Tienes nombre de que vives y estas muerto

 

Testimonio de Jhon Mulinde de como Dios le habla a el y a su Iglesia. Conferencia en la cual fue invitado y comienza asi: 

 

Gracias, Pastor Mike. Saludos en el nombre de Jesús. Vengo de África. Me encantaría escuchar sus voces. ¡Aleluya! Amén. Doy gracias a Dios por esta oportunidad. Como el Pastor Mike Bickle les explicó, esta conferencia no fue planeada, pero el Señor me acaba de decir que Su deseo es que tengamos esta conferencia, así que se haga su voluntad. Yo voy a pedir que todos nos levantemos un momento para hablar con Él, por nuestra causa personal. Quiero que levantemos las manos y pongamos las cosas bien en las manos de Jesucristo. Cierra los ojos y habla con Él y dile: "Por favor, Señor, háblame en la forma en que mi espíritu pueda recibir, en la forma en que pueda tomar y dar fruto. ..." Habla con Él como si fuera tu pastor, tu amigo....Di: "Señor, yo estoy aquí y quiero que conozcas a mí y conozcas a mi corazón. " Amante Padre, queremos darte las gracias. Tu comenzaste la buena obra en cada uno de nosotros, y sabemos que tú lo pondrás en logro. Por lo tanto, oramos, abriendo nuestros corazones en este momento, pidiéndote que tú te reúnas con nosotros en donde estamos. Conoce a cada uno de nosotros en donde nos encontramos. Nosotros te pedimos, Padre, el don de la revelación, el don de la sabiduría y del entendimiento, para que llegues a cada uno de nosotros. Padre, deja que Tu Palabra nos dé luz a nuestra vida y has que fluya a lo largo de nuestros seres completos. Nos humillamos en Tu Presencia y decimos: " Señor, que se haga tu voluntad. " Pedimos esto en el nombre de Jesús. Amén.

LOS TERRORES GEMELOS DE IDI AMIN Y MILTON OBOTE

 

Permítanme empezar por darle un poco de historia. Vengo de Uganda. Uganda se encuentra en África, el África del Este- entre Kenia y Congo. Kenia se encuentra en el este y el Congo en el oeste, en el norte de Sudán y Tanzania en el sur. Nuestra nación ha conocido un montón de confusión en los últimos años.

 

Recibimos la independencia en 1962, y en 1966 el gobierno había sido derrocado, y con una cosa llegó la otra... Idi Amin llegó al poder. Fue uno de los grandes dictadores y líderes tiránicos en África. Luego se fue en 1979, y se sentó en el poder otro líder llamado Milton Obote, quien gobernó durante el período de la guerra civil del país.

 

Idi Amin tenía cámaras de tortura, tomaba a todo el que fuera educado, todo el que era rico, todos los que fueran reconocidos y trataba de matarlos. Los que sobrevivieron tuvieron que huir del país. Cuando llegó Milton Obote , hubo insurrección, un levantamiento popular en su contra. Él intentó promulgar una política de tierra quemada, que es cuando se limpia la tierra de la gente en un área en particular, hasta vaciar la zona, y atraer a otras personas a ocuparlo. Había un montón de derramamiento de sangre en el país. Las personas fueron desplazadas internamente en los campamentos donde se convirtieron en refugiados dentro de su propio país. Hubo mucho sufrimiento. Crecí en estas dos nubes.

 

Todavía recuerdo el día en que Idi Amin tomó el poder en 1971. Fue derrocado en 1979. En 1980, Milton Obote asumió el poder, y la guerra civil se extendió durante los próximos cinco años. Aquellos fueron el entorno en el que crecí. Más tarde, Milton Obote fue derrocado, y tuvimos un gobierno que comenzó a sanar la tierra. En ese momento, yo acababa de entrar en el ministerio. Servía como un evangelista en un ministerio, y me asignaron para ir a la zona que se llama triángulo Luwero. Era una combinación de los tres grandes distritos donde la guerra tuvo lugar. Durante ese tiempo, ya estábamos ministrando. Había esqueletos y calaveras y huesos humanos por todas partes. Algunos estaban apilados al lado del camino para su visualización. Cuando entramos por los arbustos de la selva, tropezamos con los huesos y huesos que había por todas partes.

 

El lugar que se utilizó como iglesia era un edificio del centro de la comunidad que aún no estaba terminado. Para usarlo, tuvimos que agarrar ochenta cráneos humanos, y eliminarlos, poniéndolos en una habitación. Luego colocamos los huesos en otra habitación para poder limpiar el agujero, y lo usamos como una iglesia. Este era el tipo de fondo en la que servíamos.

"QUIERO QUE ME DES TODO A MÍ Y VIVAS POR FE "

 

Quiero darles un poco de mi historia antes de llegar a hablarles de la visitación del Señor. En 1987 renuncié a mi trabajo para entrar en el ministerio a tiempo completo, y sentía profundamente en mi corazón que Dios me estaba llamando a ir a predicar el Evangelio. Yo, de alguna manera tenía la sensación de que iría a llevar la Palabra de Dios a las naciones. Yo estaba trabajando en una importadora y exportadora de una empresa. El Señor comenzó a hablarme y me dijo: "Quiero que vivas y camines por la fe. Quiero que confíes en nada. Quiero que dependas de nada, ni siquiera de tu propia fuerza, ni de tu sabiduría o comprensión propia. Quiero que me des todo a Mí y vivas por la fe”. Mi comprensión de lo que significa vivir por la fe era muy estrecha. Pensé que el Señor quería que yo renunciara a mi trabajo y que Él cuidaría de mí económicamente, lo cual hice. Fui y renuncié a mi trabajo. Yo estaba trabajando como director ejecutivo de la compañía. Lo dejé y me fui a pastorear. El Señor siguió hablándome y me dijo: "Yo deseo que usted viva por la fe, lo que significa que tiene que darlo todo y tener todo lo que le doy. "No sabía bien el concepto de la fe. Volveré a esto más adelante.

 

"USTED NECESITA VOLVER A KAMPALA, PORQUE EL SEÑOR TIENE TRABAJO PARA USTED"

 

Yo era pastor de una nueva iglesia, que acababa de comenzar, y nos alojamos allí como pastor durante unos ocho meses. Me encantó la gente. Era una pequeña congregación de cerca de cuarenta personas. Tuvimos que conseguir un nuevo pedazo de tierra, y tratamos de hacer un refugio. Hice todo con ellos y me encantó. Yo estaba tan encariñado con cada uno de ellos.

 

Entonces, una noche mientras dormía, tuve un sueño. Este sueño se repitió una segunda vez y una tercera vez. En el sueño alguien me decía: "Tienes que volver." Esto estaba fuera de nuestra ciudad, Kampala, y me dijo: "Es necesario regresar a Kampala, porque el Señor tiene trabajo para ti”. La primera vez que tuve el sueño, me desperté y pensé: "Eso no puede ser Dios. Él me trajo aquí. Estoy empezando este trabajo, y mi objetivo es el desarrollo de este trabajo, y la iglesia va a crecer y me he comprometido a mí mismo. Será aquí”. El sueño se hizo por segunda vez y una tercera vez. Era un sábado por la noche. El Domingo por la mañana fui a la iglesia, y un hermano de la iglesia, el que me envió a este lugar, vino a visitarnos. Almorzamos con él y oró con nosotros. Él dijo: "John, he tenido un sueño, y lo compartí con un pastor, y él me dijo que viniera y lo compartiera con ustedes. Por favor, no me confundan, no es de mi propio deseo. Sólo quiero decirte lo que tengo que decir". Le dije: "Dime", y él dijo: "He tenido un sueño, donde alguien me decía:" Ve a Gayaza, donde John está, donde se hace cargo de la obra que está haciendo, porque yo lo quiero de vuelta aquí. "Él dijo:" Por favor, no me mal interpreten. " Le contesté: "Lo sé. Entiendo lo que dices. Tuve un sueño similar. " Le conté mi sueño, y luego nos fuimos juntos a Kampala a compartir esto con nuestro pastor. Le dije: "Pastor, voy a estar cerca de tres meses para preparar a la gente de mi congregación y luego los entregaré. " Y así lo hice.

 

EL SEÑOR MANDA A JOHN A LEER LA BIBLIA, ORAR Y ADORAR

 

Cuando ya iba a volver a Kampala, el Señor me habló otra vez en un sueño. Él dijo: "Cuando vayas a Kampala, no te llenes de gente. Quiero que pases tiempo en la Palabra, que leas las Escrituras, que ores y adores. Eso es todo lo que quiero que hagas. No enseñes, no prediques, no te pongas a trabajar en otras cosas". Yo dije: "Está bien, Señor." Se lo dije a mi pastor. Y muchas veces él lo aceptaba, pero muchas veces se olvidaba y me decía: "John, vamos juntos para evangelizar”. Le respondía: "Pastor, ¿recuerdas lo que dijo el Señor?" Y el pastor me respondía: "Bueno, si no vas, ¿te puedes quedar y tomar el servicio mientras no estamos?" Yo dije: "Pero el Señor me dijo que ni siquiera predicara." A veces tuvimos algunos malos entendidos como ese, pero era un buen hombre. Él es un buen hombre. Me toleró mucho. El Señor me dijo: "Voy a darte a la gente que estará a tu alrededor. Tómalos, ámalos y dales todo lo que voy a enseñarte, porque te estoy preparando para una gran obra que tengo para ti”. Yo no sabía en ese momento qué tipo de trabajo iba a ser. Pensé que era una misión, que iría, haría el trabajo, lo terminaría y luego volvería. Yo no sabía que el Señor me estaba preparando para entrar en el ministerio al que él me estaba llamando. El Señor me trajo unas ocho personas a mi alrededor y comenzamos a orar. No hicimos nada desde la mañana, excepto permanecer en oración durante unas dos horas, y luego leíamos la Palabra de Dios, y después íbamos a tomar un descanso cerca de dos horas, volvíamos a estar en la Palabra de Dios de nuevo, pasábamos unas tres horas en la oración....y así eran nuestros días. Nos manteníamos así desde la mañana hasta la noche, hasta bien entrada la noche, y alrededor de la media noche iríamos a cama. Hicimos esto por dos meses.......

 

EL MISTERIO DE LA IGLESIA APÓSTATA

 

Un día una señora vino a mi pastor. Ella venía de una aldea en una zona devastada por la guerra. Ella le dijo a mi pastor, "Teníamos una iglesia plantada hace un año en mi área. Trescientas personas se salvaron y se convirtieron en parte de la iglesia, pero ahora todos ellos son apóstatas. Ahora está sólo el pastor, su esposa y uno de los miembros. Hay tres personas en total. ¿Puedes venir y ayudarnos a reiniciar la iglesia? “Mi pastor me llamó y me dijo: "John, ¿quieres ir con ella y saber exactamente lo que está en el suelo allí?" Yo dije: "Pero pastor, el Señor me dijo..." y él respondió: "OK, OK, OK, voy a llamar a alguien más para que valla. " Entonces me fui con mi equipo, y estábamos orando y el Espíritu de Dios me dijo: "Esto es para lo que te he estado preparando. Quiero que vuelvas al pastor y le digas que vas". Volví, pero yo no sabía lo que era.

