes quería ir a Tahiti se ofreció como voluntario de acompañar a Thomas a la India. La Sociedad dio su apoyo y buscó la cooperación de otras iglesias e individuos. Thomas tenía unos contactos valiosos también. Decidieron salir en abril de ese año.

 

La esposa de Carey estaba encinta y faltaba poco. Esa noticia fue fuerte para ella y la iglesia de Harvey Lane lloró pensando en perder su pastor. Pero Harvey Lane se sometió al Señor y envió a Carey con su bendición. En la providencia del Señor, después de tiempos de prueba y angustia, Carey y Thomas no pudieron salir en abril. Finalmente salieron en junio de 1973 y Carey fue acompañado por su esposa y la hermana de ella y los cuatro hijos todavía vivos. Fue maravilloso como todo sucedió, pero la verdad es que muchos tenían su fe probada en el tiempo entre abril y junio, porque todo pareció como frustrado y perdido.

 

Aquí, podemos observar que el concepto de la obra misionera visualizado por Carey no era que el misionero recibiera ayuda económica constante, sino que fuera ayudado a mudarse, para quedarse y que buscaría como mantenerse a sí mismo en el campo misionero. Carey nunca volvió a Inglaterra. Una vez que su esposa estaba a su lado nunca pensó o planificó volver. Lo que sí pidió de sus amigos fue su apoyo en oraciones. Cinco hombres (Pearce, Fuller, Sutcliff, Ryland y Carey) hicieron un pacto de apoyo espiritual. La figura que Fuller usó fue: Carey bajaría a la mina pero los cuatro tuvieron que jurar que no soltarían las sogas mientras tuvieran vida. Todos cumplieron su pacto.

 

Los cuarenta años en India (1793-1834)

 

El viaje a la India fue realizado en un barco danés y tardaron 5 meses en llegar, pero al fin el barco entró en el puerto de Calcuta en el río Hugli. Los misioneros no pudieron usar ese nombre porque la compañía de Bretaña que controlaba esa parte de la India no permitía a misioneros. Además, salieron del barco usando un pequeño barco nativo para evitar que otros los vieran e hicieran preguntas.

 

Al principio vivieron en una casa en un sitio bajo control de los portugueses, así evadiendo la interferencia de los ingleses. Thomas comenzó a predicar a los bengalis inmediatamente.

 

Poco después, Thomas comenzó a trabajar como médico en Calcuta y Carey solicitó unas tierras de las autoridades para cultivar y mientras esperaba eso recibió ayuda de un usuro que le proveyó una casa gratis. Thomas le informó que el dinero que trajeron se había acabado y no había esperanza de más por meses. En esos días de gran pobreza la esposa de Carey y su hijo Felix padecieron de disentería y comenzaron los problemas mentales de la esposa de Carey que duraron hasta su muerte 13 años después. En diciembre de 1793 y enero de 1794 Carey se dio cuenta que sólo Dios pudo sostenerle. Los sufrimientos eran grandes.

 

En febrero tuvo la oportunidad de mudarse a un sitio donde había terrenos para trabajar y el Señor también proveyó un amigo en ese lugar, Charles Short. El clima era mejor y la esposa de Carey mejoró un poco allí. Carey tenía su propio maestro de Bengali que vivía con ellos. Trabajó en su “finca” allí y estudió el idioma hasta que recibió una carta de Thomas invitándole a un área llamada Malda donde Carey podría trabajar por un hombre cristiano como gerente de una plantación de índigo. Carey aceptó y en junio de 1794 comenzó sus trabajos en esa industria.

 

Dominó bien las responsabilidades. Escribió a la Sociedad Misionera en el 5 de agosto, como Culross explica, “Al aceptar la oferta y cambiarse para allá, Carey escribió a sus amigos en Inglaterra que no pediría más ayuda a la Sociedad, y que el sueldo destinado para él debía usarse de otro modo; sólo deseaba que le enviaran unos utensilios para la agricultura y un surtido anual de semillas, por el cual prometió remitir con regularidad el dinero. Al mismo tiempo les aseguró que seria su gozo mantener con ellos la misma relación como si necesitara su ayuda y que esperaba tener la misma correspondencia con ellos como antes.”

 

En aquel entonces algunos criticaron a Carey porque pensaron que estaba demasiado envuelto en los negocios de este mundo. Pero progresó en sus estudios y comenzó a predicar en bengali. Los que estaban preocupados jamás se imaginaron lo que estaba delante. Carey estaba fiel en poco, siguiendo al Señor. Luego pudiera se fiel en mucho.

 

Siempre pasó por sufrimientos. Su 2do hijo Peter murió de fiebre. Su esposa se enfermó de nuevo temprano en el año 1795 y de allí en adelante nunca estaba bien de mente. (Carey la cuidó aunque ella se puso tan mala que eventualmente le agredió. A la larga Algunos amigos le aconsejaron que le pusiera en una institución, pero sabiendo como cuidaban a la gente en esos lugares, Carey nunca aceptó ese consejo pero hizo provisión en su casa hasta que ella murió en 1808.)

 

En octubre de 1796 el primer recluto misionero sorprendió a Carey entrando su casa una tarde. Su nombre fue John Fountain; su presencia animó a Carey. En 1798 el dueño de la plantación, Sr Udny, compró una prensa para Carey y Fountain. Luego de esta bendición Carey recibió una carta de William Ward, creyente que sabía como imprimir libros. La Sociedad iba a enviarle para ayudar a Carey, junto con algunos otros misioneros. Esa carta llegó en mayo de 1799, pero a la vez en ese mismo mes el dueño de la plantación, debido a inundaciones, sequías y otros problemas, vio la necesidad de cerrar sus operaciones y dio aviso que lo haría al fin del año 1899.

 

Carey había servido en la India por casi seis años, sin ver a un indio convertido de veras y ahora estaba enfrentando desempleo y un grupo de misioneros venían de camino. Carey hizo arreglos de trabajar en otro lugar y gastó en los arreglos. Pero cuando los misioneros llegaron a Serampore que perteneció a los daneses los ingleses no los permitieron entrar en territorio controlado por ellos y aun trataron de obligar a los daneses que los entregara para deportarlos. Pero los daneses dijeron que no. Carey abandonó el lugar donde estaba, perdiendo el tiempo y dinero invertido, pero no dudando de su deber. Llevaron la prensa a Serampore y allí un nuevo capítulo comenzó en la obra misionera en la India.

 

El famoso trio de Carey, Marshman y Ward mantuvieron contacto con la Sociedad y sus cartas e informes fueron publicados hasta que el mundo pudo ver que poca gente por medio de fe y oración pudieron esperar grandes cosas y esforzarse para hacer grandes cosas. Por eso, Carey se llama el “padre de las misiones modernas”, un título que jamás buscó, esperó o se hubiera imaginado. El sabía muy bien de las labores de otros y fue animado por esas labores. Pero los logros de traducciones de las Escrituras, las conversiones que eventualmente vieron, fueron como llamamientos a otros para servir al Señor alrededor del mundo. Carey oró que la Sociedad Bautista pudiera enviar misioneros a Africa y a muchos otros lugares, y la exhortó que lo hiciera.

 

En Serampore, Carey rehusó hacerse jefe y los cinco misioneros (Carey, Fountain, Brunsdon, Marshman y Ward). Hicieron un acuerdo. Uso la descripción de Culross para explicar:

La idea morava algo modificada, o, como ellos habrían dicho, la idea de la iglesia de Pentecostés, fue adoptada por ellos. Se resolvieron constituir una sola familia. Había de haber un caudal común en que habían de ingresar las ganancias de todos (sean cuales fueren los medios de adquirirlas), una mesa común, y un hogar común, siendo dada a cada uno una pequeña suma separada como dinero de bolsa. Todo lo que sobraba había de dedicarse al sostenimiento de las viudas y huérfanos y a la propagación del evangelio, bajo la dirección de los hermanos así unidos. Los misioneros habían de considerarse como iguales, y habían de predicar y dirigir los cultos por turnos. Cada uno había de ser responsable por turnos de un mes de los arreglos y gastos domésticos. Carey fue nombrado tesorero y guardián de la caja de medicinas, y Fountain era el bibliotecario. El espíritu en que empezaba se ve en la “Forma de Acuerdo” escrito por ellos y que había de leerse públicamente tres veces al año en cada misión.