 

Él me envió. Fui a ese lugar, llegué, y me pareció un pueblo como cualquier otro. No había nada anormal en ello, nada extraordinario, pero lo que me intrigó fue lo siguiente: ¿cómo puede una iglesia comenzar con 300 personas, y luego en el transcurso de un año tener sólo tres restantes? Estas personas No habían emigrado a cualquier otro lugar. Ellos todavía vivían en la zona, sólo desertaron...todos. Usted los encuentra en el pueblo. Dimos una vuelta, y una noche en que orábamos de rodillas, dije: "Dios, que es responsable de esta caída de la iglesia? No tiene sentido iniciar otra iglesia si el problema no se ha eliminado. ¿Qué causó que esta iglesia cayera? "Oramos y luego nos dormimos. La iglesia no tenía ningún conocimiento de lo que estaba luchando contra ellos. Dormimos en la misma habitación que el pastor.

 

Por la noche tuve una visión, y no voy a entrar en los detalles de esa visión, pero el Señor me mostró la iglesia, y había gente alabando y adorando y tenían un muy buen tiempo. Entonces vi las fuerzas de la oscuridad que se alzaban en el gran bosque y comenzaban a moverse como un torbellino, y finalmente llegaron y atacaron la iglesia. Vi los cuerpos de las personas que se cortaban y salían volando en pedazos en todas direcciones. El Señor me dijo: "Hay un principado que reina en esta zona. Es responsable de lo que has visto pasar a la iglesia". La iglesia no tenía ningún conocimiento en absoluto de los poderes espirituales que estaban luchando en contra de ella, y tampoco tenían raíces en la Palabra. "Tenían maravillosa adoración y alabanza, pero no tenían raíces en el Palabra y no podían levantarse contra el poder de las tinieblas. El Señor me dijo: "Hay muchos de mi pueblo que trabajan sin poder dar fruto en el campo, porque no utilizan la facultad que tienen para superar los poderes de las tinieblas en su territorio. Te he traído aquí, y te enseñaré cómo dividir territorios abiertos, para romper el dominio de las tinieblas y el reino de Dios pueda prosperar en la zona, pero tienes que humillarte y aprender paso a paso”. Me desperté y se lo conté a mis amigos. Empezamos a orar aún más profundamente, por más tiempo, más enfocados en las oraciones. Dios nos comenzó a abrir los ojos, y empezamos a ver las cosas en el reino espiritual. Vimos los poderes de las tinieblas; y como fuimos y tratamos con ellos, las personas fueron sanadas y se entregaron a Cristo. Vimos al hombre que era el sumo sacerdote de la oscuridad, que controlaba los poderes de la oscuridad en esa área en particular. El Señor nos los mostro, y empezamos a ponerlo en el altar ante el Señor en oración. Alrededor de una semana, él dio su vida a Jesús. Él se abrió como una caja de Pandora, y supimos que estaba controlando todo el poder espiritual de la zona. Cuando vino al Señor rompió el poder de los brujos y brujas, y algunos de ellos tuvieron que emigrar y salir de la zona, y otros llegaron y dieron su vida al Señor Jesucristo. Todo el lugar se abrió al Señor, y una nueva iglesia fue plantada, y tenía más de 200 personas al comienzo.

 

UNA SERIE TUMULTUOSA DE TIROTEOS, DETENCIONES, Y ESCAPE

 

Entonces el Señor nos envió a la siguiente ciudad, donde de nuevo tuvimos un montón de experiencias en el cual no voy a entrar en muchos detalles. Por ejemplo, estaban disparando a corta distancia, y el Señor nos protegió. Una persona nos disparó desde menos de diez metros de distancia y la bala fue detenida por un papiro a ocho o diez metros de él. Al día siguiente fuimos detenidos y llevados a la policía y me dijeron: "Usted tiene las armas." El Señor nos había advertido que íbamos a ser detenidos, así que estábamos preparados para ello. Le hablamos a los presos, y dieron sus vidas al Señor Jesucristo. Amén. Salimos y el ejército llegó a investigar y descubrieron de donde salieron las balas, por lo que dijeron: "No, esto no fue una bala disparada hacia el interior de la casa, sino que el disparo fue en la misma casa. "Ellos nos liberaron y les predicamos el evangelio. Plantamos una iglesia, y luego nos trasladamos a la siguiente ciudad. Se suponía que íbamos a plantar tres iglesias. Cuando llegamos a la siguiente ciudad, comenzaron a suceder cosas. La forma en que funcionamos normalmente era: ir a una ciudad por dos meses, orar mucho, trazar el área espiritual , hacer frente a los poderes de las tinieblas, preparar una cruzada, y luego nuestro pastor vendría y conduciría la cruzada con nosotros en la iglesia. Como ya he dicho, a causa de esta nueva extensión, el Señor nos enseñó a hacer frente a las fuerzas de las tinieblas que operan en los territorios cautivos. Vimos territorios abrirse al evangelio, vimos cautivos que estaban siendo libres, vimos gente entregados y sanados sin siquiera orar por ellos. El Señor visitaba a las personas en sus hogares en la noche.

 

Ellos eran curados, y por la mañana venían y decían: " Quiero dar mi vida al Señor. " Estábamos viendo muchas de estas cosas. Estábamos muy emocionados.

 

UN HOMBRE EN UN TRAJE BRILLA Y UNA CARTA ES DADA PARA JOHN

 

Luego nos fuimos de ese lugar y nos preparábamos para la cruzada siguiente. El Señor nos dio una gran cantidad de visiones que nos muestra los poderes de las tinieblas que nos ocupan. Esta fue una de las peores zonas, porque ahí es donde teníamos que borrar las calaveras y los esqueletos. Escuchábamos extrañas voces hablando en la noche o en la sala en la que hacíamos las reuniones, y tuvimos que ir a la guerra espiritual. Nos unimos en contra de las fuerzas espirituales, y seguimos adelante con las reuniones. Las cosas estaban funcionando de maravilla. Cada vez que llegábamos a orar, alguien podía decir: "Tengo esta escritura, tengo esta visión, yo tengo esta palabra, Tenía esto... tuve que. . . "Todos estaban alerta constantemente y nos arrepentíamos y caminábamos en línea recta con el Señor y quitábamos la hipocresía y sacábamos nuestra falta de sinceridad. Un día me molesté y dije: "Tiene que haber alguien aquí que no está andando bien, porque Dios está trabajando con nosotros maravillosamente, nos mueve hacia adelante, y sin embargo Él está trayendo esta Palabra...."Yo me sentaba con todos y estaba sobre doce personas por aquel entonces, y les dije: "Por favor, todos, examínense a sí mismos." Esto se prolongó durante cerca de una semana. Entonces, un día, un lunes, había ido a visitar a algunos de los nuevos creyentes. Cuando regresé, una de las hermanas me llamó y me dijo: "John, yo estaba orando y tuve una visión. Me vi caminando por un camino largo y liso. Estaba tan cansada, que quería dar la vuelta y volverme. Entonces vi a alguien vestido con una túnica blanca brillante, vino y dijo: "Esfuérzate, porque estás en el camino correcto. Sigue adelante y llegarás a donde se supone que obtendrás la meta, pero te permitiré que vuelvas a John, donde lo dejaste, y llévale esta carta". El hombre de túnica brillante me dio un sobre. En mi visión, me volví y miré y vi el nombre en el sobre. Pero en lugar de un nombre, había una escritura. Salí de la visión y vine a darte este mensaje.

 

¿ES CUEVA DE LADRONES DELANTE DE VUESTROS OJOS ESTA CASA SOBRE LA CUAL ES INVOCADO MI NOMBRE?

 

La escritura era Jeremías 7. Me gustaría que leamos juntos: Jeremías 7:2-11. Voy a leerlo lentamente, y espero que me sigan: "Ponte a la puerta de la casa de Jehová, y proclama allí esta palabra, y di: Oíd palabra de Jehová, todo Judá, los que entráis por estas puertas para adorar a Jehová. Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Mejorad vuestros caminos y vuestras obras, y os haré morar en este lugar. No fieis en palabras de mentira, diciendo: Templo de Jehová, templo de Jehová, templo de Jehová es éste. Pero si mejorareis cumplidamente vuestros caminos y vuestras obras; si con verdad hiciereis justicia entre el hombre y su prójimo, y no oprimiereis al extranjero, al huérfano y a la viuda, ni en este lugar derramareis la sangre inocente, ni anduviereis en pos de dioses ajenos para mal vuestro, os haré morar en este lugar, en la tierra que di a vuestros padres para siempre. He aquí, vosotros confiáis en palabras de mentira, que no aprovechan. Hurtando, matando, adulterando, jurando en falso, e incensando a Baal, y andando tras dioses extraños que no conocisteis, ¿vendréis y os pondréis delante de mí en esta casa sobre la cual es invocado mi nombre, y diréis: Librados somos; para seguir haciendo todas estas abominaciones? ¿Es cueva de ladrones delante de vuestros ojos esta casa sobre la cual es invocado mi nombre? He aquí que también yo lo veo, dice Jehová"

 

JOHN EXHORTA A SU EQUIPO PARA EXAMINAR SUS CORAZONES

 

Yo estaba bajo una fuerte, fuerte convicción, pero pensé: "¿Qué hice yo en el pasado que sea diferente a lo que estoy haciendo ahora?" No pude encontrar nada que yo hubiera hecho en mi vida o que hubiera permitido en mi vida que fuera diferente o inconsistente con mi vida normal de ahora. Estaba convencido de que en mi vida normal, yo estaba caminando con el Señor. Así que llamé al equipo y les dije: "Realmente, hagamos frente a esto hoy. Tenemos que examinar nuestros corazones. Tenemos que venir con un corazón abierto. Si es posible, nosotros mismos confesémonos unos a otros, porque el Señor es quien nos está hablando a través de Jeremías 7.2-11, y sin duda nos está hablando”. No pude poner las obras de milagros y señales y prodigios que Dios estaba haciendo a través de nuestras manos y las visiones y las revelaciones que Él nos estaba dando, en sintonía con este tipo de palabras, con el mensaje que el Señor nos estaba dando. A través de Jeremías 7, constantemente nos llama al arrepentimiento y a regresar a Él. Realmente usé un lenguaje más fuerte que de costumbre y traté de dejar el asunto bien en claro, y les dije: "Realmente no podemos seguir así. Ustedes tienen que tirar su actuar juntos".

 

ME DESPERTÉ EN LA NOCHE Y MI CORAZÓN ERA COMO UNA PIEDRA

 

Todos se fueron temblando. Nos fuimos a la cama esa noche. Solía despertarme a las cuatro de la mañana para orar. Yo estaba arriba, tratando de orar, pero no podía. Mi corazón estaba cerrado. Estaba frío, duro y cerrado. Yo no podía llevar la oración a mi corazón, por más que lo intenté. Incluso cuando insistí, sentí como la puerta se cerró delante de mí y no podía entrar en la presencia del Señor. Traté de adorar, y no funcionó. A las 5:00 am, todos se despertaron y se unieron en oración. Entraron en adoración profunda de adoración rica. Sentí frío. No podía adorar. No había alegría para mí, incluso en el canto al Señor. Para las próximas dos horas, ellos no parecían tener problemas, pero yo tenía un problema. Cuando todo terminó, pensé: "¿Es que Dios me cerró la puerta? ¿Cuál es el significado de esto?" Llamé a la hermana, que me trajo la escritura y le dije: "Mira, ya me has traído la Escritura, y no he tenido paz. Ahora no puedo orar. ¿Puedes explicarme más cómo ha llegado la Escritura? "Pero ella no tenía nada que explicarme. "Comencé a sentir una ropa rozando en mí, pero no había nadie" Los dejé en la cocina. Me fui, tratando de caminar y orar. Oré todo y regresé y todavía no tenía éxito. Nos tomamos el desayuno y luego, después de eso, nos íbamos a ir a predicar el evangelio de casa en casa. Yo les dije: "Ustedes vayan, yo me quedaré." Normalmente yo era el que dirigía al equipo, pero me quedé atrás y dije: "vayan ustedes. Hoy, yo seré el que se queda y oraré por ustedes. "Siempre dejamos a alguien para que ore por el equipo. Yo me quedé, supuestamente para orar, aunque no podía orar. Cuando se fueron, tomé cerca de cuatro Biblias diferentes y mi concordancia y salí y me senté en una terraza de la siguiente casa que estaba al lado de la nuestra. Me senté y dije: "Dios, tengo sed de Ti, por favor, conéctame contigo. Dame acceso. ¿Por qué me lo niegas? ¿Qué está mal?