 

1. Debía preservar vivo “un sentido profundo del valor de las almas;” y las multitudes en su derredor debían ser consideradas como “inmortales.”

2. Debían esforzarse para entender bien a aquellos entre quienes trabajaban, familiarizándose con sus modos de pensar y sentir.

3. Debían evitar todo lo que aumentara la preocupación nativa en contra del evangelio, todas las palabras y actos descuidados, y todo lo que se parecía a la acrimonia en su predicación, acordándose de que las verdaderas conquistas del evangelio son las del amor.

4. El secreto de ser útil no consiste en estar siempre de pie; sino que debían estar alerta para usar todas las oportunidades de hacer bien.

5. Debían hacer a “Cristo” el asunto de su predicación; es su amor, sólo él, el que puede ganar a las almas, y no hay esperanzas sino en un ministerio de amor.

6. Debían conquistar la confianza del pueblo.

7. Debían cuidar de los conversos con paciencia y ternura, pues las plantas nuevas en semejante clima han menester ser nutridas con afecto especial.

8. Deben animarlos a hacer conocer el evangelio a sus compatriotas; porque “sólo por medio de los ministros nativos puede difundirse el conocimiento de la salvación en todas partes de la India; y al paso que se forman iglesias deben escogerse pastores y diáconos de entre sus propios compatriotas aconsejándolos el misionero del distrito cuando sea necesario, pero dirigiendo sus propios esfuerzos especialmente a la extensión del evangelio y la organización de nuevas iglesias.

9. Deben trabajar con todas sus fuerzas para hacer traducciones de la Biblia en los distintos idiomas de la India; en hacer circular estas traducciones; y en establecer escuelas gratuitas para los naturales.

10. Y para que estén idóneos para estos ‘trabajos indeciblemente importantes’ deben ser constantes en oración y en el cultivo de la religión personal”.

11. “Finalmente,” dicen, “consagrémonos sin reserva a esta causa gloriosa. Que no pensemos nunca que nuestro tiempo, nuestros dones, nuestra fuerza, nuestra familia, o aun la ropa que usamos, pertenecen a nosotros. Santifiquémoslos todos a Dios y a su causa. ¡Oh, que nos santifique él a nosotros para su obra! Deshagámonos para siempre de la idea de atesorar aun un centavo para nosotros o nuestros hijos. Si abandonamos la resolución que tomamos sobre el asunto del comercio privado cuando al principio hicimos nuestra unión en Serampore la misión será, desde esa hora, una causa perdida. Un espíritu mundano, disputas y toda obra mala sobrevendrán en el momento en que se admita que cada hermano pueda hacer algo de su propia cuenta. ¡Ay de aquel hombre que alguna vez haga algún movimiento hacia semejante medida!”

 

Este “Acuerdo” no fue escrito sino hasta el año 1805; pero exhibe el propósito y la manera de vida a que los hermanos de Serampore se destinaron desde el principio. De haber obrado en conformidad con él desde el principio la Sociedad en Inglaterra, pudiese haber impedido muchas de las molestias de los años siguientes.

 

En ese año de 1800 trabajaron en la traducción del Nuevo Testamento a Bengali, página por página. Predicaron el evangelio y en el 28 de diciembre de 1800 bautizaron a Krishna Pal, un carpintero, el primer hombre convertido de hinduismo que confesó a Cristo y pidió bautismo, las primicias de la cosecha que esperaban.

 

El 5 de marzo de 1801 la primera copia encuadernada del Nuevo Testamento en bengali fue presentado en un culto especial. Carey había trabajado por más de 7 años para ver esa meta realizada. La última página fue impresa el 7 de febrero. Luego vino la encuadernación y el tiempo especial de acción de gracias al Señor.