 

¿Hay algo que he hecho que ha ido mal? No puedo pensar en nada. No puedo pensar en lo que pudo haber salido mal. Por favor "Declaré esas palabras, y de repente algo sucedió. Algo se apoderó de mí y todo mi cuerpo se estremeció. Sentí que alguien entró y se sentó en mi lado izquierdo. Podía sentir la ropa rozando contra mí, pero no había nadie. A continuación, una fuerte compulsión vino sobre mi corazón para abrir mi Biblia. Era como si alguien hubiera dicho: "¡Rápido! Tienes que abrir tu Biblia ahora en el libro de Romanos, capítulo 1 "Sólo quiero compartir con ustedes de la manera más clara que pueda. No puedo describir al que me hablaba, pero era como si alguien estaba allí diciendo: "Estás pidiendo comprensión. Abre la Biblia. Hazlo ahora."

 

"PORQUE LA IRA DE DIOS SE REVELA DESDE EL CIELO CONTRA TODA IMPIEDAD"

 

Abrí la Biblia en Romanos 1:18 que dice: "Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que detienen la verdad con injusticia, porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles se ven claramente, siendo entendidas por las cosas que se hacen, su eterno poder y deidad, de modo que no tienen excusa, pues, habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles”

 

JOHN LUCHA CON EL OBJETIVO Y EL PROPÓSITO DEL MENSAJE.

 

Yo estaba completamente confundido. Pensé: "Dios, ¿estás diciendo esto a mí, o me estás dando un mensaje para predicar a otros? ¿Qué es esto? "Sentí una seriedad profunda sobre esto, porque yo sabía que Dios estaba tratando seriamente de comunicarse conmigo, pero ¿a quién le habla? "¿Estás tratando de hablar conmigo, o me das algo que se supone que debo entregar o predicar a este pueblo? “En primer lugar, déjenme decirles esto: en ese momento, a pesar de que habíamos empezado esta iglesia, la gente del pueblo era muy blasfema. Estábamos constantemente predicándoles el evangelio. Todos los días nos íbamos a predicarles, pero ellos hablaban insultos, blasfemaban el Nombre de Dios y hablaban de las vanidades que los rodean. Salíamos en reuniones al aire libre con un tambor y cantábamos. La gente se reunía alrededor de nosotros como para escuchar, pero lanzaban insultos contra el Nombre del Señor y hacían burla de nosotros. Fue realmente muy difícil salir a predicarles, pero aun así, salíamos por fe, por eso dije: "Dios, no nos iremos de aquí." Humanamente, no habríamos elegido ese lugar, para alojarnos. Cuando esta palabra se acercó, pensé: "Señor, ¿tú me das algo que decir a ellos? ¿Qué estás tratando de hacer? “Pero en el fondo, en el fondo, mi conciencia estaba diciendo: "Esta palabra es para usted."

"ATESTADOS DE TODA FORNICACIÓN, PERVERSIDAD, AVARICIA"

 

Le dije: "Dios, si me hablas, que sea claro." Una vez más, fue como una ola que vino sobre mí. Sentí fuertemente ir a la Biblia y leí Romanos 1:28-32, que dice: “Y como a ellos no les pareció tener a Dios en su noticia, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando llenos de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad, llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican ".

 

JOHN TRATA DE RAZONAR Y DISCUTIR CON DIOS

 

Esto fue lo que me pasó a mí. Yo podía ver a través de esa lista y no podía decir: "Ninguna de esas cosas están en mi vida. "Yo pude detectar una serie de cosas que me hicieron decir:" Está bien, sé que, eso, eso, y eso están en mi vida. “Y entonces le dije: "Pero todos los días antes de ir a la cama, me pongo de rodillas y confieso los pecados. Los confieso y te digo que me perdones. No puedo creer que Tú eres un Dios que castigue a pesar de eso. "tú dices que cuando confesamos nuestros pecados, tu eres fiel y justo para perdonar (1a.Juan.1:9). Estoy mencionando esto y quiero que lo conecte a otra cosa que mencioné antes, y fue cuando el Señor me dijo: "Quiero que vivas por la fe". Voy a conectar más tarde esto de nuevo. Entonces dije: "Dios, si realmente estás diciendo esto a mí, por favor, se especificó. ¿Qué he hecho fuera de lo común? ¿Qué es lo que he hecho? Tal vez yo no lo noté. "

 

“ATESORAS PARA TI MISMO IRA EN EL DÍA DE LA IRA"

 

Podía sentir la ira del Señor, pude sentir el desagrado del Señor. Todo mi ser estaba temblando, pero no sabía en qué arrepentirme. Mientras todavía estaba tratando de razonar, de nuevo, esa ola se apoderó de mí y la escritura cayó en mi corazón en Romanos 2:1-5, que dice: "Por lo tanto, eres inexcusable, oh hombre, quien quiera que seas, que juzgas; pues en lo que juzgas a otros, te condenas a ti mismo, porque tú que juzgas, practicas las mismas cosas. Pero sabemos que el juicio de Dios es según verdad contra los que practican tales cosas. ¿Y tú piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que practican tales cosas y haces lo mismo, que tú escaparás del  juicio de Dios? ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento? Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios. "

 

"ÉL VA A DAR A CADA UNO CONFORME A SUS OBRAS"

 

Tengo que confesar que: en ese momento, todo mi ser se apoderó de miedo. Yo pensé: "Dios, el mal es grande, pero yo ni siquiera sé lo que es. Sé que estás muy, muy disgustado conmigo, pero yo no entiendo". Seguí leyendo en el versículo 6, que dice: "[Él] pagará a cada uno conforme a sus obras: vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, pero a los que están en el egoísmo y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia: ira y enojo, tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, al Judío primeramente y también al griego; pero gloria, honra y paz a todo el que hace lo bueno, al Judío primeramente y también al griego. Porque no hay acepción de personas para con Dios. Yo estaba pensando: "Dios, yo no sé qué hacer ahora. No sé cómo orar. No sé lo que he hecho. Yo sé que algo está mal, pero no sé lo que es. "Entonces seguí pensando:" Me gustaría que me dijeras algo. Me gustaría que pudieras hacerlo más claro”. Cuando yo estaba diciendo eso, la ola se apoderó de mí una vez más, en Romanos 2:17-24 que Dice: He aquí, tú tienes el sobrenombre de judío, y te apoyas en la ley, y te glorías en Dios, y conoces su voluntad, he instruido por la ley apruebas lo mejor, y confías en que eres guía de los ciegos, luz de los que están en tinieblas, instructor de los indoctos, maestro de niños, que tienes en la ley la forma de la ciencia y de la verdad. Tú, pues, que enseñas a otros, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se ha de hurtar, ¿hurtas? Tú que dices que no se ha de adulterar, ¿adulteras? Tú que abominas de los ídolos, ¿cometes sacrilegio? Tú que te jactas de la ley, ¿con infracción de la ley deshonras a Dios? Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros.

 

Estoy seguro de que pude conectarme con mi corazón cuando leí esta última afirmación. Te lo dije Señor, la gente estaba blasfemando. Decían cosas contra el Nombre del Señor. Pero mi cuerpo temblaba cuando leí esto: "Tú, que predicas a los demás, no puedes predicarte a ti mismo? que enseñas a otros, ¿y no te enseñas a ti mismo? Tú le dices a los demás que no roben y robas, que no hagan esto y lo haces tú ", y finalmente:" Como está escrito, el nombre del Señor es blasfemado por tu culpa”. Se trataba de una palabra tan personal. Era como si Él estaba diciendo, "Todo lo que ves allí, todo lo que están las personas del pueblo haciendo y diciendo en contra del nombre del Señor, es debido a " la forma en que vives tu, es debido a tu forma de caminar, y no sólo eso, fue escrito sobre ti.

UNA EXHORTACIÓN EN LA PLANTACIÓN DE PLÁTANO

 

Todo mi ser quería gritar. Yo no podía seguir adelante. Cerré la Biblia y dije: "Dios, yo no sé qué hacer”. En ese momento, el equipo regresó de la evangelización. Llamé a la hermana que empezó todo esto, y le dije: "Ven conmigo". Ella vino y nos fuimos a la plantación de plátanos. Le dije: "Ayúdame. Desde que me desperté esta mañana, no puedo orar. Cuando trato de pedir al Señor, Él me enseña que está muy disgustado conmigo. Ni siquiera sé cómo arrepentirme. No sé cómo traer arrepentimiento. ¿Me puedes ayudar? Ven a orar conmigo”. Ella dijo: "Está bien, pero ¿qué has hecho? ¿Qué ha salido mal? “Le dije: "No sé." Ella dijo: "Pero, ¿cómo puedes arrepentirte de algo que no sabes?" Le dije: "Dios está muy disgustado conmigo." Y ella dijo: "¿Cómo sabes que está disgustado? ¿Cómo te enteraste? ¿Qué ocurrió exactamente?" Tuve que decirle todo lo que he estado experimentando a través de las Escrituras. Mientras hablaba con ella, pude ver que el miedo vino sobre su rostro. Sus ojos se agrandaron y ella tenía una especie de temblor. Mientras recorría las Palabras por donde me llevó el Señor, llegué a la última declaración de las escrituras, y ella gritó. Ella comenzó a llorar a Dios y a decir: "Dios, ten misericordia de mí; ten misericordia de mí. Soy una pecadora. Por favor, ten misericordia".

 

Ella no estaba orando por mí, ella estaba orando por ella misma. Más tarde le dije: "Pensé que estabas tratando de comunicarme algo de una manera indirecta". Todo lo que ella oraba fue perforando mi corazón. Pensé que no podía hablar conmigo directamente, así que trató de hacerlo en un manera indirecta ", lo cual no era cierto de todos modos.

 

"SI CONFESAMOS NUESTROS PECADOS, ÉL ES FIEL Y JUSTO PARA PERDONARNOS."

 

Cuando ella gritaba y oraba, algo cedió en mi corazón y de repente sentí que ya podía orar. Nos metimos en oración y lloré. Me arrepentí de todo lo que podía pensar. Yo dije: "Dios, me arrepiento de aquello; me arrepiento de esto otro..." Creo que me tomó cerca de una hora. Entonces empecé a sentir lo que la Biblia dice en 1a. Juan 1:9: "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonarnos". Empecé a dar gracias a Dios. Le dije: "Gracias, Señor, gracias." Pero no sentía paz. Yo no sentía ninguna elevación. No me sentía como si me hubiera ocupado de la cuestión.