 

En abril de ese año, Carey fue invitado a ocupar la posición de profesor de bengali en un nuevo colegio llamado Fort William College en Calcuta. Bretaña estaba haciendo unas reformas, entre ellas proveyendo una buena educación con la esperanza de tener buenos líderes en el futuro. Sin embargo, como Carey no era anglicano no le llamaron “profesor” sino “tutor” para evitar problemas. Le pagaron bien y todo fue echado en la bolsa común. Pronto, pusieron a Carey a enseñar a Sánscrita también. Carey continuó en esa posición de profesor por 30 años y eso le dio de la oportunidad de trabajar en idiomas de tal manera que antes de morir él había traducido la Biblia completa en 6 idiomas, casi toda la Biblia en 3 idiomas más, el Nuevo Testamento en 21 idiomas y porciones del Nuevo Testamento en 5 otros idiomas.

 

Después del bautismo de Krishna Pal, otros se convirtieron y Krishna Pal y algunos de ellos fueron enseñados y viendo sus dones, fueron enviados a predicar a otros. Las puertas estaban abiertas. Los misioneros en Serampore querían establecer un centro en el cual otros podrían aprender los idiomas y salir para predicar hasta los fines de la tierra.

 

Desde 1806 hasta 1812 los deseos de los misioneros fueron opuestos por muchos ingleses e indios, pero Dios levantó amigos en lugares altos que protegieron a los misioneros de manera que pudieron continuar sus labores.

 

Durante esos años también Carey vio a Dorothy morir en diciembre de 1807. Como seis meses luego Carey se casó de nuevo con Charlotte Rumohr, una mujer danés de una familia conocida, enfermiza físicamente, pero espiritual y buena en el asunto de idiomas. Parece que había mucho amor entre ellos. Carey también tuvo el gozo de ver a sus hijos sirviendo al Señor, aunque Felix el mayor se apartó por un tiempo, atraído por altas posiciones con los gobernantes en diferentes lugares.

 

La obra recibió un golpe fuerte en el año 1812, porque un fuego en el edificio principal de la misión en Serampore destruyó mucho. Valiosos manuscritos, diccionarios y gramáticas de Carey perecieron y no había copias. Tuvo que comenzar de nuevo sus trabajos en los que se perdieron.

 

En 1813 el parlamento de Inglaterra mandó la compañía de que controlaba a la India que permitieran la entrada de misioneros y que no estorbaran sus labores. En Serampore Carey y sus compañeros comenzaron una escuela para educar a los indios, especialmente los hijos de los creyentes para el futuro de la obra cristiana. Junto con el progreso y las bendiciones llegaron problemas, entre los mismos misioneros y con la Sociedad. Con la muerte de los fundadores y el crecimiento de la Sociedad Misionera Bautista había aquellos que querían controlar y dictar. Además, algunos de los nuevos misioneros no estaban preparados para vivir como Carey y sus compañeros. Hubo conflictos, pero Carey buscó la manera más apacible para resolverlos.

 

Carey perdió su esposa Charlotte en 1821. Krishna Pal murió en 1822 y también Felix, el hijo mayor de Carey, a 37 años de edad. El misionero veterano Ward, parte del “trio de Serampore” murió en 1823. En 1825 Carey oyó la noticia de la muerte de Ryland, el último del “trío” de los que eran los íntimos amigos de Carey (Sutcliff murió en 1814, Fuller en 1815).

 

En 1823 Carey halló una buena esposa en Grace Hughes, con quien vivió hasta él fue llamado a la presencia del Señor en 1834.

 

Carey vio muchos cambios en la India. El evangelio llegó a muchas partes. Las Escrituras también. Socialmente, Carey y otros empujaron a los ingleses que prohibieran el sacrificio de bebés en el río (cumpliendo votos hechos por mujeres estériles que harían tal cosa si su dios le diera un hijo) y el quemar a las viudas vivas con el cuerpo de sus esposos que habían muertos. Carey estaba muy opuesto a la esclavitud también. Pero sobre todo reconoció que solo Dios puede rescatar a los pecadores y hace eso mediante la predicación del evangelio y la obra soberana de su Espíritu Santo.

 

SI TE HA GUSTADO ESTA PÁGINA

DEJANOS TU COMENTARIO

Y GRACIAS POR VISITARLA

 

Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    daniel (lunes, 08 julio 2013 19:22)

    que buenos temas el señor me ha llevado a leer estos mensajes que me sirven a mi ministerio

  • #2

    Daniel (martes, 04 febrero 2014 11:18)

    Gracias por tan importante informacion de grandes hombres de Dios que pusieron muy en alto el mensaje del Evangelio de Cristo y le fueron fiel hasta el fin de sus dias viviendo vida de intima comunion y consagracion con Dios les llamo heroes de la fe , todavia el Señor busca hombres asi verdaderos Israelitas en quien no hay engano. Dtb att? Dani

  • #3

    guilermo (lunes, 05 mayo 2014 21:17)

    exelente Dio no llama alas misioner como esos hombres de fe y entega, para cambiar el mundo, con la predicacion del evangelio.

  • #4

    elcira (miércoles, 02 marzo 2016 17:41)

    exente por la oportunidad que nos de para obtener tan buena información acerca de grandes hombres de dios que entregaron sus vidas por cumplir la gran comisión que nos dejo gracias

  • #5

    Magally (domingo, 06 noviembre 2016)

    gracias por darnos a conocer estos manuscritos valiosos para impulsar el amor y llamado a las misiones

Reserva directo en Acapulco Cancun, Huatulco, Ixtapa Zihuatanejo, Puebla, Puerto vallarta, Veracruz, los Cabos

Aquí y te informamos como 

O HAS AQUI TU DONACION DIRECTA

Estado del tiempo en México

Alerta sismica en linea

La ultima advertencia 2016

Las profecias por ocurrir

DIOS NO ESTA MUERTO 2

Pelicula - ¡HIJO DE DIOS!

Mundo cristiano - Noticias

Del 18 de Noviembre de 2016

Del 25 de Noviembre de 2016

Testimonios-VIDA DURA T.V

CUARTO DE GUERRA

Amado Hno., Pastor o lider ¿deseas promover tu evento en nuestra página? podemos insertar tu poster o link en la pagina principal, solo contáctanos y nosotros te decimos como. Escríbenos en el siguiente formulario tus dudas.

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Entren por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella. Mat.7:13

SUBAMOS AL MONTE

Debido a la situación que por largo tiempo hemos estamos padeciendo en nuestra nacion de Mexico y en nuestro estado de guerrero. Hacemos un llamado a cerrar filas y a unirnos en oración.

BENDICIONES

DE UNCION DE LO ALTO

Hola, unción de lo alto les desea hermosas y abundantes bendiciones y que el Dios de toda gracia les conceda las peticiones de sus corazones, les animamos a que sigamos adelante con nuevos propósitos y proyectos en Cristo para la honra y gloria de su santo nombre, a no escatimar esfuerzos sabiendo que la obra de nuestras manos no es en vano, por lo que ponemos en sus manos estos pequeños panes y peces y que el Señor lo multiplique en su corazon, y como dice su palabra, no nos cansemos de sembrar que a su tiempo segaremos, bendiciones a todos nuestros Hnos, amigos y siervos en Cristo, asi, como a toda la familia en la fé les deseamos los pastores  Martha  y Daniel. Iglesia Mundo de fe Renacimiento en Acapulco Gro.

Autores de esta página

CONTACTANOS VIA E-MAIL

Si deseas escribirnos en forma personal llena este formulario ya que en la sección de comentarios o del libro de visitas, A los e-mail el sistema no los registra, sino únicamente las direcciones de paginas webs, es por esto que no podemos contestar algunas peticiones que nos hacen  

         

QUE DIOS TE BENDIGA

Por favor inserta el código:

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.