 

LA DIFERENCIA ENTRE SAUL Y DAVID

 

Permítanme explicarles esto. Yo estaba tratando de hacer frente a un acto, y el Señor estaba tratando de hacer frente a mis caminos. Él quería hacerme ver que no se trata de algo que yo haya hecho; Él estaba tratando con la forma en que yo caminaba. Pensé que mi caminar estaba bien. Él no estaba tratando de decirme: " Usted hizo esto, por lo tanto, arrepiéntase de ello. Déjeme darle un ejemplo: Saúl y David, ambos tenían el mismo tipo de fondo . Los dos eran las ofertas de animales. Ambos fueron llamados a ser reyes y profetas. Ambos fueron ungidos por el mismo profeta Samuel. Ambos pecaron contra Dios. Ambos confesaron su pecado. David fue perdonado, y Saúl fue rechazado. ¿Cuál fue la diferencia entre estos dos hombres? Si nos fijamos en la vida de Saúl, en el primer tiempo, el Señor dijo por medio del profeta: " Preparad una ofrenda para el sacrificio, e iré mañana y daré la ofrenda a Jehová; " el profeta se retrasó un poco, y el pueblo se inquietó, y por el bien del pueblo, Saúl animó su corazón e hiso el sacrificio. Tal vez no tenía que hacer eso. Tan pronto como terminó, el profeta Samuel llegó y dijo: "¿Qué has hecho? El Señor iba establecer el reino en tu hogar, pero ahora lo ha quitado de ti y lo ha dado a otro hombre”. ¿Cuál era el problema de Saúl? Él dijo: "La gente se dispersaba y me dejó, así que me animé a mí mismo y yo ofrecí el sacrificio a Jehová "(1 Samuel 13:12, parafraseado).

 

La próxima vez que el Señor le envió en una misión, él le había mandado a matar a los amalecitas. Saúl fue a la misión, y desobedeció. Pero cuando regresó, el Señor dijo a Samuel: "Me arrepiento de que le envié. Me arrepiento incluso de que lo hizo rey. Mira lo que ha hecho”. Cuando Samuel vino a Saúl, Saúl dijo: "He hecho la misión del Señor." Pero Samuel le contestó: "¿Y qué es ese balido de ovejas que estoy escuchando?" Saúl le respondió: "Oh, la gente quería traer los mejore animales de vuelta, así que se los permití". Samuel le preguntó: "¿Es mejor el sacrificar que la obediencia?" Porque ellos iban a dar sacrificio a Dios. Más tarde dijo Saúl: "Yo he ofendido al Señor y le traicioné, porque temí al pueblo”. ¿Te das cuenta de que Saúl vivió su vida ante la gente? Hizo cosas por la gente. Él confesó y dijo, "tengo a Dios ofendido. He hecho mal. Por favor, ven conmigo para adorar al Señor. “Samuel dijo: "No voy a ir contigo." Samuel se alejó de él, y Saúl se aferró de su manto y se rompió. Cuando se rompió, Samuel se dio la vuelta y le dijo: "Así como la prenda ha sido arrancada, así el reino ha sido arrancado de tus manos " (1 Samuel15:28, parafraseado). ¿Y qué dijo Saúl? Él dijo: "Hey, he pecado contra Dios y he pecado contra ti, pero dame un poco de respeto ante el pueblo. Hónrame ante el pueblo". Incluso en ese momento de ruptura, su corazón estaba más preocupado por su comparecencia ante el pueblo. Samuel fue con él, pero después de ese día, nunca volvió a Saúl. Samuel oró por Saúl todos los días hasta que Dios dijo: "¿Por cuánto tiempo prefieres a un hombre al que Yo he rechazado?” (1 Samuel16:1, parafraseado). David pecó también. Él cometió adulterio, y luego asesinó al hombre contra quien cometió el adulterio, así escondió todo, y el profeta Natán vino y lo enfrentó con una historia. David dictó sentencia sobre el hombre de esa historia y dijo: "Ese hombre tiene que morir”. Y respondió Natán: "Tú eres ese hombre." David dijo: "¡Oh! He pecado contra Dios”. Natán contestó: "El Señor os ha perdonado."

 

"YO QUIERO QUE VENGAS DE SUS FORMAS A MIS CAMINOS"

 

¿Cuál es la diferencia? No se trata tanto de la ley, se trata del camino. La Biblia dice que David tenía un corazón conforme al Corazón del Señor. Su camino fue querer conocer al Señor. Cayó como un hombre cualquiera podría caer, pero su camino deseado de toda su vida, era vivir para el Señor. Esa es una gran diferencia. Eso es lo que el Señor estaba enfrentando en mi vida. Él no quería enfrentar un acto, Él se enfrentaba a mis maneras. Él me estaba llamando de mis maneras a Su Camino. Yo estaba sirviéndole a Él, estaba viendo gente que se salvaba, yo estaba viendo iglesias siendo plantadas, estaba viendo personas sanadas y entregadas a Dios, pero Dios me estaba diciendo: "Quiero que salgas de tu camino a mis caminos."

 

"HE SIDO CRUCIFICADO CON CRISTO, Y YA NO VIVO YO"

 

Eso es lo que significa vivir por fe. ¿Te acuerdas de cuando la gente le preguntó a Jesús: "Entonces, ¿qué vamos a hacer, que obras hacer que Dios exige? " Y Jesús dijo: "Esta es la obra de Dios, que creáis en el que Él ha enviado" (Juan 6:29). Cuando creemos en Jesús, ¿qué pasa? Creemos que nuestra vida es inútil, inútil, inútil, y que estamos condenados a la muerte sin Él. Rendimos nuestras vidas a Él, para recibir Su vida. A partir de ese momento, decimos como Pablo: "Estoy crucificado con Cristo, y ya no vivo yo. La vida que yo vivo ya no es mía, sino que la vida que vivo es de Cristo, y yo vivo por la fe de Cristo "(Gálatas 2:20, parafraseado).

 

"DEJA QUE TU MENTE SE CONVENZA DE QUE LA ANTIGUA VIDA SE ABANDONA"

 

Esto es lo que el Señor me llamaba a arrepentirme. Él dijo, "deja de vivir en tus formas humanas. Deja de vivir en el ser humano, en tu sabiduría, en tu esfuerzo humano, en tu voluntad humana. Suelta el yo. Muere a tí mismo y te será posible vivir para Mí. Toma de mi vida. Deja que tu mente esté convencida de que tu antigua vida se abandona. Ya no se puede vivir por sí mismo”.

 

"POR TANTO, SI ALGUNO ESTÁ EN CRISTO, NUEVA CRIATURA ES"

 

La Biblia dice: "El amor de Cristo nos constriñe en esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron, y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió por ellos y resucitó. . .

 

Por lo tanto, si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas "(2 Corintios 5:14-15,17). Esa nueva identidad proviene de Dios, quien "nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo Jesús, y nos ha dado el ministerio de la reconciliación, es decir, que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, y nos encargó a nosotros la Palabra de la reconciliación. Ahora bien, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios estuviera suplicando a través de nosotros: os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con él "(2 Corintios 5:18-20). Dios está buscando una transformación total en nuestra identidad. Nos está llamando para un cambio de identidad: que no sea de nuestras maneras humanas, ósea, de mi identidad, de mi capacidad, de mi esfuerzo, mi sabiduría, mi, mi...nada de lo que está abajo en la tierra está limpio, solo lo que viene de Dios es Santo, solo tenemos que asumir la Vida que vino de arriba, del cielo. El Señor Jesús entró en el mundo, y tenía una misión. No vino para hacer dinero, ni llegó a hacerse un nombre, no llegó a realizar un impacto de fama o de prestigio humano. Vino para una misión: "Porque tanto amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, más tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él "(Juan 3:16-17). Dios me estaba llamando a vivir Su Vida, Su Identidad, Su Causa, Su Misión, y a renunciar a mis ambiciones, mis sueños, mis deseos, mis derechos, para poder asumir la Suya, y por lo tanto poder reclamar Su Herencia, Su Identidad, lo cual se encuentra en Su Nombre. Eso es lo que quiere decir: creer en Aquel que fue Enviado. Esa es la obra del Señor. Yo nunca había conectado los dos aspectos.

"¿SE HAN AVERGONZADO DE HABER HECHO ABOMINACIÓN? ¡NO! "

 

Ese día, después que el Señor habló a mí, y después de haber orado mucho, me dije a mí mismo: "he orado lo suficiente. Estoy seguro de que el señor tuvo que haber escuchado mi oración. Por ahora me ha perdonado”. Pero yo no sentía paz. No me sentía en libertad. Sentía esa misma culpa aún sobre mí. Entonces le dije: "Señor, dame una Palabra que consuele mi corazón. Dame una Palabra que alegre mi corazón, por favor. "Mi hermana seguía allí llorando con dolores ante Dios, y yo lo que estaba pensando era: “he orado lo suficiente." Pero debido a que Dios había enviado una Palabra para mí, le dije: "Déjame hacer esto Señor: Yo sólo voy a colocar mi Biblia y la abriré, y donde mis ojos fijen mi mirada, eso es lo que voy a tomar como Palabra de Dios para mí”. Yo estaba muy atento. Aquí es donde mi mirada se posó en cuanto abrí la biblia: Fue en Jeremías 6:14-15 que dice: " Y curan la herida de mi pueblo con liviandad, diciendo: Paz, paz; y no hay paz. ¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado, ni aun saben tener vergüenza; por tanto, caerán entre los que caigan; cuando los castigue caerán, dice Jehová".

 

Esa fue la Palabra que recibí. Esa es la Palabra que yo busqué, esa es la Palabra que vino a mí. Mi mirada se posó sobre esa Escritura. Yo estaba tan frustrado que tomé mi Biblia y la tiré a la basura. Yo dije: "Dios, soy un pecador más allá de lo que entiendo. Ni siquiera sé cómo arrepentirme. "Empecé a gritar," Ten piedad de mí. Dame la gracia del arrepentimiento”.

 

"SI HUBIERA VENIDO HOY PARA TOMAR A MI NOVIA, USTED NO SERÍA PARTE DE ELLA"

 

Como yo estaba llorando así, sentí que la presencia del Señor vino sobre mí. Cuando se es un predicador, hay momentos en que se inicia la predicación y en el medio de la predicación la presencia viene sobre nosotros. Eso es exactamente lo que yo sentía. Sentí, "Ah, Él viene a mí." A continuación, se incrementó a niveles que nunca, nunca había experimentado antes. Pronto mi corazón estaba asustado. Lo sentía como una pesada, pesada manta que viene sobre mí. A continuación, todo mi cuerpo estaba temblando. Yo estaba sudando. Entonces sentí como mi cuerpo no se me podía mover; ninguna parte de mi cuerpo se podía mover. Era como si yo estuviera en el interior del cuerpo, pero el cuerpo ya no era mío. Entonces, de repente una luz brillante golpeó mis ojos. Mis ojos estaban cerrados. Yo estaba de rodillas, con la cabeza en el suelo, pero una luz brillante me golpeó. Alcé mis ojos y dije: "¿Qué es esto?" Abrí mis ojos y yo no podía mirar en la luz. Incluso cuando los cerré, la luz traspasó los ojos. Bajé la cabeza otra vez, y estaba temblando y pensando, "¿Qué está pasando?" Entonces oí una voz profunda y tranquila. Él me llamó tres veces. Yo no podía responder. No había fuerza en mí para contestar, pero por dentro estaba diciendo, "Estoy aquí". Me llamó "John" tres veces. Entonces me dijo: "Yo te conocía desde antes de la creación del mundo, y yo te elegí, y te aparté para que me sirvas como testigo en estos últimos días. Pero quiero decirte, que si hubiera venido hoy para tomar a mi novia, tu no serías parte de eso".

 

No puedo describir la conmoción que vino sobre mí. Creo que estaba en estado de shock. Yo ni siquiera respondí. Me golpearon esas Palabras. Él repitió las Palabras y dijo: "Yo no te llevaré. Porque está escrito: "Él aparecerá a los que esperan en Él" (Isaías 49:23, parafraseado). Tú no estás viviendo tu vida como una persona que espera en Mí. Tú estás permitiendo todo tipo de suciedad entrar en tu vida. Estás viviendo como quien no le importa”. Como he dicho, yo no podía hablar con mis labios. En ese momento yo estaba pensando: "Esto no puede estar pasándome a mí. Dejé mi trabajo para servir al Señor, renuncié a la casa que mi padre me había dado, porque yo quería ir al campo misionero. Dejé todo esto, y no puede ser que Dios me dijera que no me tomaría". Mi teología y las enseñanzas no podían aceptar eso. Me habló de las Palabras escritas en el libro de 1 Corintios en el capítulo 6 versículo 10. Me las encontré más tarde. Yo ni siquiera podía recordar que estaban en las Escrituras, pero más tarde las encontré en las Escrituras. Dice: "¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se dejen engañar: Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios”

 

"EL CORAZÓN ES ENGAÑOSO POR SOBRE TODAS LAS COSAS, Y PERVERSO"

 

Luego el Señor pasó a decirme: "Tu vida está tan llena de suciedad. Tu puedes caminar con una apariencia externa, y cubrir muchas cosas en tu corazón, pero te olvidas de que yo soy el Señor, que examino el corazón. No estás listo para cumplirme”. Empezó a decirme: "Si, tu vida está llena de esto y esto y esto, entonces ¿estás listo para ser según mi apariencia? " Él dijo: "Si, tu vida está llena de fornicación. . . “Cuando me dijo eso, yo respondí: "Oh, no. Eso no puede ser. "Yo dije eso en mi corazón, y la voz se detuvo.

 

Por un instante, se hizo el silencio. Entonces Él me dijo: "No hay Palabra torcida que salga de mi boca. ¿Por qué me llamas mentiroso? pero ya que ni siquiera conoces tu propio corazón, voy a mostrártelo: ¿Recuerdas este día...cuando estabas colocando esto...a esta hora...?" Hermanos y hermanas, yo ni siquiera lo recordaba. Yo prácticamente me vi de nuevo en ese mismo momento, y no como en la memoria, sino como en la realidad. Estaba de vuelta en ese momento. Me vi a mí mismo sentado en el taxi esperando. Entonces yo estaba mirando a una señora con todo tipo de imaginaciones sucias. En el momento en que regresé de ese lugar y tiempo, pensé: "Oh, Dios, he pecado contra ti." Él dijo: "No, no has pecado. Tú vives en el pecado. Usted vive en eso. Usted vive de la mañana a la noche, con tales imaginaciones. Incluso en su cama por la noche cae en lo mismo. Sé cada momento de su vida privada. Yo conozco sus pensamientos. Ni siquiera temes, incluso sentado en la iglesia, alguien pasa a la plataforma para servirme y usted los ve a ellos desnudos en su imaginación. Usted se imagina todo tipo de cosas. Yo soy el Señor, que examina el corazón. ¿No habéis leído que el que, incluso, ve a una mujer para codiciarla en su mente, ya adulteró con ella (Mateo 5:28)? “Imágenes comenzaron a pasar ante mí, de cómo funciona mi imaginación. Esto no es algo de lo que yo podría decir: "Señor, caí en el pecado...Señor, yo fui débil solo en ese momento", porque era mi forma de vida. Era mi manera constante de vida. Me sentí cómodo en ella. Me sentí cómodo que nadie más pudiera ver, pero Dios estaba diciendo, "yo lo veo. Yo soy el Señor, que examina el corazón. " Estaba tan avergonzado, pero luego Él me dijo: "Eso no es lo peor de todo. Todavía vives en eso. "Empezó a hablar cosas que parecen humanamente pequeñas: la envidia, la manipulación y la sub-valoración de los unos a los otros, donde usted aparece como el mejor, así que usted parece hacer lo mejor, predicar lo mejor, trabajar más milagros, para ser más ungido. Toda la manipulación y la auto-promoción, todos los rencores que tenemos en nuestros corazones cuando vemos a alguien más que está siendo promovido o reconocido ante nosotros. La forma en que el Señor los trajo a mi memoria, era tan asqueroso. Lloré y lloré, y estaba tan concentrado en mi dolor, que el Señor alzó la voz y dijo: "Cállate y escucha." "Nunca os conocí, apártense de mí, los que hacen iniquidad!" Me mantuve en silencio, y él seguía y seguía y seguía, revelando más y más cosas. Incluso las cosas que parecen tan pequeña, en ese momento, aparecieron tan podridas. Me sentí como si yo estuviera de pie ante el tribunal como todo un ser expulsado. Yo quería decir: "Basta, basta, lo acepto todo," pero Él no iba a parar. En algún momento yo empecé a decir: "Lo siento, lo siento, lo siento." Pero Él dijo: "Cállate". Yo no estaba hablando en voz alta, yo solo estaba hablando en mi corazón, y sin embargo Él dijo: "Cállate y escucha." Mientras continuaba, pensé: "Debo haber sido engañado. Todo el tiempo pensé que estaba sirviendo a Dios y sin embargo estoy tan sucio por dentro. Debo haber sido engañado. El diablo debe haber tomado mi cautiva vida hace mucho tiempo". En ese momento pensé en los milagros que estábamos presenciando. Pensé en las curaciones.

 

Pensé en todos las cosas maravillosas, y de repente mi corazón se hundió. Pensé: "el diablo entonces me ha engañado, incluso podría haber utilizado el producir milagros falsos , cuando yo hacía esas cosas, pensé que era Dios quien estaba trabajando , y sin embargo era el diablo a todo lo largo de . . . " La voz se mantuvo en silencio por un momento, y entonces me dijo: " ¿Por qué estás imaginando esos pensamientos? No hago milagros porque eres digno. Yo hago milagros porque amo a mi pueblo ante el cual te pones de pie para predicar. ¿Nunca leísteis de cómo van a venir a mí en ese día y me dirán: "Señor, Señor, en tu nombre hemos realizado milagros, echado fuera demonios, y profetizado?; Entonces yo les diré: ¡Fuera de mi vista, hacedores de iniquidad. Nunca os he conocido " (Mateo 7:21-23, parafraseado) . Jesús dijo: "No depende de los milagros para evaluar tu solvencia. Tu mérito no está en las señales o signos o porque tú seas un testigo en Mi ministerio. Yo hago milagros, porque me encanta la gente, y mi Nombre nunca quedaré sin testimonio en la tierra”. Él dijo: "¿No habéis leído nunca que sin santidad, nadie verá a Dios (Hebreos 12:14)? No son los milagros; es la santidad que viene de Dios. "Me habló de la escritura en el libro de Hebreos. El Señor me recordó que después de que yo acababa de ser salvo, sólo dos días después de la salvación, Él me dio esta escritura: " Has amado la justicia y aborrecido la maldad, por lo tanto Dios, tu Dios, te ha ungido con óleo de alegría más que a tus compañeros "(Hebreos 1:9). Yo era un nuevo cristiano, y tuve un sueño y en el sueño alguien me decía: "Esta Palabra es un regalo del Señor. " Él me dio ese pedazo de papel y había esta escritura en el sueño: " Has amado la  justicia y aborrecido la maldad, por lo tanto Dios, tu Dios, te ha ungido con óleo de alegría más que a tus compañeros”. Por eso el Señor, me habló y me dijo: " Usted empezó bien. ¿Por qué te encendiste en tus pecados? Empezaste con tus ojos en mí, pero a medida que te hiciste más familiar, volviste tu mirada a la gente. Dejaste de buscar Mi aprobación. Usted comenzó a buscar la aprobación de los hombres. Porque los hombres no conocen los secretos de tu corazón, y se mantuvieron en aprobarlo a usted y se maravillaron de su trabajo, pero no se preocupaban por Mí. Sé que en tu corazón empezaste bien. ¿Por qué diste la vuelta? ¿Por qué tornaste tus ojos de mí? Quiero que sepas que los hombres no tienen el cielo, sólo mi Padre tiene el cielo, y Él juzgará como un juez justo, y Él recompensará a cada uno conforme a sus obras”.

"TIENES NOMBRE DE QUE VIVES, Y ESTÁS MUERTO"

 

Él me dio la escritura en el libro de Apocalipsis 3.2: "Esto dice el que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas: "Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto. Sé vigilante, y fortalece las cosas que quedan, que están por morir, porque no he hallado tus obras perfectas delante Dios. Acuérdate, pues, lo que has recibido y oído, y guárdalo, y arrepiéntete. Porque si no, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti”.

 

"LES DOY UN ABOGADO: ARREPENTÍOS"

 

El Señor me dijo: "He mirado en ti de principio a fin y no he encontrado nada aceptable para mi Padre. Te doy un consejo: arrepiéntete. Abandona todo lo que tú consideras de valor. Dame tus sueños, renuncia a tus derechos, renuncia a todo lo que crees que es valioso, y busca mi rostro, humildemente. Ven sin reclamaciones. Ven sin nada y sólo humíllate. Os digo que vale la pena para heredar la salvación, la vida eterna. Eso es suficiente. La salvación, está más allá de cualquier otra cosa que tu podría comparar con la vida eterna”. El Señor habló del hombre que vio un tesoro en el campo y fue y vendió todo y se acercó y compró el campo (Mateo 13:45-46). Él dijo: " Esto es lo que yo te aconsejo: renuncia a todo lo que pensabas que era precioso y ven, para que yo tenga misericordia de ti. Si realmente pudieras arrepentirte, yo te haré volver, te restauraré, y te haré mi portavoz. Pero escucha esto: Tengo un caso en contra de cada uno de tus amigos. Diles que se arrepientan”. Entonces comenzó a decirme:" Vaya a decirle a éste y éste que esto es lo que veo en sus vidas. “Dio detalles. Luego dijo: " Ve y dile a aquel que esto es lo que veo. "Yo no quiero estos temas de predicación, porque pertenecen a muy específicos individuos. Yo tenía alrededor de ocho socios, y Él me dio un mensaje para cada uno de ellos, incluyendo a la hermana que estaba allí conmigo.

 

"FUE COMO QUE SI SE NOS HISO UN OUT"

 

Me volví y llamé a todos. Ya era hora de cenar y después estuvimos allí toda la tarde. Mis ojos estaban hinchados de tanto llorar. Toda mi cara estaba hinchada. Los llamé a todos y les dije: "Miren, esto es lo que me pasó". Les dije todo lo concerniente a mí. Entonces empecé a hablar con cada uno de ellos. Era como si el infierno estalló. Hubo llanto y lloro. Secretos que los hermanos pensaban que nadie más sabía, salieron a la luz. De repente, se enfrentaron a problemas que ellos nunca pensaron que nadie lo sabría. Estaban bien escondidos en el interior de sus vidas y Dios simplemente los puso ahí. No comimos la cena ese día. Nadie tenía apetito para comer. Nadie durmió en su cama esa noche. Durante toda la noche era como que si todo se había vuelto demasiado estrecho, demasiado pequeño. Me sentaba en un lugar para orar y decía: "Yo no tengo paz aquí”. Y me iba a otro lugar a pensar:" Oh, Dios mío. "Lloraba en voz alta en un momento y en otro momento gemía y susurraba algo en otro momento. Nadie quería estar cerca de nadie más. Si alguien se acercaba a ti, este quería irse. Nos sentíamos como que si todos fuéramos repulsivos. Fue la primera vez en mi vida que me sentí así, "No había nada en este mundo digno de atención, nada!" Sol pensaba: "Dios, si me das una oportunidad más, me comprometo a vivir para ti y sólo para ti. "

 

EL EQUIPO HUYE A LAS MONTAÑAS PARA ORAR Y ARREPENTIRSE

 

En la mañana tomé mi Biblia y un pequeño recipiente con agua. Yo dije: " voy a las montañas. Si alguien quiere venir conmigo, venga, pero no lo voy a esperar. Voy a buscar al Señor por mí mismo. Si Quieren venir, vengan y busquen a Dios por sí mismos”. Un buen número se vino conmigo. Dos se quedaron con una de nuestras hermanas que estaba enferma. Subimos a la cordillera hasta donde podíamos ir y entramos en la selva. Nosotros ni siquiera sabíamos quién era el dueño de la tierra. Nosotros entramos, encontramos un lugar, y nos quedamos allí. No había techo, ni refugio. Oramos desde la tarde hasta la mañana.

 

Sólo nos reunimos en la mañana para decir:" ¿Alguien ha oído del Señor? ¿No?, lo aceptábamos y nos íbamos atrás para buscar al Señor. Recuerdo que después de dos días de orar sin parar, día y noche, yo estaba tan cansado, tan cansado, que puse mi Biblia bajo mi cabeza como una almohada para dormir y me quedé allí durante unos cinco minutos. Podía oír a los demás gimiendo y suplicando y pensé: " Dios, ¿quién soy yo para dormir cuando los demás están gimiendo y buscando tu rostro? "Tenía que levantarme y seguir caminando de un lado a otro y decir: "Dios, ten misericordia de nosotros."

 

En el tercer día, en algún momento, alrededor del mediodía, nos reunimos sin que nos llamáramos. Estuvimos juntos y oramos y comenzó a llover. Todos teníamos que proteger nuestras Biblias y permanecer allí llorando ante el Señor, llorando como niños. No hubo palabras, solo lloramos y lloramos y lloramos. A medida que la lluvia se detuvo, el Espíritu de Dios vino sobre nosotros. El Señor comenzó a hablar a través de uno de nosotros. El Señor nos abordaba  juntos, pero también nos abordaba individualmente: En términos de profundidad, cosas profundas sobre nuestro llamado y el destino de cada uno de nosotros, recordándonos las cosas que ocurrieron cuando aún éramos niños, diciendo: "¿Recuerdas cuando esto sucedió? y tu: ¿Recuerdas cuando aquello te sucedió? Ese era yo. Y tu: ¿Recuerdas esto que te pasó? Eso era yo". De repente nos dimos cuenta de que, aunque era posible que hayamos llegado a ser salvos cuando éramos adultos, Dios nos estaba mostrando y diciendo: "yo estaba con usted, incluso cuando usted era un niño que crece. ¿Recuerdas esto? Ese era yo. ¿Recuerdas aquí? yo te había protegido de eso. ¿Por qué se apartan de mí? " Ese día, en lágrimas, nos volvimos al Señor y sentimos la paz del Señor que vino sobre nosotros. El gozo del Señor regresó y comenzamos a alabar al Señor y a gritar al Señor y a sentir el gozo del Señor sobre nosotros. El Señor me habló y me dijo: "No te detengas en ayunar. Permanece en este modo. Voy a hablar a ti acerca de mi Iglesia ".

 

Yo solía ir todos los días y pasar seis horas a solas en la plantación bananera. En uno de esos días, cuatro o cinco días más tarde, a las 3:00 pm, estaba solo orando y suplicando, sobre todo, acerca de mi vida, porque el shock seguía en mí. Y como Seguí orando y suplicando, de pronto sentí que la presencia del Señor venía sobre mí, otra vez, tal y como había llegado la semana anterior. Empecé a temblar. Yo estaba muy asustado, porque no sabía qué esperar. Esta presencia siguió aumentando y aumentando y aumentando. Todo mi cuerpo estaba temblando. Pronto ya no podía mover ninguna parte de mi cuerpo. Ya no podía hablar con mis labios. Era como si todo mi cuerpo estuviera paralizado. Esta vez no vi la luz. Yo estaba allí temblando, y en mi espíritu estaba adorando y diciendo: "Señor, ten misericordia de mí." Entonces sentí como si alguien cerca de mí, dio un muy, muy grande suspiro agitado. También me habló. Comenzó con estas palabras del libro de Isaías: Oíd, cielos, y escucha tú, tierra; porque habla Jehová: Crié hijos, y los engrandecí, y ellos se rebelaron contra mí. El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento. ¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás. (Isaías 1:2-4).

 

"MIS SIERVOS. . . HAN INTERCAMBIADO SU ALMA POR LAS COSAS DEL MUNDO”

 

Esa fue la forma en que comenzó. Cuando terminó estas palabras, se produjo una pausa. No estaba seguro al principio, pero sentí como si alguien estaba llorando, alguien lloraba. Entonces comenzó a hablar y dijo: "Voy a hablarte de mi gente, Mi Iglesia. " Empezó a hablar de la Iglesia. Empezó a hablar de cómo Él pagó el precio completo, cómo Él fue nuestra expiación, cómo pagó todo y cómo estamos liberados, cómo se supone que debemos vivir una completamente vida liberada, redimida y satisfecha. Él dijo: "Pero mi pueblo se alejó de Mí. Mi gente ha optado por volver a vivir en su vida humana, en su esfuerzo humano, en los deseos humanos, en la sabiduría humana y en la voluntad humana". Prosiguió a describir las cosas que hacemos en Su Nombre, pero a través de caminos humanos y en el esfuerzo humano. Él dijo: "Mis siervos, los predicadores de la Palabra, han negociado sus almas por las cosas del mundo. Ellos hablan desde el espíritu mundano. Ellos consuelan a mi pueblo estando en sus pecados, en vez de volver a llamar a mi pueblo hacia Mí. Les dicen que están bien aunque vivan de la forma en que viven". Él dijo: "Muchos de mi pueblo no saben la alegría del perdón porque nunca han sido conducidos a profundo arrepentimiento y una entrega total a Mí. Se les ha dicho que están bien, aunque viven en la voluntad propia, para hacer lo que hacen. Mi corazón se aflige porque veo lo que el enemigo está haciendo para ellos”.

 

"MI PUEBLO ESTÁ VIVIENDO EN HERIDAS"

 

Luego citó a Isaías 1:5-6: ¿Por qué querréis ser castigados aún? ¿Todavía os rebelaréis? Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite. Él dijo: "Mi pueblo vive en la más absoluta herida. Gran parte de la heridas salen del dolor y amargura, y por lo tanto las personas arremeten el uno contra el otro. La gente está viviendo en el egoísmo por el dolor de sus vidas. Me duele, porque Mi curación es completa. Mis heridas son capaces de curar, pero mi pueblo se ha establecido a vivir en sus heridas, en su amargura, en su desesperación, y se les ha dicho que son salvos. Pagué por todo. Es una obra terminada, pero han optado por vivir carentes de ella". Así hablaba el Señor y siguió y siguió hablando. Él dijo: "Mi corazón está de duelo, porque el día del Señor está cerca. El día viene. "Empezó a describir ese día como un día de agonía. Es un día de llanto. Es el día en que ningún hombre puede soportar". Por razones de tiempo, quiero usar algunas escrituras y definir ese día. Cuando el Señor comenzó a hablar de ese día, no sé si puedo describir esto. Es como que si estuvieras escuchando una voz que habla con mucha claridad, pero a la vez es como que estás escuchando a alguien que está hablando y al mismo tiempo está llorando. Él estaba diciendo, "El día viene, y mi corazón llora por mi pueblo. Mi pueblo no está preparado. Mi pueblo está lejos de estar preparado, y mi corazón se aflige por ellos. He hecho todo lo posible para liberarlos. He hecho todo. Ellos no necesitan ninguna otra cosa que lo que ya Yo había hecho”.

"EL GRAN DÍA DEL SEÑOR ESTÁ CERCA, ESTÁ CERCA Y SE APRESURA RÁPIDAMENTE"

 

Por favor, vaya conmigo al libro de Sofonías 1:10: "Y habrá en aquel día, dice Jehová, voz de clamor desde la puerta del Pescado, y aullido desde la segunda puerta, y gran quebrantamiento desde los collados.

 

Aullad, habitantes de Mactes, porque todo el pueblo mercader es destruido; destruidos son todos los que traen dinero. Y continúa: Acontecerá en aquel tiempo que yo escudriñaré a Jerusalén con linterna, y castigaré a los hombres que reposan tranquilos como el vino asentado, los cuales dicen en su corazón: Jehová ni hará bien ni hará mal. Por tanto, serán saqueados sus bienes, y sus casas asoladas; edificarán casas, mas no las habitarán, y plantarán viñas, mas no beberán el vino de ellas. Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente. Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento, día de trompeta y de algazara sobre las ciudades fortificadas, y sobre las altas torres. Y atribularé a los hombres, y andarán como ciegos, porque pecaron contra Jehová; y la sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol. Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la ira de Jehová, pues toda la tierra será consumida con el fuego de su celo; porque ciertamente destrucción apresurada hará de todos los habitantes de la tierra".

 

Esta es sólo una descripción del Día del Señor. Cuando Él estaba describiendo esto, a veces me gustaría haberlo visto en visiones. La voz estaba hablando, pero me gustaría ver visiones. Oí a uno cuando dijo: " El tiempo está llegando". Cuando el Señor habla del Día del Señor, habla del Día del Juicio Final, y pagará a cada uno según sus obras. Pero el día del Señor no se limita a eso. El Día del Señor también son los últimos días previos al final. No sé cuánto tiempo dura ese período, podría ser años, podría ser un par de décadas, pero Él estaba diciendo, "Los tiempos del fin, los últimos años, se vienen con muchas pruebas." La mayoría de las pruebas seguirán con el tema del dinero, del materialismo, y todo lo que tiene que ver con la supervivencia. Él dijo: "Si mi gente no ancla su fe en mí, si no se abandonan por completo a sí mismos en mí, no podrán soportar las pruebas de los últimos días. Ellos se pondrán en peligro y van a ceder a las presiones, en especial a las presiones financieras. Habrá un montón de traición, tanto en la Iglesia, en el mundo como en las familias. Habrá una gran cantidad de presión que ningún ser humano será capaz de soportar. Es por eso que estoy afligido y herido profundamente. Me encanta mi pueblo, y yo no puedo esperar y ver cuando el enemigo la esté sitiando así”.

 

CUANDO DIGAN "PAZ Y SEGURIDAD", DESTRUCCIÓN VIENE

 

Él continuó hablando, y estaba llorando sobre el pasaje bíblico del Nuevo Testamento, en 1 Tesalonicenses 5.3, que dice: "Cuando digan, Paz y seguridad, entonces la destrucción vendrá sobre ellos repentinamente, como los dolores a la mujer encinta. Y no escaparán”. Una gran calamidad les sobrevendrá, y ninguno de ellos sobrevivirá...."Pero vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque Dios no nos ha puesto para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él "(v. 4, 9-10). No somos hijos de la destrucción. Usted ha sido llamado a vivir la vida eterna, y se le ha llamado a una esperanza eterna. Todo se ha hecho, todo ha sido pagado. ¿Por qué colocarse a sí mismos en una situación en que se vería comprometido, donde usted será llevado de nuevo? ¿Te acuerdas de la Biblia? Jesucristo vino al apóstol Juan en Apocalipsis 2-3 y le dio un mensaje a las siete iglesias, y en cada uno de esos mensajes Él dijo: "El que venza, yo les daré esto." El Señor dijo: "No es la superación de "hacer". No deben detenerse de mantenerse firmes, para que cuando todo haya pasado, puedan permanecer de pie, como esta en efesios 6,13: Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes". Siguió diciendo el Señor: Mi gente tiene que despertar y levantarse y pararse en la herencia completa de lo que fue hecho en la cruz ".Todos los pensamientos de los corazones serán revelados en ese día. Hay poder en la cruz. Hay poder en la sangre". Hermanos, hay poder en el Nombre para que nos superemos. No es necesario estar en nuestra propia fuerza, nuestra propia sabiduría y esfuerzo. Mientras tratemos de vivir esta vida en nuestra sabiduría, nuestra fuerza y las formas humanas, vamos a ser barridos. Vamos a estar en peligro. Seremos enfermos de miedo - del miedo y perplejidad”. Llegó el Señor y dijo: " En ese día, se dará a conocer cada pensamiento oculto del corazón de los hombres. " Él me dijo: "¿ves los secretos de tu vida como salen? Eso es lo que va a pasar. Cada cosa en secreto va a venir a la luz. Por eso me he aparecido a ti, para que puedas ser un testigo y una voz a las naciones. Entra en las naciones, a mi pueblo, a los que son llamados por Mi Nombre, y diles: " arrepentíos y convertíos, volved al Señor, que murió y resucitó por vosotros. Abandonad vuestros caminos humanos y entréguense completamente a Mi '".

 

GENTE, EL MAYOR PECADO CONTRA DIOS

 

Hay algo que el Señor ha estado hablando con nosotros de nuevo en los últimos meses, sobre la fecundidad y la esterilidad. Él dijo: "Hay tantos en la Iglesia en el Nombre del Señor, sin frutos, que tanto se esfuerzan, hay tanta inversión, pero muy poco fruto. Él dijo: "Es porque todo se está haciendo en esfuerzo humano y en las formas humanas. Mi poder es suficiente, Mi Espíritu es suficiente. El mayor pecado en que Mi gente está comprometida, es el pecado más doloroso de todos, y es que ellos han rechazado Mi Espíritu y han creado sus propias experiencias que ellos llaman el Espíritu Santo. Crean sus propias sensaciones e impresiones que ellos llaman mi Espíritu. Es el mayor dolor de Mi Vida. Sé que en el poder humano no se puede caminar, por eso les envié al Consolador, el don del Padre. Cuando se alejan de Él, entonces se alejan de la esperanza”.

 

¿ES LA IGLESIA UN ESCLAVO DE LOS PODERES DEL MUNDO?

 

"Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. ¿Es Israel siervo? ¿es esclavo? ¿Por qué ha venido a ser presa?" (Jeremías 2:13-14). Esto es básicamente lo que dice el Señor de la Iglesia: ¿Es la Iglesia un esclavo de los poderes del mundo, de los poderes del diablo, de los poderes del pecado y de la carne? ¿No hemos sido redimidos? ¿Él no pagó el precio?

 

¿No nos ha liberado el poder del Espíritu Santo para hacernos vencedores? ¿Por qué entonces nos convertimos en saqueados? Dios está llamando a nosotros, no tanto sobre el arrepentimiento de las malas acciones, Él está diciendo, " Apártense de sus formas humanas. Ven y toma Mi Vida, que es gratis. Vivid en mis caminos. Vive como uno que ha dejado de vivir para sí mismo y ahora vive para Aquel que murió y resucitó por él. Adopta la vida que fue enviada del cielo a la tierra con una misión”. Él dijo: "Como el Padre me envió, también yo os envío". Él dice claramente que ya no podemos vivir para nosotros mismos, sino para Aquel que murió y resucitó por nosotros (2 Corintios 5:15). Hermanos y hermanas, no hay fuerza humana que nos haga poder cumplir las normas del Señor, ni siquiera el esfuerzo más sincero como dice Zacarías 4:6: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos". Cuando renunciamos a nosotros mismos y caminamos en ese pacto de amor de Dios, Él hace dentro de nosotros excesivamente mucha más de lo que podemos pedir o imaginar como dice Efesios 3:20: "Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén". Él nos hace vencedores más allá de nuestra imaginación.

 

Cuando nos dejamos a nosotros mismos y volvemos a Él, cuando un corazón está comprometido y dice: "Dios, soy todo tuyo. Mi vida ya no es mía, sino que pertenece a Cristo. Viviré por ninguna otra razón que para cumplir los propósitos de Dios, y voy a vivir sin más ley que la ley del amor, incondicional amor”. Cuando nos comprometemos con Dios así, y decimos: " Estoy muerto", Dios nos sostiene aun en nuestra debilidad. Cuando nuestra propia fe es un fracaso, cuando nuestra esperanza en nosotros mismos es un fracaso, y cuando pensamos: "yo no puedo hacer esto”... entonces "GRACIA" viene a nuestro alrededor. De alguna manera nos vemos a nosotros mismos siendo re-energizados, nuestra fe renovada. Miro hacia atrás y sé que" si hubiera seguido actuado en mis propias fuerzas, con mis propias decisiones, sé que habría quedado allí. De alguna manera su mano me sostuvo y me sostiene y me hace pasar”. El Señor me dijo: "Una de las mayores tentaciones en los últimos días va a ser el espíritu de inmoralidad. El enemigo sabe que cualquier otro pecado cometido por el hombre se encuentra fuera del cuerpo, pero el pecado de la fornicación y el adulterio está dentro del cuerpo "como dice: 1 Corintios 6.18: "Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca". Si usted es uno con el adúltero, se está destruyendo, se corrompe y contamina el templo del Señor. En los últimos días, esto va a ser un pecado omnipresente. Como una tormenta que pasará por las naciones, y va a ser cada vez más aceptado, incluso en la Iglesia. Habrá inmoralidad, perversiones, y todo tipo de pecados sexuales. Dios dice: "Avisa a mi pueblo: huye del mal, huye de la maldad. "

“BUSCAD A JEHOVÁ TODOS LOS HUMILDES DE LA TIERRA"

 

 Voy a leer esta última escritura, Sofonías 2.1-3: "Congregaos y meditad, oh nación sin pudor, antes que tenga efecto el decreto, y el día se pase como el tamo; antes que venga sobre vosotros el furor de la ira de Jehová, antes que el día de la ira de Jehová venga sobre vosotros. Buscad a Jehová todos los humildes de la tierra, los que pusisteis por obra su juicio; buscad justicia, buscad mansedumbre; quizás seréis guardados en el día del enojo de Jehová". Amados, el tiempo es corto. El que viene, estará disponible en breve. Él nos está llamando a sí mismo. Recuerdo que el Señor dijo: ese día no es un día de alegría ", incluso ni para Él. Él dijo: "Mi corazón está destrozado cuando pienso en Mi Pueblo que se apartará de Mi ese día. Es por eso que estoy gritando: "Vuelve a mí". Él dijo: "Yo estoy enviándote. No juzgues a mi pueblo. No los condenes. Diles que no estoy condenándolos a ellos. Yo los llamo a regresar a mí. Huid de la ira que vendrá en el Día del Señor. Huye de las competencias en oscuridad que están tratando de llevarte cautivo. Huye de tu propio ser, tu propia naturaleza carnal. Huye. Hay refugio en el Nombre del Señor. El Nombre del Señor es una Torre Fuerte. A Él correrá el justo y seguro estará", como dice proverbios 18.10.

 

TIEMPO DE MINISTERIO

 

Quiero orar para que Dios traiga la revelación a su corazón. Amados, hay una responsabilidad para superar todo lo que viene. Él dice: " Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, como yo también vencí y me senté con Mi Padre en su trono "(Apocalipsis 3:21). Voy a pedirte que hagas una cosa. No sé lo que has tomado de este intercambio. Yo sé una cosa: hay un destino en tu vida. Tú no eres un accidente en la tierra. Tú no estás aquí sólo para ir a la deriva con las masas. Hubo un destino determinado para ti, antes de que nacieras. Antes de que estuvieras en el vientre de tu madre, sabía que, antes de que nacieras, te conocí dice el Señor (Jeremías 1:5). No hay destino, hay un propósito que cumplir en los próximos años permaneciendo en la Vida del Señor, si puedes decir como Pablo dijo: "Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo.

 

Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos. " (Filipenses 3:8-11). Lleguemos a ese lugar de abandono, en el que digas: "Dios, por el resto de mi vida, quiero sólo una cosa: alcanzar aquello para lo cual usted prendió de mí. Quiero echar mano de lo que usted prendió de mí. Perdóname por el pasado. Gracias porque Tú no me condenas. Hoy me doy la vuelta. Yo te entrego mi vida humana, mi sabiduría humana, mis esfuerzos humanos. Elijo vivir en la vida de Cristo. Elijo vivir en Él, en la fe en donde yo estoy muerto y Él está vivo en mi ". Si lo deseas hoy, voy a pedirte que aumentes tu caminar. Les pido que se presenten ante el Señor en humildad y le digan: "Señor, te doy gracias porque Tu, incluso, permitiste que mis oídos oyeran estas palabras que he escuchado hoy.

 

Te doy las gracias Señor, porque te preocupas lo suficiente como para llegar a mí, sean cuales sean las circunstancias de mi vida”. Les pido que levanten las manos al Padre y comiencen a dejar que sus corazones se derramen ante Él. Hable con Él como un niño hablaría con su padre. Abre tu corazón y dile: "Dios, aquí estoy. Soy tu hijo, redimido por la sangre, por la misericordia de mi Redentor, Jesucristo. Vengo porque me amas. Vengo porque te preocupas por mí. Yo no lo sabía, pero Tú me conocías. Yo no te busco a ti, pero tú me buscabas a mí. Cuando yo era un enemigo, diste Tu vida por mí, Jesús. Moriste por mí, cuando yo ni siquiera sabía que me amabas". Simplemente levante sus manos y su corazón al Padre y pídele a Él, pues él te ama.

 

Llame a Aquel que se preocupa por usted. Invoque a Aquel que dice que no importa lo que pasó en el pasado, que Él te puede cambiar. Usted puede ser redimido. Puede ser restaurado. Puede ser renovado. En el Nombre de Jesús, en el Padre Dios, en el poder del Espíritu Santo, invoca Su Santo Nombre en estos momentos. Llama a Su Nombre: en el Nombre de Jesucristo. Deje que la sangre de Jesucristo lo liberte y lo limpie. La Biblia dice que ellos han vencido por la sangre del Cordero y con la confesión de los labios (Apocalipsis 12:11)."Padre Dios, que todo yugo del enemigo, que todos los esquemas del enemigo que han tratado de dirigir nuestro camino y nos impide llevar fruto, y nos impide ser fructíferos al máximo, sean rotos hoy en Nombre de Jesucristo. Amén".

 

Derrame su corazón. Sólo empiece a recurrir a Él. Creo que la gracia está aquí para romper todo yugo. Cualquier cosa que el enemigo pueda haber añadido a su vida, sea cual sea el peso que esté ahí, y los velos que ha traído, y que no haya gracia en su vida en estos momentos....hay una gracia suficiente para hacernos libres, en el Nombre de Jesucristo. Gracias, Señor. Querido Espíritu Santo, te pedimos en este momento el poder restaurador que viene de Ti. Señor, Usted es nuestro ayudador. Usted es nuestro Maestro, nuestro Abogado. Sin ti, no podemos hacer nada. Perdónanos cuando nos hemos alejado de ti, cuando nos hemos alejado de la fuente de agua viva para recurrir a las cisternas que no pueden retener el agua. Perdónanos, Rey de reyes, Señor. Perdónanos por las veces que hemos creado experiencias y las llamamos el Espíritu de Dios. Padre, Tú nos has dado tu Espíritu, y Él está disponible para nosotros. Incluso ahora oro, en el Nombre de Jesucristo, que venga el Espíritu Santo. Ven, Espíritu Santo. Ven con tu poder restaurador. Amen".

 

SEÑOR, TE PIDO QUE LIBERES EL ESPÍRITU DEL TEMOR DEL SEÑOR.

 

Esta tarde, cuando estábamos juntos, el Señor liberó el Espíritu del temor del Señor. Yo le estoy pidiendo que lo libere ahora en ustedes. Sólo pídele que te toque en esa manera. Cuando yo estaba compartiendo el testimonio anteriormente, había una tira del Espíritu en el corazón. Señor, te lo pido, Tu puedes hacerlo de nuevo ahora. Sólo les pido, hermanos, esperen. Mantenga sus ojos cerrados. Esperemos durante uno o dos minutos. Quiero relatarles una historia reciente que ocurrió, parecida a la mía: hay un hombre conocido por su devoción y obediencia: un hombre con una reputación en todo el país en este momento por su obediencia inusual y su devoción. El Señor se acercó a él un día, y la luz intensa alcanzó sus ojos. Él no podía ni siquiera abrirlos debido a la luminosidad. El Señor estaba a su lado y rozó Su cuerpo, era el mismo Señor Jesús. El Señor le dijo: " Usted tiene una reputación de ser un cristiano dedicado, pero no hay oscuridad en la que usted no sea confrontando con la luz, con la Verdad. Yo quiero enfrentarlo porque quiero utilizarlo aún más. Yo quiero que te vayas por el mundo y digas esto a Mi Iglesia": No es una cuestión de no amar a Dios. El problema no es que no te sientas amado por Dios". El Señor dijo: "Hay más. Quiero que estés de acuerdo con que no estás de acuerdo conmigo ahora". Dijo el Señor:"¿No hay fornicación en tu vida?". El hombre respondió: "Señor, no lo hay. Yo no ando así”.

 

Entonces el Señor se lo llevó, como en una visión. Dijo que era más que una visión. Él vio realmente en el tiempo, algunos meses atrás, cuando estaba en el carro y se entregó a sus pensamientos. El Señor dijo: "Quiero que rompas tu acuerdo con eso. Hay algo más que quiero decir a usted, pero no puedo hasta que rompa su contrato con eso". Entonces el Señor le dio otros ejemplos que no mencionaré hoy en este testimonio. Él dijo, "rompe tu acuerdo con aquello también". El hombre respondió: "Señor, yo no soy culpable de eso". El Señor dijo: "Yo veo las cosas que tú no puedes ver. Yo no digo mentiras, yo no hablo en vano. Estoy hablando con usted porque no tengo más que ver a través de usted”. El Señor le dijo que el día del Señor está cerca. Lo oyó audiblemente. Él le dio más detalles esa tarde, pero ahora no hay tiempo de hablarlas. El Señor le dijo: "Va a ser un día muy preocupante. Quiero enseñar a usted y a otros y deseo que usted esté preparado para preparar a mi pueblo, pero usted aún no está preparado”. Este hombre era conocido por su devoción y su piedad, y sin embargo el Señor le habló así. Mientras el hombre narraba su historia, el Señor estaba tocando a varios de nosotros en esa habitación. Tenemos esta misma palabra, este mismo mandato, esta misma invitación. Es más que una invitación, creemos que estamos en la misma condición. El Señor dice: "Yo te enviaré a las naciones a hablar este testimonio. "Señor, escuchamos las palabras débiles de un hombre débil, pero te oramos en este momento al oír tu palabra ahora. El Señor le dijo: "No quiero despertar una emoción en ti. Eso no es lo que quiero. Lo que quiero es una sentencia clara en tu corazón en donde tú puedas estar de acuerdo con Conmigo, y en donde puedas decir con sinceridad: Señor, yo no estoy caminando con usted de la manera correcta, este es el nombre específico de mí no caminar contigo Señor...perdóname, porque yo quiero caminar contigo. Gracias Señor, sé que estoy perdonado, yo sé que soy salvo, lo sé, utilízame. Usted incluso úsame en los milagros. Úsame, porque quiero llegar hasta el final”. Entonces el Señor habló y le dijo: "La inmoralidad será uno de los grandes vicios, incluso en el Cuerpo de Cristo en el próximos tiempos. " Él le dijo que hace unos años, hay inmoralidad entre nosotros, pero no es sólo eso. El Señor dijo: " No se trata sólo de que hacen las cosas pecaminosas: es una forma de pecado que está arraigada en la mente”. El Señor no está hablando de que nos quiere condenar, o que nos quiere golpear, sino para que podamos llegar a un acuerdo con Él, para que Él nos pueda liberar, y no sólo eso, sino para que nos vaya bien. Oremos: "Señor, te pido que pongas el mismo Espíritu del temor del Señor que estaba sobre nosotros antes. Te pido nos liberes en estos momentos. No estoy buscando una emoción particular Señor, estoy en busca de un lugar de acuerdo contigo". Hermano, hermana, pregúntale al Señor: "¿cuál es la palabra que tienes para mí? ¿Cuál es el problema en mí, cuantos problemas hay en mí que no te agradan? ¿Son dos o tres cuestiones? ¿Cuáles son? Quiero entrar en un acuerdo contigo en este momento Señor Jesús. No quiero luchar contigo, Señor quiero simplemente decir que sí”. Amén. Les quiero narrar otra historia reciente: El Señor visitó a un hombre en el este de África y lo envió por todo el mundo, y él pasó por aquí hace menos de veinticuatro horas. Nos habló las mismas palabras, y del mismo llamado. El Señor le ha dado un lugar en la oración en todo el mundo. Es un nombre bien conocido en el movimiento de oración, pero el Señor le dijo: " No es suficiente. Yo quiero no sólo que ores: Quiero que usted lleve su corazón de una manera determinada, quiero que vivas de una manera determinada mientras oras". "Señor, gracias porque Tú enviaste un mensajero a nosotros, un hombre de oración durante veinticinco años, a un hombre a quien usted ha hablado sobre el Día del Señor. Señor, recibimos esa palabra. Recibimos esa palabra. Te pedimos que camines en medio de nosotros, incluso ahora. Marca nuestros corazones. Amén. Una vez más, no se preocupe por los sentimientos o emociones. Las emociones son buenas, pero sólo son para ayudarnos a llegar a un acuerdo. Un acuerdo es lo que busca el Señor. Queremos estar de acuerdo con usted Señor Jesús, en un nivel completamente nuevo. No es ser más que otros, queremos estar de acuerdo con usted.

 

Este es el día que nos está llamando el Señor.  Señor, libere el Espíritu del temor del Señor. Suéltalo incluso ahora, Señor. Amén. Habla con Él. Eleva una oración, dígale:" Señor, ¿es la inmoralidad? Yo no camino externamente en la inmoralidad, pero si vivo en la inmoralidad ahí en mi imaginación. “Dígale: " Señor, ¿Es amargura? Eso vive allí en mi imaginación. “Tal vez no me doy a ella verbalmente donde lo ventile todo el tiempo, pero yo vivo allí en mi imaginación, en amargura. Tal vez es la codicia; tal vez es vanidad en otro nivel. Señor, camina entre nosotros. Señor, recibimos la palabra de tu mensajero. Amén. Simplemente tome un momento y hable con el Señor con una nueva urgencia, con una nueva honestidad, una nueva búsqueda. Solo va a tomar unos quince o veinte minutos. Siéntase libre de alejarse a un rincón si tiene que hacerlo. Siéntase libre de dejar que esto penetre y realmente se apodere de su corazón a un nuevo nivel. Amén. FIN

SI TE HA GUSTADO ESTA PÁGINA

DEJANOS TU COMENTARIO

Y GRACIAS POR VISITARLA

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Jose Guillarte (viernes, 14 octubre 2016 08:31)

    Tremendo mensaje, somos pecadores, hemos hecho impíamente, Dios tenga misericordia de nuestras vidas

  • #2

    francisco jofre (jueves, 08 diciembre 2016 19:13)

    Bendiciones para esta pagina ha traido muchaida bendición a nuestra vida

    pastorfrancisco52@gmail.com

Reserva directo en Acapulco Cancun, Huatulco, Ixtapa Zihuatanejo, Puebla, Puerto vallarta, Veracruz, los Cabos

Aquí y te informamos como 

O HAS AQUI TU DONACION DIRECTA

Estado del tiempo en México

Alerta sismica en linea

La ultima advertencia 2016

Las profecias por ocurrir

DIOS NO ESTA MUERTO 2

Pelicula - ¡HIJO DE DIOS!

Mundo cristiano - Noticias

Del 18 de Noviembre de 2016

Del 25 de Noviembre de 2016

Testimonios-VIDA DURA T.V

CUARTO DE GUERRA

Amado Hno., Pastor o lider ¿deseas promover tu evento en nuestra página? podemos insertar tu poster o link en la pagina principal, solo contáctanos y nosotros te decimos como. Escríbenos en el siguiente formulario tus dudas.

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Entren por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella. Mat.7:13

SUBAMOS AL MONTE

Debido a la situación que por largo tiempo hemos estamos padeciendo en nuestra nacion de Mexico y en nuestro estado de guerrero. Hacemos un llamado a cerrar filas y a unirnos en oración.

BENDICIONES

DE UNCION DE LO ALTO

Hola, unción de lo alto les desea hermosas y abundantes bendiciones y que el Dios de toda gracia les conceda las peticiones de sus corazones, les animamos a que sigamos adelante con nuevos propósitos y proyectos en Cristo para la honra y gloria de su santo nombre, a no escatimar esfuerzos sabiendo que la obra de nuestras manos no es en vano, por lo que ponemos en sus manos estos pequeños panes y peces y que el Señor lo multiplique en su corazon, y como dice su palabra, no nos cansemos de sembrar que a su tiempo segaremos, bendiciones a todos nuestros Hnos, amigos y siervos en Cristo, asi, como a toda la familia en la fé les deseamos los pastores  Martha  y Daniel. Iglesia Mundo de fe Renacimiento en Acapulco Gro.

Autores de esta página

CONTACTANOS VIA E-MAIL

Si deseas escribirnos en forma personal llena este formulario ya que en la sección de comentarios o del libro de visitas, A los e-mail el sistema no los registra, sino únicamente las direcciones de paginas webs, es por esto que no podemos contestar algunas peticiones que nos hacen  

         

QUE DIOS TE BENDIGA

Por favor inserta el código:

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.